| 6/6/2008 12:00:00 AM

Cuero, calzado y marroquinería

El excelente desempeño del mercado venezolano permitió salvar un buen número de empresas en 2007, pero hay preocupación por la alta dependencia hacia ese mercado

Los principales acontecimientos que marcaron la cadena de cuero, calzado y marroquinería durante 2007 fueron la competencia desleal, fruto de las importaciones desde China a precios muy bajos, la informalidad laboral y fiscal y las empresas que siguen sin invertir en plantas procesadoras de aguas residuales para cumplir con las normas ambientales. Estos dos últimos aspectos hicieron que las empresas legales estuvieran en desventaja, dados los menores márgenes que recibieron.

Con respecto a las importaciones, si bien hay un mayor esfuerzo por parte de la Dian en cuanto a la colocación de precios de referencia y a un mayor control en puertos para que los productos entren legalmente, según la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas, Acicam, aún persiste la práctica de importar calzado con precio inferior a US$1. Es así como, se observa un aumento de 21,5% en las importaciones que llegaron a US$290 millones en 2007.
 
De acuerdo con la Cámara Sectorial del Cuero de la Andi, de estas, el 74% correspondió a calzado y 23,5% a marroquinería. A lo anterior se suma la entrada de productos terminados con superficie exterior de plástico o textil, materiales más económicos que compiten con los artículos colombianos fabricados en cuero. La Andi dice que estos dos sucesos lograron que a los locales se les disminuyera el mercado nacional de 45%, a menos de 30% en los últimos tres años.

No obstante lo anterior, en opinión de Acicam, el excelente desempeño del mercado venezolano permitió salvar un buen número de empresas en 2007. Venezuela se convirtió en el principal destino de las exportaciones de la cadena, salvo en los artículos de marroquinería que se dirigen principalmente a Estados Unidos. Según la Andi, en 2007 las exportaciones de la cadena ascendieron a US$492,8 millones con un aumento de 104,8% respecto a 2006. De estas, el 47,7% correspondieron a cuero, 32,7% a calzado y 15.4% a marroquinería. A Venezuela se dirigió el 44% del cuero exportado, el 33% de la marroquinería y el 80% del calzado, con crecimientos de más de 300% en cada uno de estos eslabones, entre 2006 y 2007.

Para la Andi, el sector presenta oportunidades de vender cuero a grandes fabricantes de productos terminados, como China. Prueba de ello es que en el último año las exportaciones de cuero hacia ese país se incrementaron en 174%. Por otra parte, dada la tendencia mundial de remplazar cuero por textiles y materiales sintéticos para la fabricación de calzado y marroquinería, el cuero ha encontrado cabida en la fabricación de otro tipo de productos con gran demanda mundial como muebles y tapicería automotriz. Por el lado de las manufacturas de cuero, la Andi dice que en busca de una mayor competitividad y diversificación, el sector también ha encontrado oportunidades en otros segmentos de alto valor agregado, como juguetes caninos, que representan el 21% de las exportaciones y se dirigen primordialmente a Estados Unidos.

Hacia el futuro, hay preocupación por la alta dependencia con Venezuela, ya que para calzado y marroquinería, ese país comenzó a exigir este año un certificado de no producción o producción insuficiente, el cual es muy difícil de conseguir, por lo que se cree que las exportaciones de estos productos a ese destino se irán a pique.

Para el caso de la competencia china, la Andi asegura que no hay que pensar en competir con ellos vía precio sino vía diseño, confort y ergonomía, aspectos en los que las empresas ya vienen trabajando. Entre las empresas más destacadas a este respecto están Cueros Vélez, Bosi, Uniroca, Imacal y D'vinni.
 
También, para ser más productivas, las diferentes empresas vienen haciendo esfuerzos financieros importantes en la compra de tecnología para la automatización de procesos productivos, en la incorporación de equipos periféricos a los procesos que agregan valor y eficiencia y en la capacitación del personal de producción.
 
Según cálculos de Acicam, un grupo aproximado de 20 empresas programó inversiones por cerca de $4.000 millones durante 2007. Para 2008, dice Acicam que, a pesar de que las empresas han aplazado los proyectos de inversión por las pérdidas vía la competencia desleal y la revaluación, un sondeo a 32 empresas reporta que el 34% planea proyectos de inversión por $ 1.250 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?