| 5/25/2011 12:00:00 AM

El reto verde

El clima seguirá afectando los resultados del sector agrícola, debido, entre otras razones, a los problemas en las vías. Los retos son enormes.

La aritmética del sector agrícola muestra que podría jugar un papel fundamental en el desarrollo del país. De un lado, porque mejorar los ingresos de los campesinos reduce la desigualdad. 64% de los pobladores del campo son pobres y la población pobre en el campo es 1,6 veces mayor que la urbana. Naturalmente, la agricultura es el mayor empleador rural y, por eso, es la mejor vía para aumentar de forma sostenible los ingresos.

De otra parte, Colombia puede ampliar su producción agrícola, que ha venido cayendo sostenidamente como proporción del PIB -de 8,2% en 2000 a 6,8% en 2010-. El aumento puede hacerse por la vía de ampliar la frontera agrícola. El país solo usa 4,9 millones de hectáreas de las más de 21 millones aptas para sembrar.

Pero, ¿en qué van los avances para activar el jalón verde de esta locomotora? Para el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, moverla a plena marcha ha sido difícil por el clima. Con todo, destaca que ya hay síntomas de recuperación. "Después de tres años negativos, en el último trimestre el sector creció positivamente", señala. Resalta que la mejora obedece al aumento en las áreas sembradas de café y cacao y a la mejor producción de arroz.

Adicionalmente, dice, se ha avanzado en desarrollar tecnologías con centros de investigación como el Ciat y Embrapa, que permitirán sembrar en la Orinoquia. También se puso en marcha el esquema de crédito DRE, en reemplazo del controvertido Agro Ingreso Seguro, para favorecer la financiación de la pequeña y mediana agricultura.

El Ministro también destaca la labor de restitución de tierras a desplazados (300.000 hectáreas desde agosto de 2010) y la recuperación de las áreas afectadas por el invierno. "Esperamos que de allí salga una mejor agricultura", afirma.

Pero lo fundamental para Juan Camilo Restrepo es que la tarea del Estado se esté centrando en la provisión de bienes públicos tales como infraestructura, educación o justicia y no en la de subsidios directos a los productores, que "tendrán efectos de mediano plazo que le van dando una cara de modernidad a la agricultura".

El final del año

¿Cómo ve el presidente de la SAC, Rafael Mejía, el año? Cree que el clima afectará los resultados del sector, por problemas en las vías. "Con las carreteras primarias y secundarias destrozadas, no se pueden llevar alimentos a las centros de consumo o insumos a las fincas", señala.

Para la SAC, la oferta de bienes agrícolas no se ha deteriorado mucho a pesar del invierno. Si bien hubo 115.000 bovinos y 600.000 aves muertas, no considera que en agricultura los resultados sean dramáticos. "De las 1'100.000 hectáreas afectadas, 350.000 son agrícolas. Es un poco más de 3% del área. Eso no se nota", afirma. De hecho, cree que con todo y La Niña, el sector agropecuario crecerá 4% este año y la inflación de alimentos rondará el 6%.

Algunos no tendrán un año tan bueno. Podría ser el caso del café. En medio de los mejores precios del decenio, como lo señala Carlos Antonio Espinosa, socio de la exportadora Racafé, la producción para 2011 estará alrededor de 9 millones de sacos. "La mitaca no va a ser buena por las lluvias en el segundo semestre del año 2010. El clima para la floración de la cosecha de fin de año no fue óptimo. Por estas razones, mantendremos en 2011 una cosecha baja", afirma. Con esas cifras, estima que el país importará 500.000 sacos y exportará 8 millones de sacos.

Otros podrán recuperarse de la mala situación en la que los dejó el invierno, los proveedores de insumos les dan una mano. "Muchos agricultores han salido del mercado y los industriales tienen la tentación de apretarles las clavijas a los que quedan. Los bancos se han portado muy bien. Han ayudado más que el sector industrial y de insumos", dice Mejía.

Destacó acciones como las de los industriales de la leche que subieron transitoriamente los precios de compra para ayudar a los ganaderos. "Debe ser un esfuerzo de todo el mundo. Si uno cree que el Gobierno está para apoyar a todos, esto no sale", añade.

Lo necesario para competir

Pero resuelto el problema del invierno, quedan los retos de largo plazo, los que les permitan competir a los empresarios del campo. Los empresarios más sofisticados no hablan de subsidios. El lenguaje es otro. Carlos Antonio Espinosa cree que Colombia debe invertir mucho más en investigación en el sector agrícola y, de otra parte, reducir la protección excesiva, que no promueve el desarrollo de un sector más competitivo y moderno.

Para el socio de la exportadora de flores SB Talee, Celiar Noreña, el gran reto de su actividad está en abrir nuevos mercados para conseguir mejores precios por las flores y seguir mejorando en productividad.

Ese es quizás el mensaje de fondo. La locomotora estará realmente andando cuando el Gobierno provea los bienes públicos eficientes que necesita el campo y cuando los agricultores se convenzan de que no se puede competir con subsidios, ni montados sobre costos bajos, sino con aumentos en las siembras y en productividad. Las cartas están echadas. Ahora falta jugarlas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?