| 12/17/1999 12:00:00 AM

Diez años de privatizaciones

El impulso a la privatización se dio en parte como resultado de la necesidad del Estado de liberar recursos para orientarlos a nuevas prioridades como la inversión social, la seguridad y la justicia. Esto se llevó a cabo bajo dos modalidades diferentes: la venta de activos del Estado y la creación de nuevos espacios para la inversión privada. En la primera modalidad se avanzó con menos dinamismo, con mayor éxito en sectores como el financiero y el energético. Esta década está marcada por el énfasis en la privatización de entidades financieras como el Banco de Colombia, vendido en 1994 por US$350 millones a la familia Gilinski, que se quedó con el 86% del banco. En términos de infraestructura hay que destacar las privatizaciones de las hidroeléctricas de Betania (US $400 millones) y Chivor ( US $664 millones) realizadas en 1996 y las concesiones de carreteras.

A pesar del esfuerzo de privatización que se vivió con mayor auge durante los gobiernos de César Gaviria y Ernesto Samper, todavía hay empresas a la espera de la privatización, como la ETB e ISA.

Lo más interesante fue que se logró abrir espacios para la participación privada. Ocurrió lo impensable: competir frente a frente con las grandes empresas del Estado. Esto ocurrió en una gran variedad de sectores, desde la televisión y las concesiones de carreteras, hasta los acueductos de ciudades intermedias, y llevó a grandes beneficios para los ciudadanos que obtuvieron mejor servicio, mayor calidad, cobertura y eficiencia. Las privatizaciones, además de fomentar la productividad, disminuir tarifas Y fomentar inversiones en infraestructura, han iniciado un cambio de mentalidad en las empresas: o se es creativo, eficiente y se hace énfasis en la gestión, o se sale del mercado.

Servicios públicos

La Ley 142 de 1994 fomenta una cultura de eficiencia administrativa dirigida a un aumento en los índices de cobertura y calidad de los servicios públicos. Con esta ley se hizo posible que los privados accedieran a la prestación de servicios públicos que por mucho tiempo fueron monopolio del Estado. Este fue, sin duda, uno de los pasos más importantes en favor de la privatización y la competencia. Se conformaron empresas industriales y comerciales, bajo la forma de sociedades por acciones. Con un principio: la libertad de entrada. Junto con esta ley, se crean las Comisiones de Regulación y la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.

1997

RCN y Caracol, ganadores de la licitación de dos canales privados de televisión, inician una feroz competencia por publicidad y raiting.

1997

El gobierno Samper declara la Emergencia Económica.

La entrada de productores privados a los servicios públicos ha traído grandes beneficios a los consumidores.

Nuevos participantes en salud

Con la reforma a la seguridad social, el sector privado se involucró en la prestación de servicios desalad par, intermedio de las Entidades Promotoras de Salad e Instituciones Prestadoras de Servidos de Salud, para asegurar el acceso a población con altos niveles televisión de calidad y cobertura. Se abrió el mercado de los fondos de pensiones y cesantías, que al final de la década empiezan a consolidarse y son importantes dinamizadores del mercado de capitales hacia el futuro, El 99 termina con nuevas fusiones como las de la AFP Colmena y Davivir con el Banco Santander Central Hispano y la de Cesantías Horizonte con BBV. A finales de la década, el sector salud tuvo su mayor impulso. el numero de afilados pasó de 5 millones en 1993 a unos 20 millones.

Puertos de verdad

En esta década se logró otro imposible: acabar con el monstruo de Colpuertos. Para ello, se fomentó la competencia n la creación de sociedades portuarias en Barranquilla, Cartagena, Buenaventura y Santa Marta, que se encargan de la administración. y operación del puerto (carga, descarga y almacenamiento), por .. contrato de concesión a 20 años. Un puerto cama el de Cartagena, liderado por el capitán Alfonso Salas, pasó de movilizar 864.024 toneladas

en 1993 a 2.316.000 toneladas, en 1998. El costo por contenedor en este mismo puerto pasó de US $429 en el 93 a US $170 en 1998. Aunque la eficiencia no es la misma en todos los puertos, los de Barranquilla y Cartagena se destacan y son una herramienta clave para el exterior del país.

1997

El gigante sudafricana Glencor Billinton BVI compra el 46,6% del complejo niquelero Cerromatoso, por US$179 millones.

1997

Comienza una crisis del sudeste asiático con una fuga de capitales que afecta todos los demás mercados emergentes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?