| 5/26/2006 12:00:00 AM

Consolidación y crecimiento

Los grupos estuvieron de compras y ahora es el momento de consolidar sus operaciones. El reto hoy es la internacionalización. Por si acaso, la chequera sigue abierta para aprovechar oportunidades de inversión.

Los grupos empresariales colombianos están en un momento histórico en su adaptación a las exigencias de la economía global. Están casando apuestas en un entorno de negocios cuyos grandes retos se originan en la globalización. Algunas de estas empresas hacen parte de lo que podría ser un nuevo paradigma de multinacionales latinoamericanas. Como dice Carlos Enrique Piedrahíta, de Nacional de Chocolates, "estamos construyendo un modelo autóctono y llevándolo a otros países".

Cada quien se adapta a las exigencias que impone su sector. Esto se ha reflejado en una oleada de compras y ventas. Los grupos han salido de empresas que no hacen parte de sus negocios estratégicos y han comprado otras en sectores en los cuales necesitan tener posiciones fuertes. El año pasado se llevó el récord de haber tenido las operaciones más grandes de compra y venta que han realizado las empresas colombianas.

El ejemplo extremo de esta tendencia es el caso del grupo Santo Domingo y SABMiller en 2005. La familia Santo Domingo le vendió Bavaria y abandonó el negocio central, gracias al cual fue un núcleo de influencia en Colombia durante décadas. ¿Cuáles serán ahora los intereses de los Santo Domingo en Colombia y cómo van a desarrollarlos? En entrevista exclusiva con Dinero, Alejandro Santo Domingo plantea las líneas centrales de la estrategia que seguirá la familia en el futuro.

Otros modelos de internacionalización se van consolidando, de acuerdo con las características de cada sector. En el negocio cementero mundial, la actividad se ha concentrado en un puñado de empresas. Por ello, la única posibilidad es desplegar una estrategia de diversificación geográfica, como lo hacen los grandes jugadores. Argos ha desarrollado una estrategia audaz al entrar de frente al mercado de Estados Unidos con la compra de tres concreteras. Su esperanza es avanzar rápidamente en penetración y diversificar tanto las fuentes de ingresos como los riesgos.

En alimentos, Nacional de Chocolates ha emprendido también una carrera por asegurar posiciones. Ha comprado un amplio número de empresas líderes, tanto en Colombia como en otros países latinoamericanos. La idea es tener un amplio portafolio de productos y aprovechar al mismo tiempo sinergias en temas como la distribución y el aprendizaje organizacional.

Otro modelo destacado de internacionalización es el de la Organización Corona, que ya tiene dos oficinas en China. Corona, además, entró a Estados Unidos al comprar el 34% de Mansfield, una productora de porcelana sanitaria, acrílicos y tinas, que tiene cerca del 8% de ese mercado. Corona ejemplifica la transformación. En 1990, las exportaciones eran el 10% de sus ingresos (sin contar HomeCenter), y hoy ya son el 50%.

Las empresas de medios buscan maximizar el alcance de sus contenidos y las sinergias entre los distintos productos. Los canales de televisión han invertido en Estados Unidos para asegurar la salida de sus contenidos hacia mercados de mayor tamaño.

Por otra parte, los bancos quieren fortalecerse ante la nueva oleada de competencia, y las muy probables adquisiciones, que vendrán en los próximos años. Se han preparado para ofrecer portafolios más amplios de servicios, cubriendo una gran diversidad de nichos de mercado, incluyendo (en un papel muy importante) a los segmentos de menores ingresos. Los resultados de esta nueva etapa de los grupos dependerán de lo que ocurra hacia el largo plazo. Si las economías de Colombia, Latinoamérica y Estados Unidos siguen creciendo sin mayores sobresaltos, estas empresas tendrán una oportunidad única para desarrollar su nueva visión de los negocios, volcada hacia los mercados internacionales. Ese cambio, si logra consolidarse, traería enormes beneficios para el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?