| 6/8/2006 12:00:00 AM

Chocolatería

A pesar del buen momento que atraviesa el sector, su competitividad sigue amenazada por una recurrente escasez de cacao. Alinear esfuerzos en la cadena es el camino para ir, de manera consistente, por los mercados internacionales.

En 2005 la chocolatería movió $216.500 millones en Colombia, y registró un crecimiento en ventas del 12% con respecto a 2004. Los empresarios del sector coinciden en afirmar que fue un año excelente, tanto por sus resultados en el mercado interno como por los de las exportaciones. "Mientras la región siga mejorando su ingreso per cápita, esta industria debe mantener su actual tendencia", explica un analista del sector.

Pero no todo es color de rosa. Es más, los buenos resultados actuales —en general— corresponden a situaciones más coyunturales que estructurales, y no es seguro que puedan perdurar. "Las ventajas de hoy son, por ejemplo, la mejor situación económica del país y, en los últimos días, el aumento en el precio del dólar y su consecuente impacto en el monto de las divisas que entran por exportaciones", asegura el gerente de mercadeo de una compañía del sector.

El panorama entonces no es tan claro. "Las debilidades del cluster del cacao en Colombia nos han afectado especialmente en los últimos meses, pues en el país somos deficitarios todavía en la producción de esta materia prima y encima, la están exportando a otros países, generando así más desabastecimiento en el mercado local, y una tendencia alcista preocupante para el sector", alerta Jorge Marmolejo, gerente general de chocolatería, de Colombina.

Además, de cara a un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, una desgravación de aranceles de producto terminado dejaría a esta industria en posición desventajosa, si no se desgravan también las materias primas básicas, como el cacao y el azúcar. Y a eso se suma que los márgenes del sector han venido deteriorándose, pues los precios no han subido en la proporción de los costos. No en vano, los expertos recomiendan esfuerzos más coordinados entre toda la cadena productiva, para lograr la competitividad necesaria en el sector y asumir de una vez por todas los retos de la globalización.



Potencial inmenso

Pero el futuro para esta industria es promisorio. No solo porque el consumo interno en Colombia despegó desde el año pasado, sino principalmente por la talla de las empresas locales que compiten en el negocio. "La industria de chocolates presenta altos niveles de competitividad y una dinámica creciente de mejoramiento, que se refleja en una serie de indicadores, como los de productividad laboral y eficiencia productiva, lo que evidencia un importante crecimiento de la capacidad tecnológica del sector y una significativa productividad del trabajo en cuanto es alto generador de valor agregado", concluyó el año pasado un estudio sobre la industria de chocolates realizado por el Observatorio Agrocadenas Colombia, del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

El documento también resalta que la confitería de chocolate viene ganando espacios importantes en el mercado interno, aunque advierte que en el internacional la industria colombiana enfrenta una fuerte competencia con multinacionales que llevan varios años de ventaja, y cuyos productos están muy posicionados debido a sus fuertes inversiones en publicidad y mercadeo. Así, alertan los investigadores, es difícil entrar y competir.

"No obstante, hay varios mercados internacionales en los cuales la industria colombiana de chocolates ha incursionado con éxito, como países de Centroamérica y de la región andina —más mercados latinos en Estados Unidos y Europa—, lo que se convierte en un inicio importante de internacionalización. La incursión en estos países fue lograda por las empresas más grandes del sector, por medio de redes de distribución propias o por medio de alianzas estratégicas con negocios de alimentos en otros países, lo cual ha hecho que esta industria además de los chocolates, penetre esos mercados con negocios diferentes pero que pertenecen a los mismos grupos económicos", agrega el informe del Observatorio Agrocadenas Colombia. Lo malo es que siguen siendo muy pocas las compañías que en este sector tienen posibilidades reales de conquistar mercados externos.



La apuesta

Por eso, las deficiencias en la cadena deben ser resueltas lo más pronto posible y el cacao tendrá que alcanzar para todos por igual, así como tener precios justos. Citando una vez más la investigación del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, "el producto de mayor producción en Colombia sigue siendo la chocolatería de mesa, que si bien registra altos niveles de eficiencia y productividad en el mercado interno, su expansión depende de una serie de limitantes como la presencia de pequeñas y medianas empresas, las cuales no logran las economías de escala suficientes para reducir precios y costos, y la insuficiente producción de cacao, que en general es comprada por las dos principales procesadoras".

Frente a las oportunidades de negocio que se abren ahora para el país, con los tratados de libre comercio firmados y por firmar, el sector de la chocolatería debe encontrar los factores diferenciadores mínimos para defender su territorio adentro —el 20% del mercado interno ya es de productos importados— y disputarlo de igual a igual afuera.

En opinión de expertos, la competencia directa de Colombia en esta categoría son Ecuador, Perú, Estados Unidos y México, y la única manera para ser competitivos frente a ellos es superar el desabastecimiento recurrente de cacao, hacer más riguroso el control sectorial sobre los precios de los insumos y apostarle todo desde ya a la innovación, como la punta de lanza de los chocolates colombianos en el mundo.

"Definitivamente, el camino es ofrecer alternativas saludables, pues cada vez más pensamos en nuestro consumidor, reconociendo también que ahora él tiene y tendrá mayor exposición a productos con ese valor agregado, pues la demanda tiende hacia alimentos que no atenten contra los estilos de vida sanos", finaliza Jorge Marmolejo, gerente general de chocolatería, de Colombina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?