¿Cómo ampliar el acceso al crédito?

| 9/14/2001 12:00:00 AM

¿Cómo ampliar el acceso al crédito?

Las pequeñas y medianas empresas (pyme) son un altísimo porcentaje de las unidades productivas en Colombia, pero la gran mayoría de ellas no tiene acceso al crédito de las entidades financieras. Los bancos saben que ahí existe un gran potencial, pero le tienen miedo a este grupo porque lo perciben como de alto costo y alto riesgo. Meterse a aprender sobre pymes es difícil, porque estas empresas suelen ser pobres en documentación y gestión. La evaluación de un crédito tiene un alto componente en visitas personales y asesoría, y el desarrollo de esta tecnología crediticia es costoso para cualquier entidad financiera. La mayoría de ellas prefiere mantenerse al margen.

Esto tiene que cambiar tarde o temprano, y la experiencia de los últimos años puede ser un factor catalizador del cambio. La crisis demostró que en Colombia no hay empresas que puedan considerarse libres de amenaza, por grandes que sean. Mostró también que el factor esencial para sobrevivir en la economía globalizada de hoy es la capacidad para competir en el exterior. Según cálculos de Beatriz Marulanda, consultora experta en este tema, en Colombia existen cerca de 3.000 pymes exportadoras, las cuales son responsables en alta medida de la dinámica exportadora reciente de Colombia. Podrían ser muchas más, pero la falta de acceso al crédito bloquea su desarrollo. Aunque los bancos ya aprendieron que lo que importa para entregar un crédito es el flujo futuro del proyecto, todavía consideran indispensable contar con una garantía "admisible", que en la mayoría de los casos es un inmueble.



Marulanda recomienda avanzar en dos frentes para resolver el problema. El primero es mejorar la información disponible para los bancos sobre el desempeño de las pymes, ampliando las bases de datos existentes. Este es un terreno apropiado para que las empresas privadas asuman la iniciativa. El segundo es una reforma al régimen de garantías muebles existente en el país. En Colombia, la regulación obliga a que la garantía esté materializada en un bien específico y, por eso, los bancos solo aceptan inmuebles. Para un banquero colombiano es impensable aceptar una "garantía que camine", como una vaca. En Estados Unidos, en cambio, el 50% del crédito de la economía está garantizado por bienes muebles. En ese país, la garantía no es el bien en sí mismo. Si el acreedor va a buscar la vaca que le fue dada en garantía y no la encuentra, puede tomar otros bienes por un valor equivalente, o puede afectar las cuentas bancarias del deudor. Los procesos ejecutorios son veloces. Sistemas similares han sido adoptados en Argentina y Bolivia, lo que ha permitido crear un entorno mucho más propicio para el desarrollo de la pequeña empresa.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.