| 11/15/2005 12:00:00 AM

Centroamérica y el Caribe

Son mercados naturales desaprovechados para las exportaciones y la inversión nacional. Colombia vende menos del 2% de las importaciones de esta región.

Los países de Centroamérica y el Caribe ofrecen una de las oportunidades más interesantes para los empresarios colombianos que decidan tomar riesgos en los mercados internacionales. Son un lugar natural de venta por la cercanía geográfica y en la mayoría de los casos por el idioma.

La recompensa para quienes conquisten este mercado puede ser muy buena. Centroamérica tiene 39,6 millones de habitantes y el Caribe insular 38,7 millones, una población mayor que la de cualquiera de los países andinos vecinos de Colombia. Además es uno de los mejores sitios para ofrecer productos con valor agregado. De hecho, el 80% de las exportaciones colombianas a Centroamérica y el 60% de las exportaciones al Caribe son de productos no tradicionales.

El reto allí es competir contra Estados Unidos, el principal proveedor de la región, que le vende cerca del 43% de sus importaciones. Los demás países proveen cada uno menos del 6% de las importaciones. La entrada de China y Brasil les cerró los nichos de precios bajos a las manufacturas colombianas en especial las de calzado, algunas confecciones y marroquinería, pero hay compradores de ingresos medios y de insumos para los cuales los precios no son importantes y se puede competir con diseño y cumplimiento, las fortalezas que han caracterizado a los colombianos en esa región.

Colombia tiene el 1,3% de las importaciones centroamericanas y el 1,9% de las caribeñas, muestra de lo poco que se ha desarrollado este mercado, pero un buen indicio de las posibilidades de crecimiento.

Centroamérica "Hay que mirar este mercado como una región y no como países individuales", sostiene Ricardo Triana, director de la oficina de Proexport en San José. Con todo, escoger un país de entrada no deja de ser importante. Costa Rica, con 4 millones de habitantes, un ingreso per cápita de US$4.200 y una cultura de alto consumo, podría ser un buen lugar para comenzar a construir una red regional. Muchos colombianos optaron por establecer su base allí: Noel y Acesco con plantas, Súper de Alimentos con distribución propia, muchos agricultores con siembras de frutas, flores y otros productos. Otros venden con gran fuerza, como Signa Grain con pasabocas para hacer en microondas. Panamá es el paraíso de los constructores. La actividad tiene posibilidades de sostenerse, porque el gobierno exime de impuestos por 20 años a quienes inviertan en construcción y turismo, y porque hay una buena demanda de vivienda de estratos altos entre compradores jubilados europeos. Por eso, firmas como Conconcreto, AIA, Umbral, Casa, Fajardo Moreno, Arias Serna y Saravia, Espacios Urbanos y Concepto Urbano trabajan en el país vecino.

También esperan la definición sobre la ampliación del Canal de Panamá, en la que se invertirán US$10.000 millones en 10 años de trabajos, una avalancha de recursos para este país de 3 millones de habitantes.

Otras compañías como Colombina y Gerfor escogieron a Guatemala como cuartel general para Centroamérica y otras más como Toptec o Colombit a Nicaragua como mercado principal para sus productos de construcción. Programas como el plan Puebla-Panamá de US$7.000 millones que comprende la construcción de vías y puertos, lo mismo que el gasoducto y la interconexión eléctrica, tocan todos los países y ofrecen oportunidades excepcionales para firmas de ingeniería colombianas.

El Caribe Las mayores oportunidades del Caribe, dice Carlos González, director de la oficina de Proexport para esa región, están en las islas de Puerto Rico y República Dominicana, donde se hace el 57% de las ventas. No es un mercado muy explorado como lo demuestra el hecho de que 25 empresas hacen el 75% de las exportaciones colombianas a la zona.

Sin ser un destino homogéneo, en general las grandes oportunidades están en confecciones, materiales de construcción y servicios de ingeniería.

En confecciones, Puerto Rico y República Dominicana son compradores de ropa de niños, jeans y vestidos de baño. En materiales de construcción hay demanda en todas las islas, en cerramientos de techos y fachadas, acero y pisos de cerámica y gres. En estos bienes Jamaica aparece como otro destino interesante como lo demuestran Flowtite y Pavco.

Para ingeniería hay una gran oportunidad en Puerto Rico, que tiene un programa de infraestructura de US$2.000 millones que no puede ser atendido por las firmas locales. Por eso, los consultores y constructores nacionales asociados con empresas isleñas tienen un buen campo para licitar.

Estas zonas son dos mercados naturales que necesitan más atención porque conforman una de las mejores oportunidades de negocios en el exterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?