| 12/17/1999 12:00:00 AM

El saldo textil

La crisis del 29 fue un duro choque para la industria, pues puso un freno al proceso de inversiones y expansión que se venía dando. también determinó lo que ocurriría con las distintas empresas en la etapa de despegue que llegó después. El sector textil es el mejor ejemplo. Cuando pasó la crisis y se resolvió el problema de la sobrecarga de deuda, la industria se consolidó y los líderes entraron en un rápido crecimiento. Gracias al proteccionismo que caracterizó la política económica a partir de 1931y a la expansión de los mercados internos por el crecimiento de la población, la industria colombiana logró un desempeño espectacular en esta época.

Las primeras textileras, como Bello y Obregón, quedaron seriamente mermadas. Pero Fabricato y Coltejer, que habían hecho las mayores inversiones en modernización, se consolidaron en el liderazgo a una velocidad sorprendente. Las dos grandes textileras siguieron invirtiendo, a pesar de los problemas de la economía. Entre 1928 y 1932 casi duplicaron su tamaño. Entre 1933 y 1943, las 8 principales textileras triplicaron sus equipos. La productividad aumentó, al pasar la producción anual de 4.496 metros por trabajador en 1926 a 14.055 metros en 1942. Según algunas estimaciones, la industria textil contribuyó con más del 50%, del crecimiento de la manufactura entre 1927 y 1939, y con el 67%, entre 1939y 1945.

El crecimiento se realizó tambiényía adquisiciones. Fabricato compró en 1939 la Fábrica de Bello y en 1942 a Paños Santa Fe. Coltejer compró en 1942 a Rosellón y en 1944 a Sedeco, productora de tejidos de fibras de rayón.

Este liderazgo reflejaba, en buena medida, una profesionalización de la administración. En Coltejer, durante la década de los 30, ocurrió la llegada a la cúpula de Carlos J. Echevarria, hijo de Alejandro Echevarria, quien había estudiado economía y finanzas en la universidad de Columbia y era un apasionado de los temas de la administración moderna.

Miembro de la junta directiva desde 1934 y presidente de la empresa desde 1940 hasta 1961, bajo su administración Coltejer se convirtió en la primera textilera de Latinoamérica.

JESÚS MORA

Este comerciante e industrial antioqueño se destacó por su capacidad para identificar las ,oportunidades que el renacimiento económico brindaba para la creación de empresas. Cuando se enteró de que un técnico estadounidense había demostrado la necesidad de una fábrica de telas crudas, decidió montar Tejicóndor. El mismo relataba cómo se armó el proyecto básico en apenas 12 horas: "Levantamos $350.000 y los otros $150.000 que hacían falta para completar el medio millón, los pusimos nosotros. Es decir, la empresa ya estaba lista antes de llegar a mi casa. Aunque llegamos bastante cansados".

Sorprendentemente, tras la crisis mundial, las empresas colombianas tuvieron uno de sus más rápidos períodos de expansión. La clave fue la inversión.

VESTIDOS EN SERIE

La aparición de los trajes de calle fabricados en serie produjo un nuevo cambio en los hábitos de un consumidor que, por tradición había mandado a hacer su ropa en el taller del sastre. Para finales de la Segunda Guerra Mundial, Evertlt tenía 35 almacenes en el país. La conexión entre la industria textil y la de confecciones avanzaba firmemente. la sastrería se convirtió así en otro oficio artesanal desplazado de las corrientes principales del mercado Fernando Mazuera, hombre de oportunidades La escasez de suministros creó grandes oportunidades durante la Segunda Guerra Mundial. Fernando Mazuerayillegas contaba esta historia: "Dominábamos el mercado y, por consiguiente, imponíamos los precios a nuestro libre albedrío. Estando en Nueva York, recibí una llamada de uno de los corredores de Filadelfia, quien me ofreció unas libras de hila- de segunda. Como yo sabía que el gerente de una f3óri- colombiana estaba

ente necesitado de un producto parecido y se hallaba en ese momento en San Francisco, lo llamé por teléfono, leyendí esa hilazas y en 20 minutos me gané la entonces y hoy también maravillosa suma de US$74.000".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?