| 6/8/2006 12:00:00 AM

¿Cómo crece la pyme?

El balance de 2005 es positivo. La pyme crece en el mercado interno y sigue apostándoles a las exportaciones. Pero los promedios pueden engañar. Por eso, Dinero presenta un análisis por sectores.

Del total de las 5.000 empresas de Dinero, 3.988 se pueden catalogar como pequeñas o medianas empresas (pyme) por su volumen de ventas. Esta es la forma de clasificar con estándares internacionales. El criterio que se usa en Colombia —por número de empleados y valor de los activos—, es engañoso porque enfatiza elementos como los activos, que en la economía actual no son tan relevantes. Por ejemplo, una consultora que no necesita activos podría catalogarse como una pequeña empresa, aunque en realidad no lo sea.

Después de la crisis de finales de los 90, entre 2001 y 2005, los empresarios rediseñaron su estrategia de negocios. Durante ese tiempo, las ventas totales de la pyme en términos reales crecieron un modesto 3%. Con eso, aunque son el 80% de la lista de Dinero, las pyme tan solo representan el 14% de las ventas totales.

Pero los resultados no son homogéneos. Cuatro de los 10 sectores en los que se partió el análisis vendieron menos en 2005 que en 2001 (ver gráfico). La pyme dedicada al comercio —el segundo sector que más aporta a las ventas de este segmento— vendió 1% menos que en 2001. Lo mismo ocurrió con el sector de medios, que incluye cine, radio, periódicos y televisión. Las firmas de menor tamaño en hidrocarburos y servicios petroleros vieron caer sus ventas 7%. El más rezagado fue el sector de telecomunicaciones y tecnologías de la información, puesto que la caída alcanzó el 51%.

Pero el problema de las caídas de crecimiento no es, como algunos piensan, una especie de maldición sectorial: las empresas que no crecen siempre están en sectores que no crecen. Al contrario, los datos de los últimos cuatro años muestran que no hay ningún sector en el que a todas las compañías les haya ido mal. Por ejemplo, en el ya mencionado telecomunicaciones y tecnologías de la información, hay pyme cuyas ventas crecieron incluso por encima del 370% (ver gráfico), a pesar de que se trata de un renglón que demanda enormes inversiones, y donde es prácticamente imposible competir con las grandes compañías. Lo mismo ocurre en el de hidrocarburos y servicios petroleros. En el caso de los medios de comunicación, la distribución es más uniforme y sus grandes destacadas son firmas que crecieron un poco más del 100% en ventas. Por eso, una primera conclusión que emerge de estas cifras es que el crecimiento se consigue más por el manejo juicioso de las empresas, que por pertenecer a tal o cual sector. ¡No siempre es el sector, siempre es la empresa!

Tampoco se puede negar que si bien el sector no siempre es la causa de los males, sí puede ayudar. Por eso, el análisis sectorial y los promedios de crecimiento sectorial de ventas no dejan de dar muy buenas pistas sobre la salud general de la pyme.

No menos de 700 pyme conforman el sector del comercio en esta muestra. Y aunque presentaron una leve caída real en ventas, el grueso prácticamente se mantuvo igual. Se presentaron casos sorprendentes de crecimientos cercanos al 750%. Este es un sector que los empresarios pyme parecen conocer y manejar bien. Además, por ser tan amplio, tiene más herramientas disponibles para su desarrollo. Las cámaras de comercio, los gremios y las entidades financieras ofrecen ayudas para mejorar la competitividad de este tipo de firmas.

En los servicios, la industria y la construcción, la pyme colombiana está madurando y se perfila como una robusta ganadora. La industria representa un tercio de las ventas totales de la pyme. Además, una de cada cinco firmas de la muestra desarrolla esta actividad. En promedio, sus ventas crecieron 6% entre 2001 y 2005, pero más de 50 firmas vieron sus ventas crecer por encima del 100%. En servicios, las ventas aumentaron 11% desde 2001, pero el 7% de la muestra creció por encima del 300%. Por su parte, con 200 firmas, la construcción se comporta como un área altamente atractiva para la pyme, porque sus ventas reales crecieron en promedio 24%.

Transporte y pequeña minería superaron a los demás sectores. El primero mostró un envidiable incremento en ventas de 37%, y el segundo, 58%. Cabe señalar que la minería es la que menos aporta a las ventas totales del segmento pyme, seguida por transporte.

Servicios, construcción, industria y comercio son apuestas casi seguras para el emprendedor colombiano. Entre más comunes sean estas actividades en el segmento, más experiencia e información habrá disponibles para que se consoliden como ganadoras.

Ventas ganadoras

Pero además del crecimiento aritmético, cabe preguntarse cuál es la calidad del aumento de las ventas. Para resolver este interrogante, el gráfico de crecimiento es de gran utilidad (ver gráfico). En el eje vertical se encuentra el crecimiento de la utilidad operacional, comparando de nuevo a 2001 con 2005. En el eje horizontal se presenta el crecimiento en ventas en igual lapso. Cada punto representa una de las empresas que conforman los 10 sectores.

El patrón ideal de crecimiento estaría si todos los puntos están en el cuadrante superior derecho, puesto que ahí se ubican los sectores que crecen rentablemente. Esto se debe a que vieron aumentar tanto la utilidad operacional como las ventas durante el período. En ese 'cielo competitivo' están las pyme que participan en el turismo, productos cárnicos, restaurantes, vehículos y, por supuesto, construcción. La buena noticia es que ese es el cuadrante con la mayor porción de sectores (34%).

En el 'infierno', el cuadrante inferior izquierdo, se ubican los que se encogen, ya que decrecen en ventas y utilidades. Allí están el comercio minorista de alimentos, bebidas y tabaco, los licores, las droguerías, las confecciones, los productos e insumos agrícolas, y el cemento. Ahí se ubica más de la cuarta parte de la muestra (28%).

Los sectores que disminuyeron sus ventas pero no su utilidad operacional, el cuadrante superior izquierdo, son aquellos que atraviesan una etapa de reducción de costos. Esa es una estrategia normal de las épocas de recesión, que debe ser abandonada en las de auge. Allí están los sectores de comercio mayorista de alimentos y bebidas, ganadería, asesorías, y fabricación de maletas y bolsos, y representa el 10% de la muestra. Restan los que crecen de una forma no rentable, ya que su incremento en ventas no es acompañado por un crecimiento en la utilidad operacional. Se trata del 28% de los sectores. Allí están los textiles, metales básicos y los no ferrosos, papel, celulosa y cartón ondulado, enseres domésticos y productos plásticos.

Competencia abierta

Aunque no todos dependen de importaciones o exportaciones, muchos, si no todos, se ven cada vez más afectados por las condiciones del comercio internacional. La revaluación, el contrabando, la llamada amenaza de la inundación de productos chinos y las relaciones con Venezuela son algunos ejemplos de factores que de una u otra forma tocan a la pyme colombiana.

Las exportaciones de las empresas de menor tamaño aumentaron un 60% en relación con el año 2000 —más que en las grandes compañías (52%)—. Sin embargo, su participación ha decaído. Hoy, apenas tres de cada 10 firmas exportadoras son pyme, mientras que en 2000 eran la mitad. Prácticamente, todas las pyme exportadoras se dedican a exportaciones no tradicionales. Esto demuestra que la pequeña empresa está encaminada a productos con mayor agregación de valor, dado que los tradicionales se caracterizan precisamente por lo contrario. El cuadro de exportaciones muestra los destinos de la pequeña y la mediana empresa separadamente. Estados Unidos encabeza ambas listas, seguido por Venezuela. Es de resaltar que en los dos casos, China juega un papel importante. También cabe anotar que la mediana empresa duplica el valor de las exportaciones de la pequeña.

El comercio exterior entonces se está incorporando paulatinamente en la fibra de las pyme. Pero todavía falta. Según Acopi, la opinión favorable del empresario pyme sobre el TLC ha mejorado, pasando del 12% al 25%. Sin embargo, para el grupo Visión de la Universidad de la Sabana, en muchas ciudades este tema sigue siendo desconocido y lejano. Salvo en casos ejemplares como Barranquilla, el pequeño empresario de otras ciudades colombianas no se preocupa por el tema. Muchos podrían llevarse sorpresas negativas en una eventual firma del tratado o, peor, podrían desperdiciar interesantes oportunidades de negocios. De cualquier forma, el Consejo Gremial ya diseñó una estrategia de 10 puntos para que el empresario pyme pueda enfrentar los acuerdos comerciales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?