| 6/6/2008 12:00:00 AM

Editorial e impresos

En 2007 la capacidad instalada utilizada en promedio por el sector fue del 70%.

Tener a Bogotá como la capital mundial del libro durante 2007, le permitió a la industria editorial y de impresos recibir un mayor reconocimiento internacional. Esto se evidencia con el aumento de 37% en exportaciones que experimentó el sector, con respecto a 2006. El mayor mercado internacional se concentró en Venezuela, Estados Unidos y México. Por su parte las importaciones aumentaron 15% en 2007 con respecto al año anterior. En general, el sector creció durante 2007 en 10,87% en promedio; la industria gráfica tuvo un crecimiento aproximado del 12% mientras que la editorial fue del 9%.

El mejor posicionamiento se debe a los eventos y a los planes del Gobierno para el fomento del libro y la lectura. "El crecimiento y mejoramiento de la red de bibliotecas han sido un factor importante en la recuperación del sector", comenta Moisés Melo, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana del Libro. Preocupa, sin embargo, la baja utilización del texto escolar, que ha venido cayendo desde mediados de la década de los noventa.

Por su parte, la industria gráfica vive un buen momento, atado al crecimiento de la economía del país. "Las nuevas tecnologías de impresión, pre-prensa y acabados exigen a los empresarios invertir en tecnología de punta para estar a la vanguardia", afirma María Reina, presidente de Andigraf. Esta exigencia del mercado se ha suplido de manera eficiente y rápida gracias a la revaluación.

Para 2008, se prevé una desaceleración por la disminución del consumo interno y por la inestabilidad del mercado venezolano, su mejor destino. Además, el sector está muy amenazado por la piratería y el contrabando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?