| 9/18/2009 12:00:00 AM

Cartón de Colombia

El compromiso que tiene una empresa constituida como sociedad anónima de hacer reportes periódicos y presentar informes a sus accionistas es, para Bernardo Guzmán, presidente de Smurfit Kappa Cartón de Colombia, la mejor forma de transmitir a los grupos de interés lo que se hace en esta multinacional en términos de sostenibilidad.

"El informe de responsabilidad corporativa es una manera de medirnos y que nuestros grupos de interés nos evalúen en cada una de la áreas", afirma.

Al tener su sede en Europa, las directrices de la compañía tienen una clara y marcada orientación hacia la responsabilidad social empresarial (RSE). Prueba de ello es que durante el último año, que en palabras de Guzmán ha sido difícil, tanto para ellos como para sus clientes, "en el área de RSE no cortamos ni un peso y cada casa matriz ha sido muy receptiva a esto", sostiene.

Pero más allá de entender la filosofía de sus principales accionistas, en Cartón de Colombia han hecho de la sostenibilidad su carta de navegación. Así lo han sabido reconocer las operaciones de la multinacional en México, Argentina, Chile y Venezuela, quienes adoptan las estrategias de Colombia como país líder en el área. "Este es el resultado de la combinación del grupo colombiano jalonando y del europeo, muy receptivo y dándonos gusto en nuestras iniciativas", comenta Guzmán.

Casos como el de la Fundación Smurfit Cartón de Colombia, creada en 1959, son uno de los modelos con más interés por ser replicados fuera de las fronteras. La importancia de la Fundación está en su compromiso con la sostenibilidad. Así, en las zonas donde opera Cartón de Colombia, muchas veces con poca presencia estatal, se vienen desarrollando proyectos de reforestación, "lo que nos da la oportunidad de hacer una labor social importante", señala el presidente de la compañía.

Por eso, la visión de la empresa se centra en ser la primera opción del cliente; el mejor sitio para trabajar; el líder en desarrollo sostenible y, para sus accionistas, ser la primera opción para invertir. Para ello trabajan en elaborar códigos de conducta empresarial, filosofía de mejoramiento continuo, buen gobierno, enfoque ambiental, procedimientos, comunidades y educación forestal, entre otras. "No solo pensamos en las utilidades, le devolvemos al país todo lo que podemos", agrega Guzmán.

Entre los proyectos que adelanta actualmente la multinacional, se destacan los enfocados en educación, con experiencias enriquecedoras como los Institutos Técnicos Agrícolas y Forestales (Itaf), y el fomento y fortalecimiento de procesos educativos que contribuyan a la formación de ciudadanos integrales, tanto en educación básica primaria y secundaria, como a través de becas universitarias. Los Itaf cuentan con cerca de 600 beneficiarios y se han otorgado unas 50 becas universitarias.

De otro lado, Cartón de Colombia presta asistencia técnica a las poblaciones donde operan para mejorar su actividad productiva, "con acompañamiento social que genere gestión", comenta Guzmán. El programa ha beneficiado a unas 1.200 personas. "Esto tiene un efecto en productividad y mejora el entorno donde trabajan", puntualiza.

Desde el punto de vista ambiental, entre muchas otras, la compañía cuenta con 70.000 hectáreas de bosques certificados internacionalmente por el Forest Stewardship Council, quienes analizan su manejo de la parte técnica y social. "El 65% de nuestra materia prima viene de ahí y somos el mayor reciclador privado del país. Usamos 95.000 toneladas de papel reciclado al año, así generamos empleo y reducimos la presión sobre los rellenos sanitarios", argumenta Guzmán.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?