| 6/6/2008 12:00:00 AM

Cemento

Pese al menor ritmo de los últimos meses, la demanda de cemento en la capital continúa manteniendo valores.

Pese a que el sector de la construcción registra un proceso de desaceleración en 2008, luego de haber vivido una etapa de crecimiento histórico en los últimos años, la venta de cemento continúa firme.
 
Durante el pasado mes de abril, por ejemplo, se reportó el segundo crecimiento mensual en ventas en la historia de esta industria en Colombia, pues los despachos totalizaron 822.077 toneladas (aumento de 20,6%).
 
El más alto se registró en octubre de 2007, con 835.077 toneladas. Por eso, en el sector consideran que aún no se ha sentido el 'frenazo'. La explicación está en que, mientras cae la vivienda, que se redujo 19,57% en el primer trimestre de 2008, frente al mismo periodo de 2007, crecen otros sectores.
 
En el último informe del Dane se destaca el hecho de que los metros aprobados para la industria hayan pasado de 126.732 a 199.125. Según los cementeros, estas cifras confirman la tendencia que ya se veía venir. El área licenciada para el comercio creció de 9,8% en 2003, a 12,1% en 2007. Y en el mismo periodo la de oficina pasó de 1,5% a 3,5%; la de industria de 1,7% a 3,5%; la de bodegas de 1,7% a 2,0% y la de hoteles de 0,6% a 1,7%.
 
Por su infraestructura, la industria cementera requiere de grandes inversiones. Y la colombiana ha sido considerada como una de las más modernas de la región.
 
De hecho, dos multinacionales, Cemex y Holcim, y la colombiana Argos se disputan este mercado, que el año pasado ascendió a 9,1 millones de toneladas, lo que representó un crecimiento del 13,4%. Al finalizar el primer trimestre del año, el consumo de cemento gris en Bogotá alcanzó un acumulado de 415.050 toneladas, presentando un crecimiento del 6,0%, frente al mismo periodo de 2007.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?