| 10/2/2009 12:00:00 AM

Colpatria: en juego largo hay desquite

Con la compra de Citi Colfondos, el Grupo Colpatria vuelve al negocio de los fondos de pensiones y cesantías. Historia de una recuperación exitosa.

En octubre de 1999, la familia Pacheco, fundadora del grupo Colpatria, tuvo que tomar una de las decisiones más duras en su larga trayectoria empresarial. Después de analizar todas las salidas posibles, los Pacheco concluyeron que su obligación era vender su fondo de pensiones y cesantías, si querían que el banco Colpatria sobreviviera a la crisis financiera que azotaba al país. El fondo de pensiones era un proyecto de largo plazo y se había convertido en un símbolo de la influencia de Colpatria en el sistema financiero colombiano. Venderlo implicó reconocer una derrota.

Sin embargo, diez años más tarde, los Pacheco acaban de dar una lección sobre lo que significa la persistencia en una visión de negocios y la capacidad para evolucionar en un entorno cambiante. Después de un periodo de reconstrucción del grupo durante lo corrido de esta década, Colpatria ha vuelto al negocio de pensiones por la puerta grande, con la compra de Citi Colfondos, el cuarto fondo de pensiones más grande del país.

El grupo Colpatria del año 2009 es muy diferente al de 1999. Es una organización más moderna y fluida, abierta a la globalización, las alianzas y la innovación. Tiene como socio a GE Money en el banco; a los fondos de inversión Palmfund Management y Linzor Capital Partners en Citi Colfondos y, además, está próximo a hacer el cierre financiero de un fondo de capital privado orientado a inversiones en infraestructura con Darby Capital, subsidiaria del Franklin Templeton, banco americano de segundo piso.

En otros negocios, como el de la construcción, también ha avanzado velozmente hacia la internacionalización y la diversificación. "En todo lo que hemos hecho tenemos una concepción globalizada del mundo. Estamos orgullosos de tener socios internacionales en nuestros negocios", afirma Eduardo Pacheco, presidente de Colpatria.

La compra de Citi Colfondos le permitirá al grupo sumar unos 2,2 millones de clientes a los 3,5 millones que tiene en el negocio bancario y el de seguros. En sus tres negocios (incluído construcción) el grupo tiene activos por cerca de US$5.000 millones, mientras que Citi Colfondos administra activos por una suma parecida. "El fondo es un activo muy importante para nosotros y hace parte de nuestra estrategia de largo plazo", afirma Pacheco.

Una década de reconstrucción

Para el grupo Colpatria, cuya historia se remonta al año 1955, cuando Carlos Pacheco Devia creó la "Sociedad Colombiana de Capitalización", la crisis hipotecaria de 1999 fue un auténtico punto de quiebre. En ese momento, la mayoría de las Corporaciones de Ahorro y Vivienda enfrentaron problemas de solvencia debido al aumento de una cartera hipotecaria que se volvió inmanejable. Los accionistas de Colpatria tuvieron que capitalizar la entidad en $100.000 millones con recursos propios y pidieron un préstamo al Fondo de Garantías de Instituciones Financieras por $170.000 millones para completar los requisitos de capitalización.

En esa coyuntura se hizo necesario vender el Fondo de Pensiones y Cesantías Colpatria por US$62 millones al BBVA, que lo fusionó con Horizonte. Eduardo Pacheco recuerda cómo su padre, Carlos Pacheco Devia, decía: "Nunca le vamos a quedar mal a nadie. Somos gente seria, hay que vender el fondo de pensiones y cumplirle a todo el mundo, eso es lo importante". En su momento, mantener a flote el grupo y preservar la reputación de seriedad de los accionistas fue el criterio fundamental. "Por eso, el fondo se fue hace diez años. Pero la vida es generosa y aquí estamos, diez años después", dice Eduardo Pacheco.

El grupo, como todo el sector financiero, hizo un esfuerzo enorme para mantener la confianza del público y de los empleados. "Mantuvo su foco y no le tembló la mano para hacer lo que tenía que hacer. Se transformó y recuperó el fondo de pensiones con tesón y foco en los negocios", explica Federico Rengifo, quien se desempeñaba como viceministro de Hacienda en ese momento.

En realidad, las guías para la transformación del grupo en los últimos años se vienen construyendo desde 1998, cuando se comenzó a buscar una mayor participación de personas independientes a la familia en la toma de decisiones. "Creo que una de las cosas más importantes de Colpatria es su gobierno corporativo y la forma como los dueños decidieron que un grupo de gente independiente y conocedora tomara las decisiones más importantes. Antes que una estrategia específica, esta fue la clave en el desarrollo de la compañía", explica Pacheco.

El cambio hacia un gobierno corporativo trajo consigo una nueva visión empresarial, globalizada y abierta a la transformación dinámica. Como consecuencia de esa nueva visión externa, el grupo dio un paso trascendental, al aliarse con General Electric Consumer Finance (GE Money), el brazo financiero de la multinacional estadounidense General Electric.

La operación se concretó en febrero de 2007, cuando GE Money adquirió el 39,29% de las acciones de Red Multibanca Colpatria, el séptimo banco por cartera bruta del país, y compró posteriormente el 10% de acciones que estaban listadas en bolsa. A través de esta operación, Colpatria se hizo a un socio estratégico con amplio músculo financiero y conocimiento del mercado bancario en los segmentos de bajos ingresos, con lo que fortaleció su presencia en el crédito a personas y el microcrédito.

Así, se ha consolidado un grupo que, si bien tiene como eje la actividad bancaria, está conformado por una constelación de empresas abiertas a las oportunidades internacionales y caracterizadas por una concepción moderna de los negocios.

El crecimiento en el negocio bancario se ha dado en productos orientados a personas -diferentes a hipotecas- con una agresiva penetración en tarjetas de crédito, donde hoy tienen colocados el 15% de los plásticos del sistema y participan con el 11% de los activos.

Hoy en día, solo el 17% de la cartera del banco está en el negocio hipotecario. El activo más importante es la cartera comercial (50%) y cuenta con participaciones interesantes en tarjetas de crédito (17%) y consumo (16%).

Constructora internacional

El cambio de visión se evidencia también en el negocio de la construcción. En 2008, Constructora Colpatria facturó $193.000 millones, casi un 30% más que en 2007.

A principios de esta década, el grupo decidió que Constructora Colpatria se internacionalizara y ampliara el ámbito de su operación e ingresó al negocio de infraestructura. "La compañía se diversificó. Actualmente, además de vivienda y de los macroproyectos, participamos en construcción de puertos, vías y parques industriales, por la misma necesidad apremiante del país de desarrollar su infraestructura para mejorar su competitividad", explica Amparo Polanía, presidente de Constructora Colpatria.

La compañía opera hoy en México y Perú. En México tiene una operación para atender el negocio de vivienda y espera que en el corto plazo le represente ingresos por cerca de US$40 millones, una suma relativamente pequeña que se explica por la coyuntura de la crisis en Estados Unidos y su impacto en el mercado mexicano. En Perú tiene una apuesta mayor, pues ofrece vivienda en un mercado cuyo déficit estimado se acerca a 1,5 millones de soluciones.

Además, Constructora Colpatria participa en procesos de licitación para grandes proyectos de infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria, que se están tramitando en el Perú a partir de inversión extranjera. En este campo, prevé participar por la concesión de los aeropuertos del sur y en puertos. Por su parte, aún no ha ganado concesiones viales, si bien ha participado en algunos procesos en alianza con otros jugadores.

En Colombia, Constructora Colpatria avanza en varios proyectos. En infraestructura trabaja en el terminal de carga del Puerto de Buenaventura, en las obras de la segunda calzada Bogotá-Girardot-Ibagué, en una obra vial del área metropolitana de Cúcuta, en la construcción de la Cárcel Picaleña en Ibagué y en el desarrollo de parques industriales en Mosquera (Cundinamarca) y Girardota (Antioquia).

En vivienda, participa en diferentes macroproyectos en Bogotá, Cundinamarca y Antioquia; y en proyectos de vivienda en Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena.

Salud y seguros

Colpatria tiene una participación creciente en los mercados de servicios de salud y seguros, si bien la transformación de los modelos de negocios en estas actividades ha sido menor. El objetivo en el futuro es trabajar con los prestadores de servicios de salud. "Queremos hacer inversiones en clínicas y hospitales como aseguradora", explica Pacheco.

La Entidad Promotora de Salud (EPS) Salud Colpatria presta servicios en el Plan Obligatorio de Salud (POS) a cerca de 80.000 afiliados. Aunque la participación en este segmento es pequeña (0,6%), en el sector la ven como una de las mejores empresas del POS, porque se ha mantenido sin ningún tipo de integración vertical y tiene una estrecha relación con los proveedores para garantizar la calidad en los servicios. En medicina prepagada, la empresa tiene 52.000 afiliados y aspira a aumentar ese número en al menos 10.000 durante el próximo año. Según Camilo Sanz Álvarez, presidente de Salud Colpatria, "se estudia la compra de un negocio de ambulancias prepagadas y el desarrollo de un proyecto para la distribución de medicamentos".

En el negocio de seguros, Colpatria tiene una marca sólida y una actividad dinámica en Colombia. Sumando seguros de vida y generales, la compañía logró a junio de 2009 una participación del 6,1% del mercado, con $331.419 millones en primas emitidas. En el primer semestre de 2010 lanzará una póliza de hospitalización y cirugía a través de la filial de seguros de vida, con la cual espera incorporar unos 15.000 nuevos usuarios.

Los nuevos negocios

Mercantil Colpatria es la holding y la entidad que adquirió el fondo Citi Colfondos. Es el centro del sistema nervioso del grupo y está encargada de desarrollar los nuevos modelos de negocio, los cuales deberán fortalecer las sinergias entre las distintas entidades de la organización. Mercantil debe cerrar la compra de Citi Colfondos antes de finalizar el año, una vez obtenga la autorización de la Superintendencia Financiera La entidad debe verificar la capacidad operativa y financiera de los compradores, y asegurarse que su patrimonio es por lo menos 1,3 veces superior al valor de compra, y que se está financiando máximo dos tercios del valor de la operación.

Se espera, por ejemplo, que se alcancen sinergias importantes entre el fondo de pensiones, el banco y la aseguradora, para aprovechar la red de oficinas y hacer operaciones de ventas cruzadas.

En octubre, Mercantil debe hacer el cierre financiero del fondo de capital privado especializado en infraestructura que montó con Darby Capital por US$300 millones. Este fondo está evaluando oportunidades de inversión en puertos e infraestructura de transporte en Colombia y también en Perú y Centroamérica.

Así mismo, está mirando oportunidades en el sector logístico y ya realizó una pequeña inversión en Logicorp, compañía dedicada a la logística de distribución.

Por otra parte, el Grupo está muy activo en responsabilidad social. Acaba de inyectar $5.000 millones a Colfuturo, programa que complementa su fondo de becas universitarias orientado a estimular a los estudiantes de bajos recursos económicos con excelencia académica.

La crisis de finales del Siglo XX estuvo cerca de acabar con el grupo Colpatria, pero sus administradores no solamente lograron sobrevivir, sino que incrementaron la solidez de la compañía, afianzaron su reputación y le dieron una nueva estructura, más ágil, innovadora y audaz, para enfrentar los retos del Siglo XXI. La construcción de esta historia, día a día, le dejó una lección a Colpatria. "Uno tiene que creer en lo que ha hecho. La clave de la recuperación ha sido trabajar y respetar. Es sencillo. Aprender y crecer, eso es lo que nos inspira", explica Eduardo Pacheco. Es un llamado a volver a los valores básicos, hacia una cultura empresarial orientada a la creación de valor y al respeto hacia los colaboradores. Este es un aprendizaje importante que Colpatria aporta hoy al medio empresarial colombiano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?