| 10/17/2003 12:00:00 AM

El Eje Cafetero fortalece su diversificación

En los últimos dos años, Risaralda, Quindío y Caldas han logrado avances en comercio, ecoturismo, innovación y conocimiento. Sin embargo, aún falta camino por recorrer.

En el primer semestre de este año, las compras de café realizadas por las cooperativas en Caldas cayeron 14%, y el pronóstico de cosecha disminuyó 3,5%. A pesar de esto, el desempeño de la economía en el departamento fue aceptable. Si bien la estructura productiva de Caldas sigue siendo altamente dependiente del café, el buen comportamiento de la industria y del comercio logró contrarrestar el descenso en la actividad cafetera. De acuerdo con el indicador de ventas elaborado por el DANE, las ventas de Caldas en el territorio nacional crecieron 30,3%. "La industria ha estado muy activa y logró encontrar nuevos mercados ante la caída de Venezuela. Hemos encontrado que esta es la actividad que está supliendo al café", explica Mauricio Perfetti, director del Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales, Crece.

Caldas es una muestra de lo que ha ocurrido en la zona cafetera en los últimos años. La región ha tenido que buscar alternativas de desarrollo distintas al café, desde cuando la crisis del mercado internacional del grano impactó negativamente su economía. Por eso, hoy el discurso regional se enfoca en el impulso de actividades que por muchos años fueron marginales o inexistentes: la industria y el conocimiento en Caldas, el ecoturismo en Quindío, y el comercio y las confecciones en Risaralda.

A diferencia de otras regiones como la Costa, donde las ciudades compiten con servicios muy similares, como los puertos y el turismo, en el Eje Cafetero el crecimiento se está dando a partir de diversos sectores y actividades. "Para mí, como empresario, es más fácil buscar inversionistas si presento a la región sumando sus distintas fortalezas: la infraestructura tecnológica de Manizales se complementa con la oferta de turismo de Quindío y, a su vez, con el dinamismo del comercio en Pereira", explica Juan Manuel Llano, presidente de Emtelsa, la empresa de telecomunicaciones de Manizales.

Aunque esta diversificación tiene ventajas y revela una fuerte iniciativa empresarial, más temprano que tarde hará falta un proyecto claro de desarrollo integrado de la zona. En este momento, los avances hacia una visión de ese estilo son aislados y se centran en proyectos puntuales, como la Autopista del Café o la construcción del puerto de Tribugá, en Chocó, para tener una salida más directa al mar. Todavía falta una estrategia que mercadee conjuntamente la región, y que lo haga de forma sistemática y no como iniciativas aisladas.

El Eje Cafetero fue modelo de gestión institucional en la época de la bonanza del café, cuando los comités departamentales impulsaban proyectos sociales, y llevaron a la región a tener los más altos índices de cubrimiento en servicios públicos, infraestructura y educación. Pero con la crisis, el poder de los comités se ha debilitado y todavía no hay una institución que sea capaz de aglutinar esfuerzos regionales.

Sin embargo, el Eje tiene una pujante clase empresarial que está muy comprometida con su región. "Es el momento para que los empresarios trascendamos más allá de estas fronteras y nos convirtamos en un ejemplo de pujanza", señala Alberto Montoya, presidente de Cicolsa, para explicar el nuevo papel de los empresarios.



La naturaleza del Quindío

Tal vez donde mejor se aprecia el trabajo entre sector público y privado es en Quindío, pues tras la crisis del café los líderes se juntaron en torno al turismo ecológico como dinamizador de la economía. Hoy, reciben 100.000 visitantes, de los cuales el 10% es extranjero, cuando hace cinco años ese porcentaje no llegaba al 2%.

El sector público y el privado se aliaron para cumplir este objetivo. Desde 1995, han invertido $25.000 millones y $130.000 millones, respectivamente. Y ahora la idea es armar paquetes turísticos conjuntos con Cartagena, para lo cual las dos regiones acaban de firmar un convenio que permitirá hacer promociones conjuntas y abrir vuelos charter entre las dos ciudades. "Para los vuelos charter, el gobernador está dispuesto a aportar los impuestos de llegada y de salida, lo que funcionaría a partir de mediados de noviembre", afirma Isabel Patricia Orozco, secretaria de Turismo y Cultura del Quindío. El otro tema en que están trabajando es en atraer nuevas aerolíneas, como Satena, ADA, Aires e Intercontinental.

Esta nueva etapa complementa la que se inició en 1999, cuando preocupada por la calidad de sus haciendas típicas, la comunidad se organizó para crear el Club de Calidad Haciendas de Café, responsable de garantizar estándares óptimos de hospitalidad a sus visitantes. Esta tendencia se fortalece con tres hoteles de cinco estrellas, El Estelar, Las Gaviotas y Heliconias, además de grandes inversiones en infraestructura. Hoy la capacidad del departamento está alrededor de 7.000 camas.

Panaca y el Parque del Café, los proyectos más grandes (ver recuadros), también crecieron. Hoy el Parque del Café está proyectando su tercera etapa y Panaca está expandiéndose nacional e internacionalmente. Otros, como el Jardín Botánico de Armenia, el Parque Nacional de la Cultura, el Parque de la Biodiversidad y el balsaje por el río La Vieja, siguen el camino para consolidar a la región como líder en parques temáticos.

Según Rodrigo Estrada, director de la Cámara de Comercio de Armenia, se requiere fortalecer la temporada baja, por ejemplo, en el turismo de negocios para el cual es central Cenexco, su centro de convenciones. El turismo todavía está lejos de suplir las necesidades sociales de la región y se requiere que otras actividades, como los muebles y la agroindustria, se consoliden.



Manizales, autopista del conocimiento

A pesar de que Manizales siempre sustentó su economía en los sectores industrial y agropecuario, desde 1999 decidió apuntarle al conocimiento para proyectar su futuro. Hoy los resultados de esta estrategia son palpables.

Las telecomunicaciones se han convertido en el principal soporte del proceso. Empresas como Emtelsa han realizado inversiones en tecnología de punta con 3 anillos redundantes de fibra óptica, que le dan mayor confiabilidad al sistema y se ha masificado el servicio de internet. Manizales tiene hoy un computador por cada 17 estudiantes, cuando en América Latina el promedio es 23, de acuerdo con Octavio Arbeláez, director de Manizales Eje del Conocimiento (MEC), institución encargada de articular a los distintos actores sociales en la economía del conocimiento.

Pero estos no son los únicos logros. En 2001 crearon Incubar, una incubadora de base tecnológica para fomentar la creación de empresas de tecnología. Ya cerraron una alianza con Parquesoft de Cali para instalar este concepto de desarrollo de empresas de software en Manizales, lo cual demanda una inversión de $300 millones. Y acaban de firmar una alianza con el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), ZKM de Alemania, Mecad de Barcelona y Iamas de Japón, para crear un Medialab. Este es un concepto para producir software avanzado a partir de la interacción de ciencia, arte y nuevos medios. La inversión inicial está estimada en US$100.000 y puede llegar a US$1 millón. "La alianza consiste en que estos centros van a monitorear las investigaciones que se hagan en la ciudad", explica Arbeláez.

Además, la infraestructura tecnológica ha permitido desarrollar conceptos como el gobierno en línea. "Ya tenemos solicitudes de 10 gobernaciones para replicar este modelo", explica Juan Manuel Llano, presidente de Emtelsa. "Hemos logrado enormes avances juntando esfuerzos para estar en sintonía con las exigencias de nuestro nuevo modelo de desarrollo", concluye Gildardo Armel, presidente de la Cámara de Comercio de Manizales.



Pereira, centro comercial

La visión de Pereira de convertirse en el eje comercial de la zona cafetera tiene hoy más validez que nunca con la llegada de las grandes superficies a la ciudad, como Carrefour, Exito y Makro, y la expansión de la cadena caleña La 14. Tan solo Carrefour invertirá $42.860 millones en un almacén de 43.716 m2 de construcción.

Estos proyectos complementan las obras de renovación urbana que se están haciendo en La Galería, el lugar donde funcionaba la plaza de mercado, y que abarca 10 hectáreas. Este proyecto, conocido como Ciudad Victoria, demanda una inversión cercana a los $165.000 millones, que serán aportados en un 20% por el municipio y en un 80% por el sector privado. "Ciudad Victoria es el proyecto más importante de los últimos 50 años y confirma la vocación comercial de nuestra ciudad", explica César Arango, presidente de Ingenio Risaralda.

Ciudad Victoria incluye centros de recreación, de servicios, un almacén Exito, cerca de 1.600 viviendas para estratos 3 y 4, espacios públicos y edificios de oficinas. Las obras, que se iniciaron en enero de este año, deben concluir en 2005. "Cuando la administración está comprometida con el desarrollo, y va de la mano del sector privado, las cosas funcionan distinto", señala Mauricio Vega, presidente de la Cámara de Comercio de Pereira. Para que la renovación fuera posible, la alcaldía otorgó exenciones en los impuestos predial y de industria y comercio por 10 años.

Si bien el camino trazado parece tener sentido, la realidad social del Eje Cafetero requiere soluciones más efectivas. La pobreza y el desempleo se han extendido en la región, y es urgente encontrar la forma de reactivar estas economías y de cerrar la brecha social que se generó en la zona.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?