Educación asegurada

| 1/24/2003 12:00:00 AM

Educación asegurada

Ante los crecientes costos de la educación en Colombia, las fiduciarias y las aseguradoras han lanzado distintos productos para facilitar la planeación de los hogares en este tema.

La educación universitaria en Colombia puede costar hoy $60 millones, suma impensable hace unos años. Además, el incremento en el costo de la educación es mucho mayor que el del costo de la vida. Educar a los hijos demanda día a día un mayor esfuerzo económico. Por eso, cada vez es más fácil encontrar en el mercado opciones de ahorro especializadas en este tema, como los fondos fiduciarios y seguros educativos.



Por un lado, las fiduciarias están ofreciendo planes de ahorro programado por medio de fondos de inversión destinados a financiar gastos educativos, sobre todo universitarios. En este caso, los padres de familia fijan una meta de ahorro para proveer una educación a su hijo. Con la ayuda de la fiduciaria se proyecta el monto de los aportes periódicos y el plazo necesario para lograr la meta educativa que se fijó la familia. Estos pueden comenzar desde $50.000.



Para que estos planes sean exitosos requieren disciplina y compromiso de ahorro por parte de los padres. En este sentido, hay que tener en cuenta que ciertos fondos comprometen más que otros. Por ejemplo, casi todos los fondos permiten que se retiren los ahorros antes del cumplimiento del plazo fijado, pero con una penalización, mientras que otros solo penalizan el retiro anticipado si se destina a fines distintos a los educativos. Otros son más exigentes, pues solo desembolsan los recursos a instituciones educativas y no para otro propósito.



Otro punto importante para tener en cuenta es que estos fondos no garantizan el cumplimiento de la meta de ahorro. Así, a la hora del ingreso del beneficiario a la institución educativa escogida, el ahorro puede no ser suficiente.



Pero si se quiere garantizar la educación de los hijos y se tiene un capital mayor para invertir, desde hace tres años existe en Colombia la opción de contratar seguros educativos emitidos por algunas compañías de seguros. Este producto, que no es estrictamente un seguro al cual se pagan primas periódicamente, es solo para financiar educación superior y garantiza los fondos necesarios durante diez semestres de estudio en la universidad colombiana que elija el beneficiario. Con esta opción se hace una inversión de una sola vez que puede ser de entre $9 y $30 millones, dependiendo de la edad del beneficiario en el momento de tomar el seguro. Entre más joven, más baja es la cuota. En este caso, el tomador entrega el dinero y se olvida de él, sabiendo que en un futuro su beneficiario podrá solventar cualquier universidad a la cual logre ingresar. Estos recursos pueden ser retirados antes de tiempo, aunque con un castigo de casi 30% del valor de la cuota pagada.



En este caso, con toda la incertidumbre que trae el futuro, es importante evaluar la solidez de la compañía con la cual se tome el seguro, ya que debe poder responder por una gran suma de recursos a muy largo plazo.



La educación, con un costo cada vez mayor, es el activo más valioso de una familia. En este sentido, es importante que los padres de familia se anticipen a los crecientes costos que esta exigirá hacia el futuro y elijan la forma de ahorro más indicada.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.