| 5/26/2006 12:00:00 AM

“Colombia es una prioridad”

Alejandro Santo Domingo insiste en que no se están retirando de Colombia y que, por el contrario, crecerán sus negocios actuales e invertirán en nuevos.

¿Cuál es el papel de la familia Santo Domingo en el panorama de los negocios en Colombia? Después de haber sido protagonistas de primera línea durante más de medio siglo, ¿qué perfil asumirán ahora? Hace apenas 5 años, la familia era dueña de cerca del 70% de Bavaria, la empresa más grande del país, y tenía un conglomerado del cual hacían parte alrededor de 130 empresas en múltiples sectores de la economía. Hoy tienen el 15,1% de la segunda cervecera del mundo, SABMiller, y apenas una veintena de compañías en Colombia.

Esto ha creado la sensación de que los Santo Domingo se están retirando del país. Sin embargo, Alejandro, heredero de Julio Mario Santo Domingo, insiste en que la familia nunca se ha ido. "Buscaremos nuevos negocios en Colombia y desde Colombia. Esta es una prioridad, si bien hay que entender que la globalización nos lleva a todos lados", afirma. La firma Valorem maneja el portafolio de inversiones. Mientras que Valorem tuvo pérdidas cercanas al billón de pesos en 2001, en 2005 estas pérdidas fueron de solo $23.052 millones, como resultado de la reducción de las inversiones del grupo.

Entre julio de 2005, cuando se vendió Bavaria, y diciembre pasado, Valorem cerró operaciones en Colombia cuyo valor superó los US$150 millones. Entre ellas, la compra de acciones de TVCable, que convirtió a la familia Santo Domingo en el mayor accionista de esta empresa; la compra de la Compañía Eléctrica de Sochagota y el desarrollo de Dasigno, una firma de contenidos y enlaces entre celulares y canales de televisión, que maneja votaciones telefónicas en realities.

En TVCable, el plan es acelerar la penetración de mercado. Mientras que el ritmo de activación de clientes para esta empresa estaba en cerca de 26.000 hogares al año en Bogotá, el plan del nuevo inversionista mayoritario es activar este año más de 100.000 hogares en la ciudad. Además, la empresa acaba de entrar a Cali con servicio de datos, y planea entrar también a Medellín.

Por su parte, Caracol Televisión le dio una nueva dimensión a su proceso de internacionalización con la compra del 25% de los canales 8 y 12 de GenTV en Florida, al tiempo que la familia se hizo a cerca del 50% de la propiedad. En la práctica, esto hace que tengan alrededor de tres cuartas partes de GenTV. El objetivo es tener asegurada una entrada al público latino en Estados Unidos para las producciones colombianas. El mismo contenido puede ser vendido también a otros canales.

De otro lado, en los medios financieros del país rueda un insistente rumor, acerca de la compra de una de las más importantes firmas comisionistas de bolsa por parte de Valorem.

Así, los Santo Domingo están conformando su estrategia para esta nueva fase. La idea es entrar en negocios con alto potencial, crecer en los negocios actuales que tengan buenas posibilidades y diversificar el riesgo geográfico, con operaciones hechas desde Colombia cuando las empresas tienen su base en el país. Hoy el grupo se ha reducido en tamaño, pero está integrado por compañías más rentables y que tienen más proyección internacional, como es el caso de Propilco y Biofilm, donde son socios de Inversiones Sanford.

El artífice de la estrategia reciente del grupo es Alejandro Santo Domingo, quien a sus 29 años ha utilizado su experiencia como banquero de inversión para diseñar el plan de vuelo. Dinero habló extensamente con él sobre las perspectivas de inversión de la familia Santo Domingo hacia los años que vienen.

¿Cómo ha sido el tránsito de manejar una de las mayores empresas de Colombia, a ser los segundos accionistas más grandes de una multinacional como SABMiller?

Yo creo que la definición de los papeles es bastante diferente. Manejar una empresa de 4-5 países como la de Colombia es diferente a manejar una multinacional que opera en más de 60 países. En SABMiller, el mundo se divide en regiones y no se le puede dedicar la misma cantidad de tiempo que acostumbrábamos a cada país específico. Hoy nos tenemos que concentrar en una estrategia global, comparándonos no solo contra AmBev, que era la competencia local, sino también contra Anheuser Busch y Heineken.

¿Qué tanto pesa su voz y voto en SABMiller?

Vale bastante, porque las posiciones de control en el Reino Unido son del 20-25% y nosotros no estamos muy lejos de eso. Al sumar nuestra inversión y la de Altria, tenemos cerca del 45% de la compañía; somos accionistas de mucho peso. Obviamente, es un porcentaje inferior al que se tenía en Bavaria originalmente, pero de todas maneras ellos nos consideran como los expertos en la región latinoamericana y saben que conocemos el negocio en esta parte del mundo. Cuando hay temas de América Latina, los demás accionistas nos ponen muchísima atención. Exceptuando los directivos de la compañía y el presidente de la junta, no hay nadie que conozca el negocio cervecero tan bien como Carlos Alejandro Pérez y yo en la junta de Londres.

Se dice que con la venta de Avianca y de Bavaria la familia perdió el poder y el perfil que tenía en el país. ¿Es cierto?

Seguimos siendo una parte bien importante de Bavaria. Yo soy el actual presidente de la junta y, de cierta manera, seguimos representando los negocios en Colombia, que tienen un porcentaje muy significativo y creemos que van a crecer en el futuro. No hemos perdido tanta presencia en el país como podrían pensar algunos. Esto se hará evidente para todo el mundo con el tiempo, pues vamos a seguir invirtiendo en el país, y vamos a acrecentar las inversiones que tenemos actualmente.

¿Cuánto valían las inversiones del grupo en Colombia hace cinco años, y cuánto valen ahora?

Es muy difícil comparar. Había deudas entre unas compañías y otras y eso se capitalizó. Sin embargo, como aproximación al valor de las compañías, podemos mirar un punto de referencia: la acción de Valorem tenía muy poco valor hace apenas dos o tres años. Hoy, Valorem vale entre US$600 y US$700 millones en la bolsa, mientras hace unos años valía menos de US$200 millones y tenía muchas más deudas.

¿Qué tan importante es Colombia para la familia?

Muy importante. Es el país que mejor conocemos, en el cual tenemos inversiones hace mucho tiempo y donde contamos con una ventaja competitiva por el conocimiento del mercado, por la información, por conocer a la gente. Somos ideales para ser el socio local de otras multinacionales, como ya lo hemos sido, y ese modelo se puede seguir hacia adelante. Buscaremos nuevos negocios en Colombia y desde Colombia. Esta es una prioridad, pero hay que entender que la globalización nos lleva a todos lados.

¿Qué porcentaje de los recursos están invertidos en Colombia?

Hoy, si consideramos a SABMiller como una inversión que no está en Colombia, las inversiones en el exterior representan el 70% - 75% y Colombia el 25%. Fuera de SABMiller, tenemos unas inversiones muy bajitas en el extranjero.

¿Cuáles son las principales inversiones de Valorem?

Caracol, Propilco (entre Valorem y una holding nuestra tenemos el 50%), Biofilm con 50% y TVCable.

¿Cuánto le entró a la familia con la venta de Bavaria, y en qué va a invertir esos recursos?

No recibimos mucho dinero en efectivo, porque la mayoría se recibió por acciones. Lo importante no es simplemente el monto, sino que hacia el futuro hay un flujo de dividendos que también se puede usar para invertir.

¿En qué piensan invertir?

Hay sectores atractivos, como medios y telecomunicaciones. TVCable y Caracol Televisión son dos empresas donde vamos a crecer en Colombia. Por otro lado, me gusta mucho el sector de energía alternativa y negocios de infraestructura, como distribuidoras de electricidad y compañías de agua. Otros, como el negocio financiero, también son interesantes. No nos veo metiéndonos en bancos, pero creo que hay otras empresas financieras que pueden ser buenos negocios. Los corredores de bolsa podrían ser de interés para nosotros, dependiendo del negocio, del precio…?

Se ha rumorado la compra de Interbolsa. ¿En qué va eso?

Es posible que estemos mirando inversiones financieras, pero lo de Interbolsa no es cierto.

¿Qué planes tienen para Caracol?

Lo primero que hemos hecho es la inversión en Estados Unidos, en GenTV, que es una plataforma para empezar a crecer de manera interesante el negocio de producción y tener suficiente volumen para exportarla. Pensamos invertir bastante en producción en el futuro. Además, estamos mirando negocios que son complementarios a la televisión y buscando sinergias con ellos.

¿Qué papel juega ahora Valorem?

Estamos en el final de la etapa de reestructuración. Durante este año, vamos a tener cambios y reestructuraciones en Valorem. Como es una compañía listada en bolsa, no puedo decir más.

¿Qué va a pasar con los negocios que no son de medios ni de telecomunicaciones?

Refocosta es bastante estratégica, tiene mucho futuro y puede ser un área en que eventualmente crezcamos. Aires no es un negocio central para nosotros y esa compañía no va a ser nuestra por mucho tiempo más. Reynolds se va a reestructurar. En cuanto a las otras compañías, buscaremos vender algunas y reestructurar otras.

¿Y El Espectador y Cromos?

En El Espectador y Cromos queremos seguir reduciendo las pérdidas, pero no nos vamos a meter en la parte editorial. Estoy muy contento con El Espectador, creo que es un producto bueno. No hay ningún interés en salir de ellos. Como grupo, esperamos obtener sinergias e incrementaremos nuestra participación en otros medios del país.

¿Cuánto va a invertir en 2006?

Ese es un número que no le puedo decir, porque puede cambiar. Es más un tema de oportunidades, de buenos negocios a precios que nos gusten, que del dinero que está ahí. Si hay oportunidades, el dinero no es un límite, porque uno siempre puede sacar deuda. Yo no miraría montos nominales, sino oportunidades que salgan al mercado en industrias, compañías que nos gusten y precios a los cuales estemos dispuestos a comprar.

¿Cómo ha sido la experiencia de ir asumiendo la cabeza del grupo?

Bien interesante, aunque siempre he estado acompañado de mi papá. Él me está acompañando muchísimo, hablamos todos los días, y también estoy rodeado de gente como Carlos Alejandro Pérez y otros ejecutivos del grupo.

¿Cómo es la relación con su papá?

Es excelente. Siempre ha estado ahí para darme consejos y es una persona que, a pesar de mi edad, me ha dado mucho espacio. Hay otros casos en que esto no ha pasado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?