| 6/8/2006 12:00:00 AM

Cuero, calzado y marroquinería

Las empresas colombianas deben enfocarse en diseño, calidad y en nichos muy específicos de mercado; de lo contrario, no podrán competir en el mundo, ni defenderse de los graves problemas de informalidad y contrabando que este sector enfrenta.

El sector de cuero, calzado y marroquinería se vio muy afectado el año pasado. En ventas, el sector de calzado registró una caída de 7,7%. Las importaciones legales e ilegales de calzado procedentes de China y Panamá desplazaron la producción colombiana del mercado interno por sus precios bajos. El crecimiento de las exportaciones de 40,9% evitó que el subsector tuviera una caída más aguda. Por su parte, el sector de marroquinería registró un crecimiento de 8,3% y en exportaciones un aumento de 12% con respecto a 2004, cifras que no son tan buenas como las de años anteriores.

En el contexto internacional, tres países compiten directamente contra Colombia. China, que cuenta con una infraestructura de compañías proveedoras de todo tipo de componentes y materiales y una mano de obra especializada y barata. Además, los chinos no solo producen cuero y calzado en grandes volúmenes y a precios bajos, sino productos sofisticados con buen diseño y alta calidad. Hoy contratan con diseñadores europeos que optaron por trasladar su manufactura a China. Este país de Asia produce casi el 60% del calzado del mundo y tiene el 95% de las importaciones de calzado de Estados Unidos. En Latinoamérica, Brasil tiene como ventaja una gran oferta local de cuero por su sector ganadero de mayor envergadura y México es importante por su cercanía a Estados Unidos para responder a grandes pedidos de calzado y productos de marroquinería.

Para 2006, los empresarios colombianos confían en mantener buenas relaciones comerciales con Venezuela, un mercado en el cual el año pasado las exportaciones crecieron casi 55% con respecto a 2004, aunque siempre existe la incertidumbre sobre desarrollos políticos que cambien las condiciones de acceso. Los empresarios tienen claro que los países vecinos conforman por ahora un mercado insustituible. Venezuela, Ecuador y Perú son los destinos principales de las ventas nacionales en el exterior. Allí venden US$32 millones de los US$62 millones que exporta Colombia al año. Entretanto, tratan de desarrollar los mercados de Centroamérica, en donde se venden US$3,6 millones.

"Para sobrevivir en los mercados internacionales, sobre todo si se aprueba el TLC los empresarios colombianos deben asociarse, trabajar para nichos de mercado y enfocar sus productos en diseño y calidad", dice Luis Gustavo Flórez, presidente del gremio de calzado y manufacturas de cuero, Acicam. Pero, además, deben mejorar su capacidad de comercialización su estrategia de ventas y más adelante, tal vez, buscar alianzas con empresas internacionales, una tarea que no es fácil porque en este sector hay 5.445 empresas, de las cuales el 98% corresponde a pyme.

Mientras logran fortalecer su capacidad competitiva, pretenden crear instrumentos para neutralizar específicamente el efecto del contrabando y de las importaciones chinas en el mercado local. Los empresarios se quejan y muestran las cifras de incautaciones de mercancía de contrabando. En Cali, la ciudad donde hay más irregularidades, se decomisaron 80.000 pares de zapatos que provenían de China y Panamá. En solo 30 días se hicieron siete aprehensiones más por $2.600 millones en productos de cuero.

"Además de estos problemas, el sector enfrenta el fenómeno del narcolavado que agrava aún más la situación nacional", afirma Flórez. Las empresas del sector están proponiendo la implantación de una serie de medidas administrativas para mantener su competitividad doméstica. Proponen fijar precios indicativos mínimos de procedencia para las importaciones de Panamá y China, mayores controles para evitar la subfacturación en La Guajira, la obligación de nacionalizar mercancías en los puertos, la restricción de entrada de los productos provenientes de China y Panamá para que solo entren por Barranquilla y Bogotá y con eso evitar el contrabando técnico, y la petición de salvaguardia temporal a las importaciones de artículos de cuero provenientes de China. Las medidas están en discusión con las autoridades.

Por ahora, los empresarios colombianos tienen algunos programas para mejorar su competitividad y aumentar su participación en los mercados nacionales e internacionales. Este año, Acicam, afiliados del gremio (Manisol, Imacal, Baena-Mora, Calzate, Cueros Vélez, Cassani, Galileo, Esmeralda Leather, Barbaela, Smith Shoes, entre otras) y el Centro Tecnológico para las Industrias de Calzado, Cuero y Afines, Ceinnova, adelantan el programa sectorial de competitividad e innovación, con el objetivo de que las empresas mejoren y optimicen áreas vitales como la gerencia, el diseño, la producción y el mercadeo. Con las cámaras de comercio de Bogotá, Medellín, Cúcuta y Bucaramanga y el Sena tienen programas para mejorar los diseños de la producción nacional. Además, una alianza con Proexport les permitirá llegar a ferias internacionales con productos novedosos, de mayor calidad con una marca única, totalmente colombiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?