| 9/16/2005 12:00:00 AM

De compras por Colombia

En los últimos dos años se han concretado grandes inversiones de multinacionales en los sectores cervecero, telecomunicaciones, tabacalero, tubería, lácteo, comercio y transporte aéreo, entre otros.

La 'chequera' con la que las multinacionales están adelantando sus planes de expansión en Latinoamérica, sobre todo a punta de adquisiciones, también ha estado 'girando' en Colombia. En los últimos tres años, han llegado al país pesos pesados en sectores como las telecomunicaciones, medios, transporte aéreo, lácteos, servicios inmobiliarios e industrias cervecera, petrolera y de hidrocarburos. Y algunas más están aterrizando. El año pasado, por ejemplo, se registró el índice más alto de inversión extranjera desde 1997: US$3.005 millones, y este año se espera superar el récord de los US$4.000 millones, lo que le permitirá al país alcanzar un crecimiento cercano al 4%.

De acuerdo con Proexport, las cifras del primer trimestre de 2005 indican un aumento de la inversión foránea del 33% con respecto al mismo período de 2004, al pasar de US$620 millones a US$822 millones. Para la entidad, este crecimiento responde a las estables condiciones macroeconómicas y a las nuevas oportunidades de inversión que ofrece el país. "Prueba de ello es el cierre del negocio más grande de la historia de Colombia, realizado entre Bavaria y SABMiller, de Sudáfrica, por cerca de US$7.800 millones, lo cual constituye una señal de confianza en Colombia por parte de uno de los grandes jugadores de la industria cervecera mundial", dijo Luis Guillermo Plata, presidente de Proexport. La cifra es superior a las exportaciones realizadas por el país a Estados Unidos el año pasado.

Esta movida se suma a otras igualmente recientes, como la entrada de Maverick Tube Corporation, uno de los principales productores de tubería de acero para uso industrial en Estados Unidos, que compró Tubos del Caribe S.A. y Colmena S.A., en una transacción que ascendió a US$186 millones. También está la compra del 76% de la acciones de Coltabaco por parte de la estadounidense Philip Morris, en US$300 millones; y el control que asumió Telefónica Móviles, de España, de la operación de BellSouth (hoy MoviStar) en Latinoamérica, y que costó más de US$5.000 millones. En Colombia, la multinacional anunció inversiones por US$300 millones este año.

Telefónica Móviles maneja el negocio de la telefonía móvil del grupo español Telefónica en todo el mundo. Tiene unos 86 millones de clientes en 15 países, de tres continentes. En el segundo trimestre de 2005, totalizó ingresos por 4.084 millones de euros, con un beneficio neto de 495,7 millones de euros.

Otro factor que también puede prolongar este boom, según Plata, es que a las ventajas competitivas que tiene Colombia se sumó una más: la Ley 963 de 2005, creada para garantizar la estabilidad jurídica de las inversiones nacionales y extranjeras en Colombia. "Esta prevé que mediante un contrato con el Estado, el inversionista pueda asegurar que las normas que son determinantes para su inversión (incluyendo impuestos de renta y al patrimonio) no le serán cambiadas por un período que oscila entre 3 y 20 años, dependiendo de lo pactado con el gobierno".

Para Andrés Felipe Ospina, de la Escuela de Negocios Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda, la llegada de estas multinacionales conlleva un mayor desarrollo tecnológico por el ingreso de capitales abundantes, lo que permite explotar recursos de una manera eficiente. "La venta de empresas colombianas genera un incremento en el PIB, como se demostró en 2004. La relación entre la inversión extranjera y este indicador fue proporcional, y a futuro generará un mayor ingreso, lo que a su vez se traducirá en una mayor producción interna", sostiene.



Más jugadores

En el sector del transporte aéreo de pasajeros, se produjo uno de los revolcones más fuertes a causa de la inversión extranjera. La noticia más importante fue que la multinacional brasileña Synergy se hizo al control de Avianca en marzo del año pasado, al adquirir el 75% de la compañía, con una inversión de US$76 millones. Synergy tiene exploración de petróleo en Colombia, Brasil y Ecuador, y es el dueño y operador de la línea aérea Ocean Air que atiende 30 ciudades en Brasil. También tiene negocios como extracción de gas en Estados Unidos, construcción naval, infraestructura de telefonía, centrales de energía hidroeléctrica y una compañía de exploración marina de hidrocarburos que se extiende por nueve países con más de 5.000 empleados.

Otro jugador que contribuyó a la reacomodación del sector fue Copa Airlines. Luego de realizar negociaciones casi de manera secreta en Estados Unidos con los socios mayoritarios de AeroRepública (AIF, británico, y Aeron, estadounidense), la aerolínea panameña se quedó este año con la colombiana. La flota de Copa Airlines está compuesta por 22 aviones de pasajeros Boeing 737-700 y 737-800, sirviendo 32 destinos en 20 países y es considerada como una de las más modernas del continente. Para Alfonso Ávila, presidente de AreroRepública, los mayores beneficiados con la llegada de estos operadores internacionales van a ser los usuarios colombianos, en la medida en que podrán encontrar en el mercado nuevas opciones para comparar precios, servicios y hacer conexiones más eficientes a otros destinos como Centroamérica y el Caribe. "Esta agilidad dinamiza los negocios y el tráfico", sostiene el directivo.

Pero eso no fue todo. Al país empezaron a entrar las denominadas aerolíneas de bajo costo, en busca del mercado étnico entre Colombia y España, donde viven unos 350.000 colombianos. Air Madrid llegó en junio del año pasado y Air Plus aterrizó en mayo del presente. Ambas apuntaron a tarifas hasta US$300 por debajo de las tradicionales que venían ofreciendo Avianca e Iberia, que por décadas se repartieron este mercado casi por mitades. La llegada de los nuevos competidores hizo que estas últimas también bajaran sus tarifas para ser igual de competitivas.



Otras movidas

En el sector de los lácteos sorprendió la llegada al país, en diciembre del año pasado, del grupo peruano Gloria que compró Algarra. Esta organización es líder del mercado de lácteos en Perú, Puerto Rico y Bolivia. Sus empresas tienen inversiones en otros sectores como el cementero, farmacéutico, de envases de cartón, transporte y depósito aduanero. Por eso, se especula que Gloria realizará más inversiones en Colombia, donde a su vez también buscará consolidarse como grupo. Sin embargo, José Luis Terzi, representante de la compañía en Colombia, sostuvo que por ahora Gloria sumará a Algarra toda su experiencia en el lanzamiento constante de nuevos productos y la explotación del canal de distribución.

"Una de las claves del éxito de este grupo es la capacidad de integrar sus negocios con el fin de defenderse de competidores locales e internacionales", afirma. Así, por ejemplo, en Perú cuenta con varias empresas que son proveedoras para su core business de lácteos (latas, leches, cajas, transportadoras, logística). "Esto nos permite ser sustancialmente competitivos en costos, y esas sinergias indudablemente serán de gran beneficio para Algarra", sostiene.

Por los lados del comercio, está por llegar al país una multinacional chilena que sin duda le inyectará más acción al ya competido mercado de las grandes superficies. Se trata de Falabella, que tiene 46 tiendas en su país, Perú y Argentina, además de supermercados, bancos, su propia tarjeta de crédito y firma inmobiliaria. Ingresará a Colombia con su formato de 12.000 m2.

El año entrante abriría la primera tienda en Bogotá. La meta es inaugurar 7 almacenes en los próximos 4 años, 5 de los cuales estarán en la capital del país y los otros dos probablemente en Cali y Medellín. Para Fenalco, el ingreso de Falabella comprueba la madurez a la que está llegando el mercado colombiano, a la vez que se convierte en una muestra más de confianza en el país. Esta organización está controlada en un 88% por las influyentes familias chilenas Solari Falabella y Del Río. Esta última entró a formar parte de la sociedad tras la fusión con Sodimac S.A., socia en Colombia de Corona con los formatos HomeCenter.

Pero no todo es color de rosa. En el horizonte se ven negros nubarrones que pueden ensombrecer las futuras inversiones en Colombia. Uno de ellos se relaciona con los impuestos, los cuales pueden asustar a los inversionistas extranjeros, como lo advirtió en días pasados el Banco Mundial. Alberto Chueca, representante del organismo multilateral, prendió las alarmas y sostuvo que Colombia es el segundo país latinoamericano por carga tributaria, lo que podría restarle competitividad internacional. Fue enfático al afirmar que en un mundo globalizado, una carga impositiva como la que tiene Colombia ahuyenta los capitales y por eso insiste en la propuesta formulada por el Banco Mundial, de atacar más duramente la evasión y extender las bases para el cobro de tributos como renta e IVA, al tiempo que se eliminan las persistentes exenciones para este tipo de impuestos.

Aún así, se siguen escuchando anuncios de nuevas inversiones. Hace pocos días, se supo que el grupo canadiense Kruger está interesado en adquirir el 12,04 % de las acciones en circulación de Papeles Nacionales, mediante una OPA. Por su parte, la mexicana Televisa adquirió por más de US$30 millones Editora Cinco. Entretanto, se especula que el Grupo Prisa, de España, dueño de Caracol Radio y socio de El Tiempo en el Grupo Latinoamericano de Publicidad (GLP), también buscará consolidarse en Colombia, por lo cual se esperan nuevas adquisiciones en medios como radio y prensa escrita.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?