| 9/10/1999 12:00:00 AM

Costa Atlántica

Si hay una región que pueda cumplir la meta del Gobierno de duplicar las exportaciones, ésa es la Costa Atlántica. El estrecho contacto entre universidad y empresa y las fuertes inversiones en la region están generando una base sólida para el desarrollo empresarial.

Oportunidades



* Está en marcha el proyecto de construcción de una siderúrgica integrada desde reducción directa hasta laminación en caliente, orientada a los mercados de Centroamérica y el Caribe. El proyecto, liderado por Acesco y la Compañía Valle do Rio Doce de Brasil, tendrá una producción de 5,4 millones de toneladas al año.



* Con una inversión que podría llegar a los US$1.000 millones, se pretende construir una planta de coquización que permita darles valor agregado a los recursos carboníferos del país. Involucra desarrollos mineros en Cundinamarca, Boyacá y Norte de Santander y la creación de empresas de transporte de carga terrestre y marítima.



La Costa Caribe está encontrando, al fin, su vocación. Poco a poco, los distintos requerimientos del desarrollo empresarial están siendo colocados en su sitio. Una serie de inversiones formidables, en sectores que van desde la energía hasta el turismo, están cambiándole el perfil a la región. Y la Universidad del Norte surge como un modelo eficaz de interacción entre la educación superior y la empresa privada, digno de imitar en el resto del país.



La gran inquietud es si la región avanza como un todo, o se trata de iniciativas que aún son aisladas. En Barranquilla y Cartagena se siente un fuerte dinamismo empresarial, pero eso no es necesariamente cierto en otras ciudades.



Se dice que la Costa no es una sola región, sino muchas. Eso puede ser cierto, pero también lo es que los habitantes de la Costa mantienen una identidad cultural muy fuerte. Si en algún lugar del país unas capitales pueden jalonar el desarrollo de sus vecinos, es en la región de la Costa.



El otro factor que lleva a creer en la capacidad de la Costa para realizar su potencial es el éxito alcanzado al limpiar la cosa pública en Barranquilla. Hoy la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo es el emblema del cambio en Barranquilla.



Gracias al impulso y supervisión del sector empresarial y a la voluntad política de la Alcaldía del cura Bernardo Hoyos, se logró poner fin a las ineficientes Empresas Públicas Municipales, y dar vida a un modelo empresarial que en poco tiempo solucionó el problema del agua potable en la ciudad.



Se pudo en Barranquilla, luego se puede en las demás ciudades de la región.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?