| 3/14/2008 12:00:00 AM

El regreso al Nomadismo

Moverse es la filosofía que se fortalece en este siglo. Para divertirse, trabajar, aprender o porque es saludable, estar en movimiento se está convirtiendo en el deber ser.

 Hace miles de años las comunidades humanas estaban siempre en movimiento. Caminaban buscando mejores sitios de caza, recolectando los alimentos en su recorrido y huyendo de los climas adversos. Moverse era indispensable para la supervivencia. Pero asentarse, construir centros urbanos y quedarse quietas, fueron para estas comunidades las condiciones de su evolución y progreso. Sin embargo, el movimiento en poco tiempo fue de nuevo protagonista, y el comercio hizo que mareas humanas se extendieran fuera de su territorio para crear riqueza, aumentar su fuerza como culturas y mejorar incluso su raza.

Hoy, estar móvil sigue siendo importante y resulta clave, ya no para sobrevivir sino para progresar. Si bien durante siglos el sedentarismo fue la marca del progreso, poco a poco la economía global nos devolvió al movimiento para crecer y en este siglo la movilidad es la consigna de países, empresas y personas para desarrollarse y evolucionar. Es un regreso al nomadismo, pero no solo para comer o producir, sino para vivir con calidad, tener más tiempo en familia y, cada día más, para divertirse y ser saludables.

Como nómadas, los ciudadanos de este siglo necesitan llevar a cuestas sus herramientas de productividad, de comunicación, de entretenimiento, de identidad y de comercio. Llevamos encima tarjetas de identificación y de crédito, ocupamos los bolsillos con teléfonos móviles, agendas digitales y reproductores de música. Cargamos en nuestras maletas máquinas repletas de información para hacer negocios, estudiar o enseñar, transportamos conocimiento, valores y riqueza en documentos digitales. Transportamos como tesoros pruebas de nuestro movimiento por el mundo, imágenes y videos de momentos de nuestra vida. Movemos nuestra vida y la guardamos para tenerla a mano y compartirla.

En este regreso al nomadismo en el que creamos riqueza y habitamos el mundo sin detenernos, la convergencia de las telecomunicaciones y la tecnología que le responde y la hace posible nos hace más ligero el viaje, es decir, lo hace realmente posible. La movilidad sin convergencia sería un lujo para unos y un reto para otros. Contar con dispositivos cada vez más pequeños, multifuncionales y poderosos para trabajar es lo que hace de esta época la de la movilidad y de ella un factor de competitividad personal, corporativa y regional. Quedarse quieto es perder terreno y mercados.

Esta creciente tendencia de forma de vida depende de dos "vectores claves", como lo define Carlos Hurtado, gerente de desarrollo de negocios de Intel y experto en el tema de movilidad: la conectividad inalámbrica (Wi-fi, WiMax-móvil...) y las terminales que se conectan y soportan contenidos para la movilidad. "El trabajo de compañías como Intel es lograr buen procesamiento con muy bajo consumo de energía. Esto habilita todo lo demás, redes y dispositivos, para trabajar a favor del usuario. El verdadero despegue de la movilidad", afirma.

Tener procesadores cada vez más pequeños pero poderosos y que "hablen" con las redes es lo que permite que teléfonos móviles y computadores, en la actualidad, e inclusive la cafetera y la nevera en un lustro, nos dejen ser verdaderamente móviles. De la misma forma, las redes inalámbricas deben ampliar su capacidad de transporte y movilidad, pues todo lo que conocemos hoy como voz, video, televisión, información y otros contenidos convergerá a su vez en una sola forma: datos...,"unos y ceros", como lo explica Javier León, country manager de Motorola Colombia. "Hemos vivido un buen periodo con internet y con ella entendimos que la información documental eran datos, luego las fotos y los videos, pero ahora la voz también y entramos a la era del tiempo real, y avanzamos en esa senda con la televisión y luego el cine, y llegaremos a que todo sea datos y en tiempo real de acuerdo a las necesidades del usuario", afirma León.

Por este camino, la movilidad es total pues con las redes móviles 3G para operadores de telefonía móvil y WiMax, que están en manos de los operadores de internet y televisión, más los dispositivos de Motorola y Nokia que soportan contenidos como televisión, video-llamada y hasta herramientas de georeferenciamiento como GPS.

Para el próximo año llegarán los Centrino Wimax, los primeros procesadores de 1/10 de consumo de energía con altos estándares de procesamiento, para portátiles de última generación, lo que le dará un empujón a la movilidad de alto tráfico, tanto para empresas como hogares, cambiando la forma de ver televisión: seguramente en el carro, el bus, el metro.... Con dispositivos WiMax móviles, la cobertura de esa tecnología despegará y la vida será otra. El nomadismo real.

Otro de los escenarios que serán revolucionados es el del salón de clases, pues el pc como herramienta pedagógica evolucionará al de un portátil por niño, y a la conectividad Wi-fi en cada uno. "Nettops en vez de Laptops, pequeños computadores hechos para moverse y trabajar en tareas específicas. No tomar la clase siempre en el mismo salón, o en la casa. Se busca que los contenidos estén disponibles cuando los niños los quieran y sientan que son útiles: en el zoológico, mientras ven los animales, en el museo...", explica Hurtado, de Intel. En Colombia, Vision Software, y su unidad gobierno y educación, impulsan sobre sistemas Microsoft y la Laptop Classmate, el uso de la movilidad como parte de la experiencia pedagógica en aulas de áreas aisladas del país.

Pero, como esta empresa, son decenas las que ya han asimilado en el país el significado de la nueva filosofía y hacen negocios montados en la movilidad y les permiten a otros que la usen a su favor. Aquí contamos cómo, para quién y de qué manera trabajan algunos de estos nómadas modernos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?