| 1/19/2007 12:00:00 AM

Commodities. Inversión con garantía

En los países desarrollados, el mercado de commodities es de especulación. En Colombia, es de renta fija.

Los mercados de commodities (bienes básicos) en el mundo son muy sofisticados. Su función es brindar instrumentos de protección a las empresas que los producen o a aquellas que los utilizan en sus procesos de producción. Por este motivo, estos mercados son escenarios en los que se transan complejos instrumentos de cobertura. También son un espacio para que otros jugadores, con una alta tolerancia al riesgo, hagan apuestas basadas en sus expectativas de comportamiento de los precios.

El buen comportamiento de los commodities en los últimos años puede resultar tentador para un inversionista. Sin embargo, hay que tener en cuenta que son mercados muy volátiles y que, así como se pueden hacer grandes ganancias, también es posible incurrir en millonarias pérdidas. En Colombia, no estamos acostumbrados a estos niveles de volatilidad. El mercado cambiario en Colombia, por ejemplo, en los últimos 10 años ha tenido una variación anual del 7%, con un 68% de probabilidad. Esto presenta un gran contraste con la volatilidad del petróleo, que es del 37%. Para acceder a las bolsas mundiales de commodities es necesario tener un corredor en Estados Unidos, Londres o Hong Kong, o hacerlo directamente con un corredor electrónico (ver recuadro).

A diferencia de lo que ocurre en las bolsas mundiales, en Colombia no hay especulación. Los mercados de commodities son una inversión en títulos de renta fija, que tienen un subyacente físico (agrícola o pecuario), pues en el país no se transan contratos de futuros ni de opciones. La Bolsa Nacional Agropecuaria (BNA) ofrece los certificados de depósito de mercancías (CDM) para productos agrícolas y los contratos avícola a término (CAT), porcícola a término (CPT) y ganadero a término (CGT). Los CDM corresponden a existencias físicas de granos y cereales como arroz y café, que están guardadas en bodegas en los almacenes generales de depósito, y son títulos con diferentes plazos de vencimiento, de acuerdo con las necesidades del agricultor y la durabilidad del producto. Los pecuarios tienen plazos estandarizados de 90 días para pollos, 135 para porcinos y plazos máximos de 300 días para ganado.

Aunque hay cierta prevención a invertir en estos papeles por el riesgo de poner el dinero en productos perecederos, la BNA creó en 1997 una cámara de compensación que en el caso de los commodities nacionales responde por el total del capital y de los intereses invertidos, y para esto se nutre del Fondo Agropecuario de Garantías, que es de Finagro. En el caso de los importados, la cámara busca la mejor garantía. El riesgo es que se presenten conductas como la de Corcaribe, que realizó operaciones por fuera de bolsa, por lo que la cámara de compensación no respondió por ellas.

La rentabilidad en la BNA en 2006 estuvo cercana al 10,3% - 10,4% promedio en el año. A esto hay que descontarle los costos de corretaje, que son del orden de 0,7% anualizado en el caso de la bolsa y la cámara de compensación, y la comisión del corredor, que se mueve alrededor del 1% anualizado. La liquidez de los títulos entre febrero y octubre es buena, pero entre noviembre y enero decae.

Impositivamente, los títulos están exentos del pago de retención en la fuente. La inversión mínima para participar en el mercado de la BNA depende del comisionista. El título de menor cuantía puede estar alrededor de $100 millones, y como la Bolsa solo permite fraccionarlo por el 10% de su valor, se estaría hablando de una inversión mínima de $10 millones. Sin embargo, hay corredores que aceptan sumas menores, porque reúnen a varios inversionistas hasta completar esta suma, y la BNA emite los papeles fraccionados entre los diferentes inversionistas. Sin embargo, no hay fondos de inversión como tal.

"El producto en que se invierta es indiferente. El cliente simplemente pide un plazo y una rentabilidad, y de acuerdo con esas exigencias el corredor mira qué títulos hay en el mercado y hace la inversión, debido a que la cámara de compensación absorbe los riesgos inherentes en cualquier producto", explica Javier Ribero, presidente de Mercancías y Valores, firma comisionista de la BNA.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?