| 1/16/2006 12:00:00 AM

De capa caída

Las expectativas de rentabilidad en el mercado de renta fija local están por debajo de los resultados del año pasado. Los bonos soberanos, corporativos y pensionales son buenas alternativas de inversión.

Las expectativas para este año no son optimistas para los títulos de renta fija, en comparación con 2005. El año pasado, las tasas de interés de los títulos de deuda del gobierno, TES, bajaron de 12,75% a 8,77%, su mínimo histórico. Esto ayudó a elevar la rentabilidad en el mercado secundario, donde las reducciones de tasa generan ganancias (porque los precios de un papel de renta fija en el secundario suben cuando bajan las tasas de interés). Así, en 2005 se obtuvieron rentabilidades de 36,5%, de acuerdo con Felipe Gómez, gerente de investigaciones económicas de Porvenir.

Este resultado estuvo sostenido por una política monetaria expansionista, caracterizada por una elevada liquidez y tasas de interés a la baja, por buenos resultados económicos y fiscales y por un escenario electoral tranquilizado por la aprobación de la reelección presidencial, como lo explica Camila Pérez, gerente de investigaciones económicas de Suvalor.

Para 2006, las previsiones son menos favorables. Para conseguir rendimientos de 36%, se requeriría que la tasa de interés de los TES que vencen en 2014 cayera del 8,08% actual a 3,61%, algo imposible, en especial cuando las proyecciones de inflación no son menores de 4%, afirma Felipe Gómez. En el mejor escenario, se espera que las tasas de esos TES caigan a 7,2%, con lo que la rentabilidad sería de 12,8% anual.

Además, se espera que a partir del segundo trimestre el Banco de la República incremente gradualmente sus tasas de intervención en 1,5 puntos porcentuales para recoger liquidez del mercado, con el fin de defender las metas de inflación. Si esto sucede, los TES de vencimiento más corto se afectarían, porque aumentarían sus tasas.

En este entorno, convendría invertir en TES de largo plazo, pues en este caso el control de la inflación en ese horizonte -la meta es de 3% en 2009- ofrecería la posibilidad de obtener una mejor rentabilidad.

Para los TES de corto plazo, la opción sería esperar hasta el vencimiento del título, lo que generaría una rentabilidad alrededor del 7%, o invertir en bonos emitidos por el gobierno y denominados en dólares (yankees), que ofrecen una mayor rentabilidad.

Otros papeles Los Certificados de Depósito a Término (CDT), la inversión tradicional en renta fija, tuvieron una tasa de interés real el año pasado de 1,71% a 90 días. Para este año se proyecta una tasa entre 1,0% y 1,51% al mismo plazo. Estos papeles conservan su atractivo porque son inversiones con montos mínimos de $1'000.000 y garantizan una rentabilidad fija. Para quienes decidan invertir en CDT, sería mejor comprar títulos de corto plazo, para poder aprovechar una posible subida de las tasas de interés del Banco de la República en el segundo semestre.

Los bonos emitidos por los países (bonos soberanos) aparecen como alternativas interesantes para 2006. Los soberanos aumentaron sus precios el año pasado por encima de los corporativos de alto rendimiento. Esto se debe en gran parte a la mayor profundidad que ha ganado el mercado de soberanos, al buen panorama fiscal y económico de muchos emisores, y a los escándalos financieros de empresas como Enron y Parmalat, dice Daniel Niño, jefe de investigaciones económicas de Bancolombia. Dados los altos rendimientos de la deuda soberana emergente y las bajas tasas de interés en el exterior, bonos en países como Turquía y Corea pueden ser una alternativa de inversión. Así mismo, los bonos de Brasil emitidos en reales son una buena oportunidad, porque se espera que el dólar siga debilitándose y existe la posibilidad de una revaluación del real, que generaría una valorización de los instrumentos de Brasil.

Bonos indexados Para los inversionistas que quieren mantener los bonos hasta su vencimiento, una tasa de interés alta es conveniente. Para ellos, bonos corporativos como los de ISA y Bavaria son atractivos porque se han vuelto más líquidos, y la mayoría está indexada a la inflación, afirma Arnoldo Casas, jefe de riesgo de Promotora Bursátil. Los papeles corporativos de servicios públicos, en especial los del sector energético como ISA, Emgesa y Etesa a nueve años, ofrecen una rentabilidad del 8,10%.

Según Niño, las inversiones indexadas a la DTF serían atractivas por las expectativas de un aumento de este índice. Niño cree que al final del año la DTF podría ubicarse en 6,8%.

En el exterior, los bonos indexados a la Libor son una buena opción, porque se espera que esta tasa se incremente, afirma Arnoldo Casas. Por otra parte, los bonos pensionales que emite el ISS a 10 años han ganado popularidad, porque ofrecen una rentabilidad de 9,5%. Son papeles sencillos, indexados al IPC, que prometen flujos periódicos.

Algo parecido ocurre con los bonos del Incoder (Instituto Colombiano de Desarrollo Rural) a 5 años, que son escasos pero muy rentables. Varias personas pueden unirse para comprar uno de estos bonos y hacer viable la inversión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?