El 2003 y las inversiones

| 1/24/2003 12:00:00 AM

El 2003 y las inversiones

Ahora más que nunca hay que tener en mente la correlación entre riesgo y rendimiento. Sí hay buenas oportunidades de inversión, pero es necesario buscarlas.

Después de tres años de grandes decepciones por las cuantiosas pérdidas en las bolsas del mundo, que dejaron en la ruina a muchos inversionistas, el 2003 podría ser un año menos malo para la inversión. Esto no significa que los múltiples problemas de la economía mundial estén resueltos, sino que la situación en los distintos mercados deberá tender a aclararse. Los fuertes cambios en precios que se vieron el año pasado, en mercados que van desde las acciones hasta las monedas (el índice bursátil Dow Jones cayó 17% y el dólar se depreció en 15% frente al euro) son tendencias que tienen baja probabilidad de continuar. Si bien continuarán la incertidumbre y volatilidad, en particular por la guerra con Iraq, una vez se supere este episodio, la economía mundial debería tender hacia un equilibrio en los diferentes mercados.



El escenario básico para la economía mundial apunta a una rápida solución de la guerra en el Golfo Pérsico y a un crecimiento moderado de la economía mundial, en el que Estados Unidos comenzaría a salir de cuidados intensivos. Los mercados de acciones se irán recuperando con la economía. Las tasas de interés, por su parte, deberán subir un poco. La devaluación del dólar frente al euro debería devolverse a medida que pasan los meses, pues la debilidad de la economía europea lleva a que sea muy difícil que el euro pueda mantener este año el terreno ganado.



En Colombia, el crecimiento económico será moderado y se espera una devaluación del peso ente 7 y 12%. Las tasas de interés irán aumentando a lo largo del año, un proceso que ya comenzó con la decisión del Banco de la República de elevar sus tasas el pasado viernes 17 de enero.



Así, se trata de un panorama de la economía global que es más positivo, pero aún es incierto. Se recomienda cautela en el momento de escoger las inversiones, y ser prudente en cuanto a las expectativas sobre los rendimientos. Hoy más que nunca hay que tener en mente la correlación entre riesgo y rendimiento. Esto no significa que no haya buenas oportunidades en el mercado, sino que hay que buscarlas con extremo cuidado.



Renta variable



Para los inversionistas interesados en acciones en el exterior, este puede ser un buen momento, ya que por cuenta de la mala situación de los mercados hoy se encuentran acciones de excelentes compañías a precios cómodos. Hay que tener paciencia con respecto a los retornos, ya que pueden pasar dos o tres años antes de que el mercado bursátil en Estados Unidos vuelva a tener rendimientos atractivos.



Vale la pena recordar que un mercado a la baja como el que hemos visto en los últimos tres años solo se ha presentado tres veces desde 1900. En dos oportunidades, el Indice Dow Jones aumentó al cuarto año (43% en 1904 y 8% en 1942). Solamente en una oportunidad, durante la Gran Depresión, el mercado cayó por cuatro años seguidos. No obstante, al quinto año creció un 64%. En otras palabras, cuanto más largo es el período de caída en precios, hay mayor probabilidad de que la recuperación incluya un fuerte repunte y cree la oportunidad de obtener grandes ganancias para quienes compran a tiempo.



Otro argumento a favor de las acciones en Estados Unidos es el aumento en las tasas de interés, que posiblemente se producirá a partir del segundo semestre del año y que llevará a una pérdida de valor de los bonos. Es previsible que muchos inversionistas salgan de bonos y demanden papeles de renta variable.



Adicionalmente, para el inversionista colombiano, la inversión en acciones en el exterior es una manera de diversificar el riesgo país y el riesgo cambiario. En un período largo, el dólar siempre es una opción ganadora en un país con problemas estructurales en su capacidad para generar divisas.



En Colombia, por su parte, las acciones también se perfilan como una buena inversión este año. Las compañías que transan en la Bolsa de Valores de Colombia están hoy en una mejor situación que hace dos años. Una vez superada la crisis, se espera que empiecen a crecer y a generar utilidades. Aunque los precios han subido desde el año pasado, las relaciones de precio a valor en libros aún están bajas en términos internacionales. Aparte de la valorización, varios papeles ofrecen muy buenos dividendos.



De otro lado, la presencia de la corporación financiera del Banco Mundial (International Finance Corporation, IFC) como inversionista en algunas empresas colombianas transadas en bolsa, induce un cambio importante en el mercado. La IFC exige altos estándares de transparencia y buen gobierno en las empresas en las que invierte y su actividad en el país se convierte en respaldo para muchos inversionistas, que buscan ubicarse en empresas donde esté.



No obstante, hay que cuidarse de no ser demasiado optimista. Este es un mercado bastante ilíquido y con pocas alternativas. Es necesario estudiar muy bien las compañías en las que se va a invertir, para no tener sorpresas. No hay que olvidar, además, que esta es una inversión para quienes piensan a mediano y largo plazo.



Renta fija



La renta fija fue la inversión que más rindió en los años de caída de las bolsas de valores y de recesión económica. En la medida en que se fue perdiendo la confianza en las acciones y las tasas de interés bajaron, todos aquellos que habían invertido en bonos lograron rendimientos extraordinarios. Ahora, sin embargo, con otro panorama cambiario, hay que mirar la inversión en renta fija desde otra óptica.



En el exterior, por ejemplo, los precios de los bonos con calificación entre BB y AAA están altos. Si las tasas de interés suben, el precio de los mismos empezará a caer, trayendo pérdidas de capital para el inversionista. El plazo de los títulos es determinante. Hay que examinar la combinación precio, plazo y cupón del bono para asegurarse de que el rendimiento sí sea verdaderamente el esperado.



Sin embargo, para mantener la prudencia y diversificación, todo portafolio debe tener una buena porción en papeles de renta fija. Es aconsejable, igualmente, hacerlo en pesos y en dólares. Los euros están costosos por ahora y su valorización hacia adelante no es clara.



Otras inversiones



Desde de la perspectiva tributaria, el ahorro en los fondos de pensiones voluntarias y la adquisición de vivienda mediante una cuenta AFC son alternativas muy atractivas. En ambos casos, el gobierno actúa como socio importante, al poner buena parte de la inversión.



Si se trata de construir un capital para el futuro y se está dispuesto a esperar, esta es la mejor manera de hacerlo. Si adicionalmente se tiene en cuenta que estos fondos ofrecen todo tipo de alternativas de inversión, tanto en Colombia como en el exterior, la mejor opción es combinar los beneficios tributarios con esta diversidad de opciones, manteniendo una actitud vigilante sobre el comportamiento de los diferentes activos en cada momento.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.