| 1/16/2006 12:00:00 AM

El mejor vehículo de inversión

Brindan diversificación, acceso a todo tipo de activos y manejo profesional. Una nueva normatividad abrirá posibilidades de inversión.

Las carteras colectivas son la mejor forma de acceder a una amplia canasta de instrumentos y activos rentables, que hacen posible la diversificación, pero no están al alcance de capitales menores. Los fondos abren a los pequeños inversionistas la posibilidad de invertir en un amplio número de instrumentos, con un manejo profesional del portafolio por parte de especialistas.

Los fondos en acciones (o que tengan una buena participación de estos papeles en su portafolio) serán los llamados a tener las rentabilidades más altas en este año. De la misma manera, se espera que los fondos en dólares y los de renta fija tengan bajas valorizaciones.

Los fondos comunes ordinarios (FCO) de las fiduciarias y los fondos de valores a la vista, administrados por los comisionistas de bolsa, son para un perfil de riesgo bajo o moderado, o cuando se requiere liquidez en el corto plazo. En el año anterior fueron la mejor opción para manejar inversión a la vista, pues tienen la liquidez de una cuenta de ahorros, pero su rentabilidad se acerca a la de un CDT.

A propósito de estos diferentes tipos de fondos, la nueva reglamentación que armoniza y actualiza la operación de los fondos de valores y fiduciarios (que hasta ahora han sido vigilados por diferentes Superintendencias) y, en general, la de todas las carteras colectivas está muy avanzada. El objetivo es fortalecer esta industria y hacerla crecer bajo estándares internacionales (custodio independiente, contralor normativo, comisión única y fija).

Para Clemente del Valle, ex superintendente de Valores, "el futuro del mercado está en los fondos". La norma busca una mayor profesionalización de los administradores, a la vez que flexibiliza el régimen de inversión, permitiendo a las entidades administradoras hacer inversiones en cualquier clase de activos. Por tanto, este año podríamos ver una abundancia de nuevas oportunidades de inversión, con la aparición de fondos más novedosos, como fondos del mercado monetario, fondos apalancados, fondos de especulación, fondos de pagarés del gobierno, fondos de cheques, etc.

Además, la norma podría darles un impulso definitivo a los fondos de inversión inmobiliaria y a los fondos de capital privado para financiar empresas nuevas. Estos tipos de fondos son para inversionistas más sofisticados, con mayor conocimiento y capital.

Por último, hay que recordar que si el objetivo del inversionista es mejorar el perfil impositivo, al tiempo que construye una pensión complementaria para el retiro u otros objetivos de vida (vivienda o educación), están los fondos voluntarios de pensiones, que mantienen sus sustanciales beneficios tributarios.

Fondos de valores e inversión

De los 62 fondos de valores e inversión que hay en el país, la mayoría (el 41%) y los más grandes en volumen están en renta fija a la vista. De los $3,64 billones que administran las sociedades comisionistas y de inversión, con cerca de 115.000 suscriptores, $1,6 billones están en este tipo de fondos.

Sin embargo, los fondos que más rentaron el año anterior y que se espera sigan siendo los de mayor valorización, son los fondos en acciones. Estos 8 fondos ya administran recursos por $553.000 millones (el 15% del total) y tienen 24.000 suscriptores.

Los fondos con las mayores desvalorizaciones fueron los de dólares. Sin embargo, tan solo representan el 0,2% de los fondos administrados de un poco más de 1.100 suscriptores.



Fondos voluntarios

Los aportes a los fondos voluntarios tienen beneficios tributarios pues no son considerados como ingreso constitutivo de renta o ganancia ocasional y, por tanto, no hacen parte de la base para aplicar la retención en la fuente hasta por una suma que adicionada a los aportes obligatorios a pensión no supere el 30% de los ingresos laborales o tributarios del año. Para disfrutar de estos beneficios, el dinero deberá permanecer en el Fondo Voluntario un mínimo de cinco años, plazo en el cual los rendimientos financieros también gozan de la misma exención.

Por tanto, al invertir en un fondo de pensiones voluntario se puede aumentar la capacidad de ahorro porque disminuye la cantidad de impuestos a pagar. Por ejemplo, una persona que gana $6,5 millones mensuales podría ahorrar al año efectuando aportes a un fondo voluntario más de $4 millones.

Además, estos fondos que son administrados por las AFP y algunas fiduciarias obtienen rentabilidades mayores que los fondos obligatorios pues tienen un régimen de inversiones más flexible. Esta modalidad de ahorro viene en constante crecimiento y en la actualidad ya los fondos voluntarios alcanzan más de $5 billones.

Para elegir un fondo voluntario debe tener claro cuál es su objetivo y el plazo en el cual desea alcanzarlo. Así como que las características de las alternativas de inversión se adecúen a su perfil de riesgo.

Fondos voluntarios

Los aportes a los fondos voluntarios tienen beneficios tributarios pues no son considerados como ingreso constitutivo de renta o ganancia ocasional y, por tanto, no hacen parte de la base para aplicar la retención en la fuente hasta por una suma que adicionada a los aportes obligatorios a pensión no supere el 30% de los ingresos laborales o tributarios del año. Para disfrutar de estos beneficios, el dinero deberá permanecer en el Fondo Voluntario un mínimo de cinco años, plazo en el cual los rendimientos financieros también gozan de la misma exención.

Por tanto, al invertir en un fondo de pensiones voluntario se puede aumentar la capacidad de ahorro porque disminuye la cantidad de impuestos a pagar. Por ejemplo, una persona que gana $6,5 millones mensuales podría ahorrar al año efectuando aportes a un fondo voluntario más de $4 millones.

Además, estos fondos que son administrados por las AFP y algunas fiduciarias obtienen rentabilidades mayores que los fondos obligatorios pues tienen un régimen de inversiones más flexible. Esta modalidad de ahorro viene en constante crecimiento y en la actualidad ya los fondos voluntarios alcanzan más de $5 billones.

Para elegir un fondo voluntario debe tener claro cuál es su objetivo y el plazo en el cual desea alcanzarlo. Así como que las características de las alternativas de inversión se adecúen a su perfil de riesgo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?