| 11/15/2005 12:00:00 AM

Ecuador

La actividad económica en general se ha desenvuelto al margen de la compleja situación política que vive el país. Hay oportunidades en manufacturas, servicios, agroindustria, confecciones y turismo.

Ecuador se convirtió en el tercer destino más importante para las exportaciones colombianas (después de Estados Unidos y Venezuela) y es el país que más contribuyó al aumento de las ventas en el exterior en 2004: US$1.000 millones. Y gracias al dinamismo que sigue mostrando su economía, para este año se espera que este monto ascienda a unos US$1.400 millones, según proyecciones de Proexport. En los últimos seis años, las exportaciones al vecino país se triplicaron, lo que demuestra lo importante que se ha vuelto este mercado para las empresas colombianas. De hecho, entre enero y julio de 2005 las ventas se incrementaron en 33,5% con respecto al mismo período del año anterior. Los sectores no tradicionales con mayor dinámica exportadora han sido vehículos, metalmecánica, químicos, farmacéuticos, textiles y confecciones. También se destacan las ventas de energía eléctrica. Otros dos indicadores demuestran cómo en Ecuador las oportunidades de negocio siguen creciendo en diversos segmentos de su economía. El primero es el hecho de que en el presente año unos 2.800 empresarios colombianos vendieron sus productos en el mercado vecino. Y el segundo, que se han constituido allí unas 1.000 empresas en los últimos años con capital colombo ecuatoriano, en su mayoría orientadas a la representación y distribución de artículos producidos en Colombia. De hecho, tener representación directa en ese mercado se ha convertido en una ventaja competitiva muy importante, pues esto les genera confianza a los consumidores y a la vez contribuye al posicionamiento de las marcas colombianas. En este sentido, por ejemplo, la Compañía Nacional de Chocolates creó su propia distribuidora, lo que le garantizó una rápida llegada de sus productos a los canales de autoservicio, mayoristas y tiendas a lo largo y ancho del país. Haceb, por su parte, creó el año pasado su filial en Ecuador, lo que le permitió llegar a los canales de construcción, cadenas de grandes almacenes de electrodomésticos y ferreterías. Para este año espera ventas por US$4,5 millones. Pero los resultados de esta movida se verán en 2006, cuando proyecta ventas por US$7,5 millones. Alberto Hincapié, representante legal de la compañía, dice que la marca no era desconocida en el mercado ecuatoriano, al que describe como competido pero que ofrece muchas posibilidades para productos de línea blanca debido, entre otras cosas, al auge de la construcción. Muchas empresas colombianas han hecho inversiones directas en el vecino país, entre las cuales figuran Bavaria, Alpina, Carvajal, Familia y Protela. Entre las más recientes se destacan las de Saludcoop (ver recuadro) y Hoteles Dann Carlton. Esta cadena hotelera, que llegó a Ecuador hace 8 años, acaba de invertir US$8 millones en la construcción de una segunda torre. De esta manera amplía su oferta de 130 a 215 habitaciones. Según Francisco Malo, vicepresidente de la compañía, el turismo corporativo tiene un gran dinamismo en Ecuador y el punto de referencia es Quito. De hecho, el hotel ha tenido los niveles de ocupación más altos de la ciudad en los últimos 4 años, el 81%. De ahí que se haya tomado la decisión de construir una nueva torre. "La principal razón para entrar a Ecuador es que siempre lo vimos como un mercado muy similar al colombiano. Además, tiene un buen desarrollo comercial, en infraestructura, en exportaciones de banano y petróleo y se genera un importante tráfico extranjero", explica el empresario. Para Nohora Isabel Vargas, directora de Proexport en Ecuador, varios factores siguen incentivando la inversión y creando un ambiente favorable para los negocios. Una de las más importantes, a su juicio, es que la actividad económica en general se desenvuelve al margen de la compleja situación política que se vive en Ecuador. A esto se suman menores tasas de interés, mayor disponibilidad de crédito y la dolarización de su economía, hecho que le genera confianza al inversionista. "Este mercado va a seguir en expansión, con expectativas de crecer mucho más. Hay oportunidades para los negocios en los sectores de autopartes, vehículos, construcción, textiles, confecciones, turismo, servicios, agroindustria, artes gráficas, flores y software. También influyen el orden público, la reducción de su pobreza, la inflación de 2,5%, la estabilidad de precios y las grandes transferencias que llegan del exterior", sostiene la funcionaria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?