| 9/28/1998 12:00:00 AM

Costa Atlántica

Costa Atlántica

La Costa Atlántica es una economía en ebullición. Aunque la actual desaceleración la ha golpeado fuertemente, a causa de la caída del turismo, el cambio se siente en el aire. Nuevos planes de desarrollo turístico abren la posibilidad de que el sector dé un salto cualitativo. Los proyectos avanzan a pesar de las dificultades y la Costa va identificando su destino como la plataforma exportadora por excelencia de Colombia. Aquí se ha visto que el cambio es posible y puede ocurrir rápido. Para no ir más lejos: los puertos cambiaron, hace pocos años eran trincheras por excelencia de la corrupción y el desmanejo.



Una segunda oleada de cambio está a punto de ocurrir. La apertura al capital privado en las empresas de energía eléctrica limpiará a este sector e inyectará una nueva oleada de vitalidad a la región. Si a esto se suma la consolidación del cambio en el sector turístico, el actual momento de crisis podría ser la antesala del despegue decisivo de la región.



Fortalezas



Cuenta con los elementos necesarios para desarrollar una plataforma exportadora de primer orden, alrededor de unos puertos renovados y un sistema de transporte moderno hacia y desde el interior del país.

Las playas y los atractivos de la región ofrecen condiciones ideales para un extenso desarrollo del turismo. La infraestructura turística ya es apreciable.

Las condiciones de seguridad son superiores a las del promedio del país.

Las ciudades de la Costa han sido líderes en procesos de privatización, con empresas como la Triple A en Barranquilla y Aguas de Cartagena.



Debilidades



Falta trabajo coordinado entre gobierno y empresarios. No hay unión regional para el desarrollo, pues se da una fuerte competencia entre los distintos departamentos por las mismas inversiones.

Gasto público alto y poco eficiente. Alta influencia de criterios políticos en la toma de decisiones, en detrimento de los técnicos. Elevada incidencia de la corrupción.

La infraestructura vial es insuficiente para el desarrollo de nuevos centros turísticos en la región y en especial para la Guajira.

Escasa mano de obra calificada. El analfabetismo llega al 16%. El 84% de los colegios públicos están clasificados como de bajo rendimiento por el Icfes.

Servicios de salud deficientes. La cobertura del régimen subsidiado es tan sólo del 38% en los estratos bajos.

El servicio de energía es de baja calidad. La privatización de Corelca tendrá un alto impacto al mejorar esta situación.

El 53% de la población es afectada por la pobreza.

Infraestructura



Chambacú es el proyecto empresarial, financiero, comercial y de vivienda más importante de la Costa Atlántica. Se desarrollará en 27 hectáreas cerca al centro histórico de Cartagena. De otro lado, hay tres grandes proyectos viales para desarrollar en los próximos años: El Burro-Santa Marta, malla vial Córdoba-Sucre y malla vial Atlántico-Bolívar-Sucre. El costo estimado es de $1.200 billones.



Oportunidades



Agroindustria




Hay un potencial cercano a las 24.000 hectáreas para cultivo de camarón, una industria que exporta US$45 millones al año y que deja una ganancia de US$20.000 por hectárea al año. Los departamentos claves son Bolívar, Córdoba y Sucre. Se están haciendo grandes desarrollos de palma africana. Hay también un gran potencial en el desarrollo de cítricos, si bien estos productos requieren modernos sistemas de riego.



Turismo



El sector turístico ha entendido que debe reducir la distancia que lo separa de los destinos de más alto desempeño en el Caribe. Muchos hoteles de primera línea han emprendido obras de remodelación, como el Irotama, Las Américas, el Hilton y Santa Teresa. Pero esto es sólo el comienzo. Hay importantes posibilidades de desarrollo de turismo de playa en el departamento del Magdalena, ecoturismo en la Sierra Nevada y buenas oportunidades en la Guajira en Puerto Bolívar, las salinas de Manuare, Portete y el Cabo de la Vela.



Puertos



El desarrollo de los puertos es el eje del potencial de desarrollo de la Costa. Cartagena es el más moderno, con mayor capacidad y fletes baratos. Santa Marta cuenta con condiciones climáticas ideales para almacenar granos y vehículos, minimizando el deterioro de la mercancía. Barranquilla tiene la ventaja del puerto fluvial sobre el Magdalena y el acceso directo a la red férrea nacional.



Telecomunicaciones



El telepuerto de Barranquilla será la zona franca de las comunicaciones en el país. Allí funcionará el nódulo de comunicaciones, aprovechando el cable óptico interoceánico que une a América del Sur, Miami y Europa. Esta infraestructura permitirá desarrollar múltiples empresas de telecomunicaciones.



Energía e industria pesada



La Costa se ha convertido en la fuente de gas para el país. Pronto este combustible se popularizará para automóviles. En petroquímica está el proyecto de US$2.000 millones para una planta de oleofinas, etileno, propileno y derivados.



En Atlántico se destaca un proyecto de producción de carbón coque, materia prima para la siderurgia, que facilitaría el desplazamiento de plantas en esta industria hacia la región para aprovechar las ventajas de transporte.



Se esperaba que uno de los mayores favorecidos con el paso del proteccionismo a la apertura sería la Costa Atlántica, pues la producción se ubicaría más lejos del centro y más cerca de los puertos. Eso no ocurrió, porque la apertura con revaluación se tradujo en mayores importaciones con poco desarrollo de proyectos de exportación.



Lo cierto es que los niveles de exportaciones alcanzados por los departamentos de la Costa tras la apertura son casi iguales a los precedentes. Entre tanto, el crecimiento del producto per cápita fue prácticamente nulo. Hoy los líderes de la región tienen conciencia sobre las razones que explican lo ocurrido. La verdad es que si bien la revaluación fue un factor importante, no fue el único. Había muchos servicios básicos que no estaban listos para el cambio. Los puertos han cambiado hoy, pero en el momento de la apertura eran una tarea por hacer. Y más allá de los puertos, faltaba una comunidad de negocios decidida a meterles el hombro a los grandes temas del desarrollo, los que sólo pueden salir adelante a punta de trabajo conjunto.



Si los líderes empresariales de la Costa les meten el hombro a los grandes temas, el paso a un modelo exportador verdadero podría darse en los próximos años. Con el cambio de las condiciones de la economía mundial, el país ha entendido que la salida no está por el lado del petróleo, sino del desarrollo de una base exportadora en productos de alto valor agregado. Es una segunda oportunidad para la Costa, y debería aprovecharla en toda su plenitud.



Protagonistas



Guido Nule Amín



Uno de sus líderes empresariales más destacados. Hasta hace poco dirigió la Fundación para el Desarrollo del Caribe, que ha elaborado detallados estudios sobre las posibilidades de desarrollo de la Costa. Ahora enfrenta el reto de cambiar la imagen del servicio de energía eléctrica en la región, como gerente de la privatizada Corelca.



Antonio Celia



Desde la gerencia de Promigás ha dirigido la construcción de una de las mejores redes de gas domiciliario del país. Su idea es llegar a todos los costeños con este servicio. Más de 600.000 familias de los estratos más bajos utilizan el gas hoy. Celia representa la nueva generación costeña, trabajadora y con su vista puesta en el mercado mundial.



Enrique Berrio



Es uno de los nuevos líderes costeños. Lleva varios años al frente de la Cámara de Comercio de Barranquilla desde donde ha trabajado en la promoción y desarrollo de la Costa Atlántica. Su interés por forjar un mejor futuro para los costeños lo ha llevado a promocionar proyectos de avanzada como el telepuerto de Barranquilla o el fortalecimiento de la agroindustria.



Alberto Araújo



El hotelero por excelencia. Este cartagenero fue el fundador del clásico Capilla del Mar y ha dedicado su vida a la promoción turística de la costa. Actualmente está al frente del Hotel las Américas. Su idea es ganar para Colombia una participación importante en la avalacha de turistas europeos que llegan al Caribe y atraer las principales convenciones del continente.



Fuad Char



Presidente del Grupo Olímpica, probablemente la empresa costeña de mayor reconocimiento en el país. Fundada como una pequeña botica en 1955, hoy vende más de $740.000 millones al año y se ubica entre las 20 empresas más grandes de Colombia. Olímpica es un símbolo costeño que genera cerca de 5.500 empleos directos en 11 ciudades del país.



Carlos Murgas



El actual ministro de Agricultura ha estado vinculado al sector agrario desde 1966, primero como algodonero y luego como uno de los principales cultivadores de palma africana, particularmente en el departamento del Cesar, donde está la segunda producción de palma del país. En sus manos está el fortaleciento agrario del país.



Agenda



El gran cambio de los puertos costeños debería tener mucha más promoción nacional e internacional.

No sobra ningún esfuerzo para lograr sensibilizar al gobierno para atraer más turistas a toda la región.

Los muelles para cruceros serán claves para competir con los puertos caribeños.

Hay un gran potencial en la reactivación de la agroindustria en la Costa.

Convertirse en un centro de telecomunicaciones está sobre la mesa.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.