Carga pesada

| 11/9/2001 12:00:00 AM

Carga pesada

El avance de la logística y la integración comercial del continente acelerarán la transformación del transporte de carga en Colombia.

La oferta



Aunque se viene hablando hace décadas de transporte multimodal, este no existe en el país. Los diferentes tipos de transporte operan independientes y el paso de la carga de una modalidad a otra no ocurre de manera fluida.



El transporte de carga terrestre es atomizado. En su mayoría son pequeños transportadores. Las grandes empresas no alcanzan a tener el 5% del mercado. Hay 140.000 camiones, con capacidad de movilizar 153,1 millones de toneladas al año.



El transporte aéreo es ofrecido por grandes empresas nacionales e internacionales. En carga nacional, hay cerca de 22 empresas y en internacional, 35. Tampa y Atlas Air tienen el 65% del mercado internacional. En el nacional, Aces, Aerosucre, Avianca y Líneas Aéreas Suramericanas alcanzan el 70%.



El transporte marítimo es prestado en su mayoría por grandes navieras internacionales, como Maersk y Evergreen. Se realiza en grandes barcos con capacidad para 3.000 contenedores.



La Demanda



La demanda de transporte de carga para el año 2000 fue de 161,5 millones de toneladas. De estos, el transporte aéreo movilizó 429.000 toneladas, el terrestre 83 millones de toneladas y el marítimo 78 millones de toneladas.



La carga marítima en su mayoría es de comercio internacional, pues más del 90% de ella corresponde a exportaciones, importaciones y tránsito (solo el 10% corresponde a cabotaje, es decir a transporte entre puertos colombianos). Los mayores volúmenes de productos transportados son carbón y petróleo y sus derivados.



En el interior del país, el transporte terrestre es el preferido y prácticamente el único, pues moviliza cerca del 85% del total de la carga.



Hay una tendencia a la baja en el volumen de carga. Mientras en 1998 se movilizaron 89 millones de toneladas por las carreteras colombianas, en el 2000 el total fue tan solo de 83 millones de toneladas.



La carga aérea ha tenido una disminución de más de 10% en los últimos tres años. Sin embargo, la carga aérea internacional se ha mantenido relativamente estable.



Las oportunidades que se vieron



La inseguridad ha sido una oportunidad para el desarrollo de la logística. Obligó a una mayor interacción entre las compañías de carga. Hay 45 empresas con un sistema de información conjunta y una base de datos en tiempo real. La inseguridad también ha impulsado el rediseño de algunas cadenas logísticas, ya que la carga no se puede movilizar por grandes distancias.



Las inversiones en infraestructura vial ofrecieron la oportunidad de disminuir costos y aumentar las rutas a los transportadores. Sin embargo, la inseguridad no permitió que el sector la aprovechara.



El material requerido para obras de infraestructura, como las hidroeléctricas, es un factor que jalona el negocio del transporte de carga. Esto ayudó al sector durante los primeros 8 años de la década del 90.



Empresas especializadas en diferentes tipos de transporte han visto la oportunidad de convertirse en operadores logísticos. Por otro lado, empresas como Servientrega, que manejaban distintas modalidades de transporte para paquetes pequeños, están incursionando en el manejo de la logística de transporte de empresas industriales de gran tamaño.



Las oportunidades que vendrán



La disminución en el transporte de carga aérea abre una oportunidad para el sector marítimo, pues tendrá que reforzar su oferta de capacidad de carga.



El aumento en los costos de los seguros y la disminución en la carga obligará a las compañías aéreas a aumentar competitividad en el pre y el postembarque. Es una oportunidad para las empresas especializadas que contribuyan a elevar la productividad de estos procesos.



La integración continental llevará a que vean con mayor interés los proyectos que desatarían el potencial de Colombia para el comercio multimodal. Esto permitiría desarrollar proyectos largamente anhelados, como puertos fluviales, centrales logísticas, navegabilidad de los ríos Magdalena y Putumayo, construcción de carreteras y funcionamiento de corredores férreos.



Con estos proyectos, Colombia se podría convertir en el puerto en el Pacífico para Venezuela y Brasil, con lo cual la carga se movilizaría por carreteras y ríos colombianos. El transporte por río podría bajar los costos a una décima parte del equivalente en el transporte por carretera.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.