| 6/25/2004 12:00:00 AM

Cementos Andino: Visión clara

Una compañía que nació en 1999 en Santander, con una operación diminuta, hoy emprende el proyecto cementero más grande de los últimos diez años.

La publicidad de Cementos Andino tiene la bandera colombiana en casi todas las piezas. Los accionistas y los ejecutivos de la cementera han demostrado con hechos su compromiso con el país desde hace tiempo. La empresa es joven, mientras que sus competidoras son centenarias. Nació en San Gil, Santander, en 1999, en medio de la crisis económica, cuando con el producto de la venta de un negocio siderúrgico sus accionistas compraron Cementos Hércules, una fábrica diminuta que acababa de cerrar en ese lugar.

"No había un horno más pequeño operando en todo el mundo", refiere uno de los funcionarios de la empresa. En los congresos internacionales pensaban que los datos de producción que reportaba la cementera tenían algún error. "Creían que era un chiste", añade. Sin embargo, la entrada al mercado con esa pequeña planta no fue para nada una decisión improvisada. De una parte, los accionistas eran cercanos al negocio, porque la actividad cementera tiene un comportamiento bastante parecido al del acero; pero más importante, sabían que el 53% del sector de la construcción en Colombia es informal y consideraron que podían atender ese segmento mejor que las empresas de mayor tamaño, dice Federico Molina, presidente de la firma.

Las ventas confirmaron su percepción y, por eso, decidieron traer desde Austria una planta de mayor capacidad. La importación y el montaje cerca de Zipaquirá (Cundinamarca) se hicieron en 14 meses, cuando todos los cálculos indicaban que tomarían dos años. Así, rápidamente Andino quedó a treinta kilómetros de Bogotá, el mayor centro de consumo del país.

Con su estrategia de ventas totalmente enfocada en los distribuidores pequeños y los constructores informales, y orientado al servicio, Andino comenzó su labor comercial en mayor escala. "Cuando salimos al mercado, la gente no daba un peso por nosotros. Todas las plantas del país estaban trabajando al 50% de la capacidad instalada", recuerda Mario Cortés, vocero de la firma. Además los competidores en el país eran los gigantes mundiales Cemex y Holcim y el Grupo Empresarial Antioqueño. "Para una compañía nueva, sin recorrido y sin marcas, salir en plena crisis parecía imposible", agrega.



Logros concretos

Sin embargo, los resultados fueron buenos desde el principio. Los crecimientos de ventas, incluso en los mercados más decantados de 2003, superan el 15% real. Hoy la empresa posee el 5,4% del mercado nacional y vende el 100% del cemento que produce. "En la bodega no hay un saco", dice Molina.

Ahora la firma tiene cerca de 500 empleados y capacita sin costo un gran grupo de maestros de obra en técnicas de construcción. Tiene certificados de calidad Icontec, lo mismo que la ISO9000 versión 2000, y ahora va tras la ISO14000, que cobija los aspectos ambientales. Además, incursionó en nuevos mercados. Desde 2001 inició la producción de concreto y con su producto Concretos Uno A participa de grandes obras comerciales. Lanzó un empaque de 5 kilos que está pensado para atender los pequeños proyectos de autoconstrucción o refacciones en empresas y hogares. El éxito fue inmediato.

El paso que sigue es exportar. En diciembre debe estar lista su nueva planta de Sabanagrande (Atlántico), el proyecto cementero más grande de los últimos 10 años en el país, que producirá un millón de toneladas anuales. Se llamará Cementos Fortaleza y aprovechará su ubicación al lado del río Magdalena para abastecer los mercados internos y externos.

Molina cree en la generación de empleo y riqueza como herramientas para mejorar las condiciones del país, y que haber creído en Colombia en el peor momento fue una buena decisión. En 2002, los accionistas de Cementos Andino decidieron hacer un intercambio de acciones para ceder su participación en una cementera en República Dominicana y quedarse solamente con la operación colombiana. Los números hasta ahora demuestran que no se equivocaron.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?