| 5/28/2010 12:00:00 AM

Caucho

Las restricciones a los artículos colombianos impuestas por el gobierno venezolano y la caída en las exportaciones de automóviles a este mercado fueron las principales razones para que el pasado fuera uno de los años más difíciles de la industria cauchera.

Según un estudio de la Andi, la fabricación de productos en este material mostró un retroceso de 22,5%, al tiempo que sus ventas totales se redujeron en 21,5%.

"Por los problemas de exportación a Venezuela, los ensambladores redujeron la producción de vehículos y afectaron a los fabricantes nacionales de llantas y de empaques, que son los rubros más importantes del sector cauchero", dice Carlos Alberto Garay, presidente de Acoplásticos. Según explica, las empresas petroquímicas tuvieron además que afrontar las dificultades para adquirir materias primas derivadas del petróleo.

En el caso del caucho natural, las cosas no estuvieron mejor. Aunque el Ministerio de Agricultura afirma que los cultivos muestran una tendencia de crecimiento y posicionamiento similar a la vivida por los palmicultores hace algunos años, el área sembrada apenas llega a 30.400 hectáreas, muy baja para las necesidades locales. De hecho, las compañías colombianas importan el 93% del caucho que necesitan.

Los fabricantes de productos de caucho han aprovechado las circunstancias para mejorar sus procesos internos, alcanzar más eficiencia y buscar nuevos negocios que les permitan compensar la reducción de ingresos.

"Nuestras exportaciones bajaron pero simultáneamente esta situación nos dio la posibilidad de adaptarnos a un contexto no esperado para lograr mejoras en nuestra organización y en la productividad de nuestras plantas. Así, nos posicionamos de una manera más sólida para lo que puede ser 2010 y la recuperación de los mercados hacia donde exportamos", dice Jorge Luis Vega, presidente de Michelin Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?