El menor riesgo

| 1/25/2002 12:00:00 AM

El menor riesgo

En tiempos de incertidumbre, la alternativa de la renta fija le permite cubrirse de asumir riesgos innecesarios y obtener una rentabilidad atractiva.

El perfil de riesgo del inversionista determina su actitud hacia ciertas inversiones en momentos turbulentos. La situación nacional e internacional aún es de incertidumbre, por lo que algunos expertos consideran que lo mejor es ir a la fija y apostarles en el corto plazo a inversiones que no involucren altos niveles de riesgo.



La renta fija es el instrumento ideal para aquellos inversionistas que prefieren en un momento como el actual permanecer a la espera de una señal más clara sobre el rumbo de la economía.



Aunque los papeles de renta fija pueden no ser los más rentables, representan inversiones cautelosas, eso sí, siempre y cuando se hagan con entidades que tengan una buena calificación de riesgo. Lo anterior implica que la inversión en estos papeles contempla un nivel de riesgo que está relacionado con la entidad emisora, por lo cual la rentabilidad que ofrecen depende directamente de este factor.



Bonos soberanos para minimizar el riesgo



Cuando el inversionista siente aversión al riesgo, los bonos soberanos ofrecen la mejor alternativa pues representan papeles emitidos y garantizados por el gobierno. Estos papeles generalmente son considerados como de cero riesgo. Sin embargo, recientes experiencias como la de Argentina definitivamente demuestran que hay un riesgo asociado a esta alternativa.



La rentabilidad ofrecida por este instrumento es baja, debido a su bajo nivel de riesgo y esta es aún menor en la medida en que un país mantenga una economía más sólida. El gobierno nacional emite TES con diferentes plazos, que fluctúan entre 1 y 10 años a tasas fijas, indexados al Indice de Precios al Consumidor, emitidos en UVR o en dólares.



Para el 2001, la rentabilidad de los TES en pesos fluctuó entre 13 y 15%, dependiendo del plazo. Durante este año, se espera que las tasas se mantengan estables por lo cual la rentabilidad es buena para una inversión de bajo riesgo. Los TES están sujetos a una retención en la fuente del 7% y para invertir en ellos se debe acudir a un corredor de bolsa.



La modalidad de TES en dólares ofrece una mayor rentabilidad, producto de la diferencia en la tasa de cambio al momento de liquidar el papel. El año pasado, sin embargo, con una devaluación mucho menor a la esperada, estos papeles no resultaron muy rentables.



Para el 2002, el panorama parece indicar que habrá una mayor devaluación, lo que incrementaría esta rentabilidad. Los TES, generalmente, están denominados en montos altos; por eso, generalmente quienes invierten en estos papeles son los inversionistas institucionales. Para una persona natural, la mejor opción para invertir en estos papeles es por medio de fondos.



Los Bonos Yankees, bonos de deuda soberana colombiana emitidos en Estados Unidos, representan una inversión atractiva para un papel de bajo riesgo. A pesar del mayor riesgo implícito en los bonos colombianos, producto de la baja en la calificación de riesgo país, se espera que estos papeles sigan teniendo liquidez en el mercado por la rentabilidad que ofrecen. Los intereses de estos papeles no están sujetos a retención en la fuente. Para acceder a este instrumento, es posible acudir a un comisionista de bolsa o a un banco.



Cuando de minimizar el riesgo se trata, los bonos del Tesoro de Estados Unidos son los más adecuados, pues ese país tiene una buena calificación de riesgo. La rentabilidad para estos papeles con plazo de 10 años en el 2001 estuvo en un 5%, que en pesos representa un 9,2%. Casi todos los analistas concuerdan en que, para el 2002, las tasas de interés en Estados Unidos no repuntarán de manera importante, por lo cual la rentabilidad de los papeles de renta fija no será muy alta. La rentabilidad proyectada para los bonos del Tesoro de Estados Unidos con plazo de 10 años es de cerca del 4,9% que, con una devaluación del 7%, representa una rentabilidad en pesos de cerca del 12%, cifra interesante para una inversión con cero riesgo.



Cuentas de ahorro y CDT



Las cuentas de ahorro no otorgan una rentabilidad atractiva, pues en muchas ocasiones generan rendimientos reales negativos. Si la tasa de interés que ofrece la cuenta es inferior a la inflación, la rentabilidad es negativa pues el dinero en términos reales ha perdido valor. Durante el 2001, la rentabilidad promedio de las cuentas de ahorro en Colombia fue de 4% frente a una inflación de 7,65%. Si a esto se le suma, además, el 7% por retención en la fuente el 3 x 1.000 y la cuota de manejo, la situación empeora considerablemente.



Las cuentas de ahorro deben ser utilizadas más como un instrumento por medio del cual se tiene disponibilidad inmediata del dinero, que se mantiene produciendo algo de interés, comparado con una cuenta corriente en la cual el dinero es totalmente improductivo.



En Estados Unidos, las cuentas de ahorro están rentando 1,4% en promedio, que se traduce en una rentabilidad en pesos de 5,5%, cifra superior a las cuentas de ahorro en Colombia. Para acceder a este instrumento, se debe abrir una cuenta en un banco en el exterior. Cualquier banco nacional o extranjero está en condiciones de ayudar al inversionista en esta materia.



Las tasas de interés para este año parecen estar a la baja, por lo cual la inversión en CDT no será la mejor. Esta opción, sin embargo, representa una inversión de bajo riesgo con una rentabilidad normal. Las distintas modalidades de CDT que ofrece el mercado, con plazos desde 30 a 360 días, permiten al inversionista determinar el tipo de papel que más se acomoda a sus requerimientos de liquidez. La tasa de este papel es negociada con el banco y depende en gran parte de la confiabilidad y solidez de la entidad emisora. El año pasado, un CDT a 90 días rentó en promedio 12,4%. Estos rendimientos están sujetos a la retención en la fuente. Los CDT en dólares presentan una alternativa atractiva pues su rentabilidad está determinada no solo por los intereses que ofrecen, sino por la devaluación. Actualmente, estos papeles están rentando entre 2 y 5% en dólares, que asumiendo una devaluación de 7% para este año podrían traducirse en rentabilidades en pesos del orden de 9 y 12,4%.



Bonos corporativos



Los bonos emitidos por empresas colombianas pueden ser una alternativa de inversión atractiva, siempre y cuando se estudie cuidadosamente al emisor. La calificación de riesgo de estos papeles es vital al tomar una decisión, pues establece un análisis de las garantías de pago de estos papeles.



Los bonos rentaron en el 2001 entre IPC + 7,25 y IPC + 8,5, dependiendo de la calificación y del plazo y para este año, dado que las perspectivas de tasas de interés son a la baja, no se espera un repunte en estas rentabilidades. Los intereses percibidos por los bonos están sujetos al 7% de retención en la fuente. La compra de bonos puede hacerse con la ayuda de un comisionista de bolsa.



En Estados Unidos, los bonos corporativos están rentando entre 4 y 7% en dólares, dependiendo del plazo y de la calificación. Para este año, se espera que la cifra se mantenga estable. Para acceder a este tipo de papel, se puede acudir a un comisionista de bolsa.



Papeles de la Bolsa Nacional Agropecuaria



Durante el 2001, la Bolsa Nacional Agropecuaria (BNA) ofreció la mayor rentabilidad para los inversionistas colombianos. Con rentabilidades de 18% en promedio, los papeles del agro resultaron muy atractivos. Cualquier inversionista puede acceder a estos papeles por medio de un corredor de la BNA.



Los repos de certificados de depósito de mercancías, CDM, en los que un inversionista compra el papel con la garantía de que se lo recomprarán, rentaron 18,5% en el 2001, mientras la titularización ganadera rentó cerca de 17%.



Las operaciones de la BNA tienen además el beneficio de estar exentas de retención en la fuente por lo cual su rentabilidad es bastante interesante. Para este año, la BNA ya tiene como objetivo emitir nuevos productos como el fondo común especial de inversiones en ganadería y títulos de palma, entre otros.



La renta fija ofrece una gama de alternativas que se ajustan al perfil de riesgo de los diferentes inversionistas. Así mismo, por medio de los fondos (página 60), se pueden elaborar portafolios diversificados con presencia de renta fija en los que es posible combinar los distintos instrumentos, dependiendo del riesgo y la rentabilidad esperada.





Busque el dato real Para tener en cuenta



Las inversiones en renta fija están denominadas en términos nominales; por ello, mire la cifra de inflación, los impuestos y comisiones que se deben pagar para determinar la rentabilidad real que están ofreciendo los títulos.

Muchos de los papeles están emitidos en montos que no son accesibles para un inversionista persona natural. Por ello, lo más aconsejable en esos casos es invertir por medio de fondos.

La diversificación de su portafolio le permite minimizar el riesgo y acceder a más alternativas de inversión.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.