| 5/28/2010 12:00:00 AM

Comunicación gráfica

Durante 2009, la industria de la comunicación gráfica no tuvo los mejores resultados y tanto la producción como las ventas decrecieron 5% y 9%, respectivamente, frente a 2008.

Sin embargo, comparada con industrias similares en otros países, como Alemania, España y Japón, que disminuyeron sus ingresos en casi 20%, los resultados para las empresas nacionales les permitió mantenerse y diseñar las estrategias para las épocas de crecimiento.

María Reina, presidente de Andigraf, señala que, a pesar de esas caídas, el año anterior fue aprovechado por los empresarios para tomar decisiones estratégicas. "Fue un periodo de cambio, de adquisiciones, de inicio del programa de Transformación Productiva, lo cual nos mantuvo ocupados en la construcción de una visión de largo plazo y de un convencimiento de que la innovación debe ser una práctica común".

Las exportaciones, por el efecto de la contracción de Venezuela, decrecieron 15%, aunque la balanza comercial del país continuó positiva en el comercio de productos gráficos. La desaceleración de las exportaciones a los mercados de los dos mayores socios comerciales (Venezuela -24% y Estados Unidos -9%) fue suplida por mercados en los que hubo crecimientos destacados como Brasil (154%), España (136%), China (126%), Perú (8%) y Argentina (13%).

Esta diversificación también mostró buenos resultados en países como Nicaragua, Honduras, Uruguay y Cuba, donde las exportaciones colombianas no han sido tradicionales y en 2009 mostraron incrementos de 183%, 18%, 82% y 45%, respectivamente.

Dentro de los principales problemas de 2009 sobresalió la informalidad, pues Andigraf calcula que unas 4.000 de las 9.000 empresas que participan en la industria, compuesta por pulpa, papel, cartón e impresión, no están formalmente constituidas.

"La industria en Colombia se prepara para dar el gran salto, adquiriendo tecnología, aunque el proceso va lento porque todavía falta convencimiento y certeza de que existen las condiciones para ser de talla mundial", agrega Reina, quien considera que, superado este bloqueo de confianza, las metas proyectadas para 2032 se cumplirán antes de tiempo en un periodo cercano a los 12 años.

Sergio Rico, gerente de comunicación gráfica del Programa de Transformación Productiva del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, dice que otra falencia que tiene la industria es la escasa asociatividad en trabajos y proyectos comunes. "Existe un 35% de capacidad instalada sobrante y hay que aplicar una estrategia fuerte en este sentido", dice.

Para este año, la industria seguirá fortaleciendo su oferta en color, además de trabajar en alianzas en Tercerización de Procesos (BPO & O, por sus siglas en inglés) a nivel internacional y en la conformación de la marca país, Mariposa. La atención del mercado doméstico será clave, con una oferta basada en la innovación.

Óscar Morales, vicepresidente financiero de Carvajal, señala que 2009 fue importante por la compra de maquinaria y equipos hecha en las filiales Propal, Carpak y Cargraphics, en las cuales la inversión fue de $118.000 millones. "Este año empezó bien y el mercado mexicano se ha recuperado de manera excelente; seguiremos nuestro objetivo de hacer más rentable cada proceso de la organización", dice, y agrega que, en 2011, se volverá a incursionar en el mercado de valores porque "es una gran alternativa de apalancamiento".

Jorge Enrique Uribe, presidente de Cargraphics, apunta que, a pesar de que la recuperación va lenta, debe continuar. "La meta de este año es seguir con la conformación de la oferta de servicios empaquetados, sobre la que hay mucha expectativa en toda la industria y en donde tenemos experiencia gracias a los servicios que prestamos a Microsoft".

Por el lado de la industria papelera local, ésta sufrió las consecuencias de la crisis económica. Mientras la caída en ventas de productos afectó la elaboración de sus empaques, la crisis publicitaria de algunos medios de comunicación castigó a sus impresores.

Magdalena Uribe, directora de la cámara sectorial del papel, la pulpa y el cartón de la Andi, dice que los productos importados sufrieron más con la crisis, pues los consumidores optaron por utilizar papeles nacionales. "Obviamente, los productores colombianos tuvieron que ajustar sus precios, para ser competitivos en medio de las circunstancias económicas".

Ahora bien, muchos negocios afectados por la crisis no encontraron sustitutos locales para reducir sus costos: el papel periódico -el cual no se produce en Colombia- pasó de vender 95.000 toneladas durante 2008, a menos de 77.000 el año pasado, lo que mostró un retroceso equivalente al 19%.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?