Dólares, euros o pesos

| 5/2/2003 12:00:00 AM

Dólares, euros o pesos

Para diversificar el riesgo país, invertir en monedas duras es una buena alternativa.

En un momento de fuerte turbulencia cambiaria internacional, en estos días el peso está en una fase de revaluación, pues su valor ha pasado de $2.958/US$ a $2.911/US$ en abril. Esto puede parecer extraño, pues venimos de un período de varios meses de volatilidad cambiaria. Este comportamiento lo explican varias razones. En primer lugar, el anuncio del Banco de la República sobre la realización de subastas de divisas hasta por US$1.000 millones con el fin de evitar que el precio del dólar suba por razones especulativas, le puso un freno a la compra de dólares. Segundo, el gobierno anunció que había conseguido nuevos recursos de crédito del BID, que monetizaría en los próximos meses. Esto también bajó la presión. En tercer lugar, el incremento en el diferencial entre el dólar de la calle y la tasa representativa del mercado ha llevado al arbitraje entre los dos mercados produciendo un efecto bajista sobre la tasa de cambio.

A la postre, la revaluación del peso podría ser una breve desviación frente a la tendencia de más largo plazo. Mirando hacia atrás, los últimos 12 meses estuvieron caracterizados por grandes movimientos en el euro, el dólar y el peso. El dólar se devaluó más de 20% frente al euro en estos meses. Después de un año de estancamiento, e incluso de revaluación real del peso (entre marzo de 2001 y junio de 2002), este inició un período de devaluación acelerada que lo llevó a depreciarse 30% en los siguientes 12 meses. A partir de abril de este año, esta tendencia se detuvo y el valor del peso frente al dólar se devolvió, llevando a una revaluación en este último período.

Mirando hacia adelante, subsisten grandes fuentes de incertidumbre. En el ámbito internacional, el dólar podría seguir perdiendo terreno si Estados Unidos no corrige las dificultades estructurales de su economía, como los crecientes déficits de cuenta corriente y fiscal y la baja utilización de la capacidad instalada.

El euro, por su parte, que está actualmente en su valor más alto desde que se creó, podría debilitarse por cuenta de los problemas fiscales de los países de la Unión Europea y la incapacidad de sus dirigentes para solucionarlos. El valor del euro frente al dólar, por tanto, podría mantenerse en un nivel parecido al actual, con movimientos hacia arriba o hacia abajo dependiendo de las señales económicas en cada región.

En Colombia, la tendencia devaluacionista puede volver. No se ve con claridad cuáles podrían ser las fuentes de divisas para atender los requerimientos de final de año y mucho menos los del año entrante. Las exportaciones a Venezuela están paralizadas y en el mejor de los casos apenas llegarán a US$500 millones, menos de la mitad de las registradas en 2002. Los precios del petróleo, una fuente importante de recursos para el gobierno, volvieron a los niveles preconflicto con Iraq, que son incluso inferiores a los utilizados por el gobierno Uribe en sus proyecciones. La financiación del gobierno para el año entrante tampoco está asegurada, pues depende de lo que finalmente se haga en materia fiscal este año. Los mercados externos y las entidades multilaterales le creyeron al referendo y están a la espera de su aprobación para darle vía libre al crédito para Colombia.

Así, aunque la devaluación del peso fuera baja este año, cercana a la inflación, tanto el euro como el dólar son una buena opción para un inversionista colombiano, pues le permiten diversificar el riesgo país. Adicionalmente, aunque en el corto plazo su rentabilidad en dólares no sea muy alta, al menos puede ser superior a la que el inversionista recibiría al colocar su dinero en un CDT en Colombia. A más largo plazo, siempre es aconsejable tener inversiones en monedas más duras que el peso, sobre todo ante la incertidumbre que hay en nuestro país frente a la sostenibilidad de la deuda externa y su posible impacto sobre la tasa de cambio.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.