| 5/18/1998 12:00:00 AM

Dos años perdidos

Tom Copeland, el gurú mundial de la Generación de Valor, analiza los resultados de las empresas colombianas en entrevista exclusiva con Dinero.

Si las empresas colombianas analizadas en este informe de Dinero hubieran liquidado operaciones durante 1996 y 1997, para depositar sus recursos en un CDT, habrían obtenido más rendimiento que el que recibieron por su actividad industrial durante esos años.La escasa capacidad que las 260 empresas más grandes de Colombia tienen para generar valor para sus accionistas queda plasmada en los resultados de este análisis , cuya metodología básica fue diseñada por Tom Copeland, el nuevo gurú mundial de las finanzas corporativas, quien está a la cabeza de una revolución en el pensamiento empresarial en el planeta. Copeland vino a Bogotá invitado por Dinero y McKinsey & Co., para realizar un seminario en el cual analizó el caso de las empresas colombianas desde la perspectiva de la Generación de Valor.



Lo importante, dice Copeland, no es simplemente generar utilidades, sino entender cómo cada persona y cada unidad en una empresa utilizan el capital que les ha sido confiado. Si no generan valor por encima de los usos alternativos que éste podría encontrar en el mercado, la empresa está en problemas.



Copeland es PhD en finanzas de Wharton, en Pennsylvania, una de las escuelas de administración de mayor reputación en el mundo. Se formó como profesor en las universidades de California y Nueva York durante más de 20 años y desde hace poco surgió en el campo de la asesoría empresarial.



Su libro Managing and measuring the value of companies, el cuarto que ha publicado, es un verdadero best-seller en el mundo de las finanzas. En Estados Unidos ha vendido 150.000 copias y ya ha sido traducido a 16 idiomas.



¿Por qué la Gerencia Basada en Valor es un buen método para las empresas?



La Gerencia Basada en Valor, GBV, es un método complementario, o alternativo si se quiere, a los sistemas contables y financieros que se utilizan corrientemente para evaluar el desempeño de las empresas. Los actuales métodos se concentran en el análisis de los estados de pérdidas y ganancias. La GBV integra el análisis de los flujos de caja en los balances para cambiar la generación de valor para los accionistas.



También tiene claras ventajas analíticas, es fácil de conceptualizar y tiene saludables implicaciones.



El concepto de valor ­introducido por el gran economista inglés Alfred Marshall, predecesor de John Maynard Keynes­ dice en pocas palabras que las ganancias contables no son suficientes para una empresa, si no son mayores que los costos de oportunidad del capital empleado. Las ganancias de valor (o ganancias económicas) son la verdadera guía para valorar la actividad empresarial.



La idea ha sido popular en los 90 por dos razones. La primera, porque permite eliminar los problemas que los ajustes introducen a la contabilidad de las empresas y hace posible un análisis más certero de lo que ocurre. Y la segunda, porque el desarrollo en los sistemas de computación facilita la comprensión del contenido y las implicaciones de un análisis complejo, que de otra forma sería difícil de realizar.



La generación de valor tiene, por último, una implicación muy positiva en las relaciones entre empleados y dueños en una compañía. Si se concentra la atención en generar valor, desaparecen los roces por los temores de los trabajadores a posibles reestructuraciones. Está comprobado estadísticamente que aquellas empresas con mejor generación de valor crean más empleo y beneficios para sus empleados.



¿Qué implicaciones ha visto en las empresas que comienzan a aplicar este método de valoración?



Las empresas buscan ­y lo logran­ hacer un uso más eficiente del capital y efectúan una mejor valoración del mismo. Son apreciables las ganancias que se pueden lograr por la mejor eficiencia del uso del capital de trabajo (en la cartera y los inventarios) y en los gastos de capital fijo. Son frecuentes aumentos en las ganancias hasta del 20%.



Así mismo, las empresas aprenden a valorar mejor los recursos de que disponen. No todo lo que se gasta es valuable ni todas las oportunidades de generación de valor han sido provistas de recursos.El uso de un método tan potente invita a la mayoría de las empresas a iniciar nuevos proyectos y a diseñar iniciativas para innovar en la reducción de costos y en la eficiencia del gasto de capital.



Por último, permite a la administración de la empresa entender mejor la relación entre su desempeño y los resultados en la bolsa de valores. Hemos encontrado una enorme correlación entre el valor económico de las empresas, así medido, y su cotización en bolsa.



El uso del método GBV ha resultado particularmente relevante para aquellas empresas que son más intensivas en capital, pues en ellas la diferencia entre las ganancias contables y las económicas resulta más notable, y es más costoso no tener en cuenta el uso eficiente del capital.



La revista Dinero aplicó sus conceptos de creación de valor a una muestra de 260 empresas colombianas. ¿Cuál es su opinión sobre estos resultados?



Me gusta que traten de hacer una lectura rigurosa del mercado. Los mercados no son perfectos en términos de la información y liquidez de que disponen, pero tampoco son tan imperfectos como para ignorarlos. Sobre todo cuando hay tanto cruce de inversionistas de empresas extranjeras que vienen o de inversionistas colombianos que van y vienen.



Las cifras que Dinero calculó me impresionan mucho.



Los años analizados (1996 y 1997) fueron difíciles para las compañías, pues las utilidades bajaron. El análisis de valor sugiere que si las compañías hubieran puesto su dinero en cuentas bancarias o en el mercado internacional de capitales, habrían obtenido mayores ingresos.



La economía no está bien. Es muy difícil generar ganancias superiores al costo de oportunidad del capital. Las condiciones de los negocios están muy difíciles, las empresas se están gastando las reservas que tenían escondidas en sus balances para aparentar ganancias.



Es evidente que los dos últimos años fueron malos para el sector privado. Los márgenes se redujeron y aumentó la capacidad instalada ociosa. Parece que la situación fue más complicada para las industrias textil y azucarera.



En los resultados de la investigación de Dinero veo problemas más de fondo. Hay un enorme espacio para mejorar la utilización del capital y la productividad laboral. El proceso de reestructuración va relativamente lento y puede haberse hecho más difícil por el ciclo económico. Ante esto me pregunto, ¿cómo van a atraer capital extranjero si no están ganando lo suficiente? Hay que estimular a los productores nacionales para que sean competidores de nivel mundial en términos de productividad y tamaño. Y eso puede suceder.



Después de haber leído tanto que en Colombia los grandes conglomerados y el sector financiero ganan mucho dinero, encuentro que eso no es cierto. Allí hay una concepción equivocada en el país.



¿Los datos revelados sobre las empresas colombianas son diferentes a los de otros países analizados?



Me parece de enorme utilidad hacer un benchmarking para identificar las brechas de desempeño y compararlas con las de empresas similares de otros países. Eso es parte natural del proceso de globalización.



En mi libro incluyo los análisis efectuados en países desarrollados como Alemania, Estados Unidos y Japón durante períodos más largos y, aunque muchas empresas realmente destruyen valor, no son tantas como en Colombia. Eso pasa en algunos países, pero muy de vez en cuando.



Claro que el caso de China no es muy distinto. Allá el Congreso del Partido Comunista decidió privatizar las empresas del Estado que dan cuenta del 45% de la producción y generan el 75% del empleo. La productividad y la generación de valor de estas empresas es tan baja que la banca se enfrenta con problemas crecientes porque no tienen capacidad de pago. De ahí que la discusión ya no se centre en si es necesario privatizar sino qué tan rápido y en qué orden hacerlo, pues las empresas no sobrevivirán en el largo plazo.



Este tipo de análisis se está haciendo en países en desarrollo y la contribución de Dinero resulta particularmente interesante.



¿Qué implicaciones de política económica pueden derivarse de la aplicación y reflexión sobre sus métodos de valoración de empresas?



Quisiera hacer énfasis en las implicaciones que pueden presentarse en dos áreas de política: la promoción de la movilidad del capital y la de la estabilidad de la economía.



Entre los analistas está suficientemente reconocida la bondad de tener una fuerza de trabajo capaz y móvil. Entrenar, reentrenar y dar soporte para encontrar nuevos trabajos es muy importante.



Pero se ha hecho menos énfasis en la movilidad del capital. Para que un país sea competitivo y productivo, los gobiernos deben promover mucho más activamente la movilidad del capital, permitiendo la entrada y salida de recursos entre países, entre conglomerados y entre sectores industriales. Japón es un ejemplo de cómo un país sin muchos recursos naturales, puede movilizar su capital y fuerza de trabajo para desarrollar competitividad a escala mundial.



Por otra parte, cuanto más viajo por países en desarrollo y de Europa Oriental, más descubro la importancia de la estabilidad de las economías.



Los inversionistas siempre tienen la posibilidad y la capacidad de posponer sus inversiones, creando un peligroso círculo vicioso que provoca inestabilidad en la economía y paraliza las inversiones. Siempre que hay incertidumbre, los inversionistas se detienen para ver qué ocurre ("wait and see"). Y esperar tiene un enorme valor. Pero por esperar se pierden oportunidades.



Venezuela es un ejemplo de cómo la inestabilidad en los últimos años originó la disminución en la inversión. Y Brasil y Argentina dos excelentes ejemplos de cómo la estabilidad reciente causó una gran oleada de inversiones. La conexión entre inversión y estabilidad ­que es fascinante­ es enorme y de allí la importancia que le atribuyo a la estabilidad para el despegue (take-off) de estas economías.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?