| 11/1/1995 12:00:00 AM

Doble propósito

Federación Colombiana de Ganaderos

El desempeño de la actividad ganadera colombiana durante 1995 se puede calificar como satisfactorio, tanto por los niveles reales de logros, como porque éstos se han obtenido a pesar del sinnúmero de debilidades estructurales y de amenazas que enfrenta el sector para su desarrollo.

En efecto, el renglón lechero ha presentado un crecimiento sostenido del 5%, gracias a los avances en productividad a través del mejoramiento genético de razas lecheras y la tendencia cada vez mayor hacia la ganadería de doble propósito. Además los largos períodos invernales durante el año han favorecido la lechería, aunque esta situación debe contrastarse con las enormes dificultades para colocar la sobreoferta lechera, sin detrimento en los precios al productor.

El renglón cárnico, por su parte, presentará un crecimiento en la oferta, representada por el sacrificio, también cercana al 5% para el año completo. Sin embargo, este comportamiento obedece, más que a un aumento de la productividad, a la fase de liquidación en que se encuentra el ciclo ganadero, caracterizada por un in-cremento en el sacrificio, acompañado de una tendencia a la baja en los precios al productor.

Este escenario, confrontado con la tendencia creciente de los costos de producción, a ritmos similares o por encima de la inflación, produce el efecto neto de una disminución real de la rentabilidad ganadera. Ello sin contar con los costos ocultos derivados de la alarmante situación de inseguridad en los campos colombianos.

Para el gremio ganadero resulta claro que sus posibilidades y sus retos están soportados en la solución del que no dudamos en calificar como el principal problema de la actividad: la inseguridad, con sus costos incorporados por cuenta del secuestro, el abigeato y la extorsión permanente, además de las pérdidas que genera la ausencia forzada de los ganaderos frente a sus unidades productivas.

Sin embargo, descontando el problema de inseguridad, cuya solución corresponde al Estado, la prioridad para 1996 será la intensificación de esfuerzos y recursos hacia la campaña nacional para erradicación de la fiebre aftosa, buscando superar en el corto plazo esta barrera para la colocación de nuestros productos en el mercado internacional.

Continuaremos trabajando, con una visión de mediano y largo plazo, en el frente de la comercialización de carne y leche, marcada esta última por enormes carencias de infraestructura de procesamiento y pulverización, que hacen crítico el actual panorama de sobreoferta. En el renglón cómico es necesaria una verdadera revolución tecnológica, que requiere inversiones de largo plazo con el concurso decidido del Estado, orientadas a transformar el sistema actual de sacrificio y transpone, para adecuarlo a las necesidades de la demanda interna y, sobre todo, proyectarlo hacia los mercados internacionales.

Para superar las dificultades y afrontar los retos de la ganadería colombiana, será necesario el apoyo decidido del Estado, no sólo en los programas específicos de fomento ganadero, sino en la dotación de infraestructura física y social en el campo colombiano, la cual presenta aberrantes niveles de atraso, que configuran la principal limitante para el desarrollo del sector agropecuario en su conjunto.

Los ganaderos continuaremos realizando el aporte entusiasta de nuestros propios recursos, a través de la herramienta valiosa del Fondo Nacional del Ganado, alimentado por los recursos de la Cuota de Fomento Ganadero y Lechero, creada por la Ley 89 de 1993. En escasos dieciocho meses hemos mostrado logros significativos en todos los frentes de la problemática ganadera, lo cual permite asumir con optimismo los retos del porvenir, para un sector que continúa siendo estratégico para la economía nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?