| 5/27/2009 12:00:00 AM

Cereales

El riesgo en lo que resta del año es que se expanda el cultivo de arroz hacia zonas no aptas.

El precio del arroz aumentó 70% en 2008. Esto indujo a la siembra de un área mayor en el país. Para el primer semestre de este año, Fedearroz esperaba que se plantaran 299.000 hectáreas. Un primer estimativo muestra que puede haber unas 314.000 hectáreas cultivadas con el cereal.

Para el segundo semestre, el gremio sabe que habrá 166.000 hectáreas con riego y espera 314.000 hectáreas de arroz sin riego, con lo que se completarían cerca de 480.000 hectáreas sembradas. "Es un área que está muy cerca de conseguir el abastecimiento doméstico total", dice Rafael Hernández, presidente del gremio.

El riesgo para lo que resta del año está en que se expanda el cultivo con fuerza hacia zonas no aptas. Si ocurre, se perdería productividad, se reducirían los precios y, adicionalmente, se producirían excedentes muy difíciles de colocar en el mercado internacional. Hasta ahora, Fedearroz estima que puede haber unas 10.000 hectáreas nuevas sembradas en zonas no aptas para el cultivo.

Los precios de los demás cereales importantes como maíz, sorgo y soya aumentaron en los mercados internacionales, en parte como reflejo de la desaceleración mundial. En maíz, los inventarios mundiales están relativamente bajos, con lo que se podría esperar que los precios sigan subiendo.

No obstante, en el mercado local las cosas podrían ser menos esperanzadoras. De un lado, los cultivadores de maíz amarillo tecnificado seguirán recibiendo un subsidio. Por cuenta de la ayuda, en el primer semestre la SAC registró un aumento en la siembra de maíz amarillo de 7,4% y una baja de 13,6% en blanco, frente al primer semestre del año pasado. El subsidio, dice la SAC, les permitió a quienes sembraron maíz amarillo obtener una utilidad mínima.

El problema viene ahora por el lado de la demanda. La avicultura y la porcicultura demandarán menos alimentos balanceados. Los unos porque han perdido parte de su demanda debido a problemas de exportación hacia Venezuela y, los otros, por la gripa AH1N1. Esta reducción podría aflojar los precios y dañar un año que de otra forma parecía bueno para los agricultores de maíz.

El sorgo aumentó el área sembrada en 38% en el primer semestre y su comportamiento de precios es muy parecido al del maíz.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?