| 1/16/2006 12:00:00 AM

Cómo invertir en 2006

Hay una buena gama de oportunidades para los inversionistas. Dinero recomienda un portafolio que diversifica el riesgo y aprovecha oportunidades para conseguir los mejores retornos.

El primer paso para tener una buena estrategia de inversión es siempre el mismo: establecer un plan en el que se definan con claridad los objetivos de ahorro e inversión. Tanto para las personas como para las empresas, definir el propósito de las inversiones es condición necesaria para identificar el tipo de instrumentos, los plazos y el nivel de riesgo apropiados.

Después vienen las metas. Estas tienen que ser precisas, cuantitativas y estar asociadas a plazos definidos para conseguirlas. Planear a largo plazo es importante. Las empresas colombianas con frecuencia carecen de modelos financieros que permitan visualizar el impacto de los planes de largo plazo. En cuanto a las finanzas personales, es vital hacer y revisar al menos una vez al año un programa de inversiones que cubra hasta cuando cumpla 80 ó 90 años. Esto sirve para ordenar las prioridades y ayuda a poner en blanco y negro el tema ineludible de cómo financiar los gastos del período en el que no se generan ingresos de trabajo. En períodos tan largos, el impacto de cambios pequeños en la rentabilidad de las inversiones es muy grande, de modo que es indispensable mantener la perspectiva de largo plazo para estar consciente de los cambios en la posición neta de valor de cada persona.

Luego, se deben considerar los instrumentos de inversión. Se deben seleccionar tasas, plazos, monedas y otras condiciones. Detrás de esas definiciones, se está escogiendo el nivel de riesgo que se quiere asumir.

Para escoger en qué tipo de activos se debe dejar el dinero, los expertos hacen unas recomendaciones básicas.

Diversifique. No deje todos sus ahorros en un tipo de activo, una sola entidad, una sola moneda y un solo país.

VIGILE LAS INVERSIONES. Nunca las deje solas. Revise periódicamente los presupuestos y el estado del portafolio, sobre todo para salirse de las más improductivas.

Verifique las cargas de impuestos y comisiones. La planeación tributaria es tan importante como la financiera.

Nunca apueste con dinero que necesita. Esto se aplica tanto a las empresas como a las personas. Limite las pérdidas y las ganancias. Es necesario identificar de antemano el nivel en el cual se debe vender un activo para limitar las pérdidas (stop loss) cuando bajan los precios; y también el nivel al cual se deberá salir para materializar las ganancias cuando los precios suben. Es un error dejar para después la definición de un criterio para manejar estas decisiones, pues resulta más difícil para el inversionista analizar las cosas con cabeza fría cuando llega a estas situaciones límite.

Establezca el nivel de riesgo. Todas las inversiones tienen algún grado de riesgo. Hay herramientas estadísticas sofisticadas para manejar el riesgo, pero el principio es sencillo. Se debe buscar una mezcla de activos que ofrezca relaciones diferentes entre riesgo y rendimiento, y se debe evitar que la pérdida en una inversión comprometa más que una fracción del patrimonio.

Observe el entorno. Las condiciones de los mercados cambian con rapidez. Por eso, debe vigilar siempre el entorno, para hacer cambios tácticos, reaccionando ante aquellas fluctuaciones que tienen un efecto importante para las inversiones.

Cuidado con el pasado. Las decisiones que tuvieron éxito en el pasado pueden no ser recomendables en el presente. Es importante mantener un criterio analítico y no permitir que una decisión de inversión se vea demasiado afectada por los éxitos o los fracasos del pasado.

El portafolio ideal Dinero recomienda un portafolio que tenga una composición de 50% en activos colombianos y 50% en activos extranjeros.

Entre los activos colombianos, se recomienda tener un 15% en ahorros líquidos a la vista, en cuentas de ahorros o fondos de fiducia. Las inversiones en acciones seleccionadas deberían acercarse al 10%. Aunque podría pensarse que estos papeles están costosos, Dinero encuentra que todavía hay espacio para que algunas acciones aumenten sus cotizaciones. Los títulos de renta fija perdieron el brillo de los años anteriores, por lo que solo se debería tener un 10% del portafolio en ese tipo de valores, debido a un criterio de diversificación y seguridad antes que a uno de rendimiento. Por su parte, la falta de opciones de inversión en el país hace que la finca raíz sea un refugio atractivo para los dineros que buscan alguna rentabilidad interesante; la finca raíz podría crecer en este año y el portafolio debería tener 15% en propiedades inmobiliarias o en títulos relacionados con la construcción.

Para los papeles extranjeros, es importante recordar que la expectativa apunta hacia una revaluación o una muy leve devaluación del peso contra el dólar. Por eso, son preferibles los instrumentos en monedas distintas de la estadounidense. Si invierte en dólares, es importante buscar rendimientos elevados.

En esta porción del portafolio en activos en el extranjero, la recomendación es invertir en acciones en todo el mundo, diversificadas por medio de fondos en proporciones similares entre Estados Unidos, Europa y Asia, hasta llegar a un 15% del total, incluso más en un portafolio más agresivo. Los bonos de países emergentes serán demandados por los fondos internacionales, que tratarán de conseguir mejores retornos que los que pueden obtener en Estados Unidos o los países desarrollados. Por eso, convendría tener un 5% en este tipo de papeles, en especial de Brasil o México.

El año será particularmente bueno para los productos metálicos básicos. Por eso, los fondos indexados atados al precio de estos productos deberían llevarse un 4% del portafolio.

En un portafolio más agresivo aumenta la participación en acciones colombianas y extranjeras y en estos fondos indexados; y se saldría parcialmente de otras opciones más convencionales, como bonos y finca raíz
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?