| 9/28/1998 12:00:00 AM

Carátula

Esta es una región de desarrollo desigual, entre los dos departamentos que la componen y entre los sectores que laboran allí. De las fuentes tradicionales de riqueza, como el cultivo del arroz, se está moviendo a una producción agroindustrial moderna, en sectores como la acuicultura, y en productos industriales de exportación como las confecciones en las cercanías de Ibagué.

Hacia adelante, esperan mayores definiciones. Al consolidarse soluciones de infraestructura fundamentales en transporte y suministro de energía se podrá medir la importancia de aquellos factores que dependen directamente de la capacidad de gestión y de hacer empresa.



En este terreno, el Tolima va más adelantado que el Huila. La trayectoria de la Asociación para el Desarrollo del Tolima revela que existe un grupo de empresarios capaces de unificar esfuerzos para gestar nuevas empresas. Su vecino debería ir más rápido.



Fortalezas



Los beneficios tributarios otorgados por la Ley Páez han fortalecido una cultura de empuje empresarial. Incluso cuando el estímulo tributario desaparezca, la base industrial creada les dará ventajas a estos departamentos.

Se ven resultados concretos de la cooperación entre los sectores público y privado. Uno de ellos es la consolidación de los distritos de riego Recio, Coello y Saldaña, en el Tolima, así como la constitución de la Asociación para el Desarrollo del Tolima, que ha sido fundamental en la creación de numerosas empresas.

Los industriales han sabido avanzar en tecnología en algunos sectores como confecciones, acuicultura y alimentos. Incluso algunos empresarios se han mantenido al día tecnológicamente en cultivos como el arroz. Esta tendencia podría ampliarse.

La ubicación otorga ventajas importantes, pues hay grandes facilidades de transporte hacia Bogotá, Medellín y Cali.



Debilidades



La baja capacitación de la población y de muchos empresarios ha llevado a que se pierdan oportunidades, por falta de capacidad de reacción.

En el Tolima se estima que seis de los puntos porcentuales de desempleo están explicados en factores estructurales. Hay puestos de trabajo, pero no existe la gente suficientemente capacitada para tomarlos.

La clase empresarial en el Huila está rezagada en el desarrollo de iniciativas conjuntas de liderazgo.

El cubrimiento de los servicios de salud es inferior al de las regiones líderes.

La inseguridad en el Tolima es relativamente alta en el contexto nacional.

El sistema eléctrico ofrece baja confiabilidad y los apagones son frecuentes.



Oportunidades



Vías e infraestructura



La muralla que impide la comunicación entre el centro y el norte del país tiene que romperse en algún momento, y esa tarea generará grandes beneficios para la región. En materia vial se planean varios macroproyectos, como la doble calzada Ibagué-Calarcá con el paso por La Línea, obra que costaría más de US$550 millones. En el Huila se necesita la Troncal del Llano y la remodelación de la malla vial. En ferrocarriles, la rehabilitación de la línea Buenos Aires-Puerto Salgar y su posterior conexión con Bogotá y la Costa abrirá muchos negocios.



Energía



Tres proyectos para generar más de 300 megavatios de energía (Termoneiva y las hidroeléctricas de Cucuana y Coello) lanzarían al desarrollo esta central zona de Colombia, donde actualmente hay cerca de 14 apagones diarios. Termoneiva ya tiene estudios de prefactibilidad y las hidroeléctricas en el Tolima fueron inscritas ante el Ministerio del Medio Ambiente. Si se soluciona este problema se haría viable la construcción de una zona franca en Ibagué y una central mayorista de abastos, cuyo costo se ha estimado en US$25 millones.



Servicios públicos



La oleada de privatizaciones de los servicios de acueducto, alcantarillado y aseo llegará a esta región. La necesidad de aumentar la cobertura y mejorar la calidad creará numerosas oportunidades para los empresarios en estos sectores.



Agroindustria



Estudios de la Fundación Social y la Cámara de Comercio de Ibagué calculan que para el 2010 la frontera agrícola se expandirá en 50.000 hectáreas, gracias a la ampliación de los distritos de riego (como Coello, Guamo, Saldaña, Hatico, Tamarindo y Triángulo del Tolima) y a la adecuación de tierras. Esto abrirá posibilidades de explotación de agroindustrias.



Algunos experimentos exitosos en acuicultura, especialmente en el Huila, que cuenta con las buenas aguas de las coordilleras Central y Oriental, deberían imitarse.



Turismo



En la región se ha planteado un portafolio de cinco proyectos grandes en ecoturismo, en la cuenca del Combeima, el parque museo la Martinica, el mirador de Pan de Azúcar, el pueblito tolimense del Salado y el museo estación de Picaleña.



¿Sirven las exenciones de impuestos para generar creación de empresas? La experiencia del Tolima llevaría a contestar que sí. Las exenciones tributarias concedidas a raíz de la tragedia del Nevado del Ruiz en 1985 llevaron a la creación de 49 empresas de variados sectores. Fue posible pasar de exportaciones regionales por US$3 millones en 1985 a US$60 millones esperados al final de la presente década, se generaron 15.000 empleos directos y se logró desarrollar el sector textil hasta convertirlo en el segundo del Tolima.



La Fundación Social y la Cámara de Comercio de Ibagué prevén un amplio desarrollo desde ahora hasta al año 2010: se ampliará en 50.000 hectáreas la frontera agrícola del Tolima con nuevos proyectos de irrigación y adecuación de tierras; el sector textil continuará fortalecido con la creación de un centro de competitividad, un puerto seco y una zona franca; se ampliará el aeropuerto de Ibagué y se promoverá la construcción de uno en Flandes para manejo de carga y de turismo.



Así como el Tolima logró un gran impulso en su desarrollo empresarial, se espera que con la Ley Páez le llegue el turno al Huila. Este departamento es rico en recursos y no tiene por qué quedarse atrás.



Protagonistas



Elías Borrero Solano



Es un administrador de empresas, de 52 años. Estudió alta gerencia; planeación estratégica; análisis financiero y planeación, programación y control en Los Andes. Desde 1987 es el presidente de la Federación Nacional de Fondos Ganaderos (Fedefondos), fue gerente del Fondo Ganadero del Huila, gerente de ventas de Remington Rand de Colombia y trabajó en Cicolac en estudios especiales de mercadeo. Por su iniciativa empresarial ha sido condecorado por la Federación de Ganaderos, por Fedefondos, por Vecol, por el Comité de Ganaderos del Huila y por la Junta de Ferias y Exposiciones del Huila.



Ernesto García Borrero



Nació en Neiva hace 57 años. Es ingeniero agrónomo de la Universidad del Tolima y especializado en el sector agrícola en Rutgers University de New Jersey. Desde hace dos años es gerente del Fondo Ganadero del Huila, entidad que se dedica al fomento de la ganadería como una especie de banco de tercera línea pues presta en especie a los socios, llamados depositarios. También desempeña labores de fomento de la ganadería en Caquetá, la Costa y el Casanare. Gracias a la Ley 363 del 97 ahora podrá acceder a Finagro y trasladar recursos a los pequeños ganaderos. En una finca particular adelanta labores de ganadería y agricultura.



Carlos Ortiz Fernández



Desde hace 5 meses este abogado huilense es el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Neiva. Es especializado en derecho público y ha realizado cursos y seminarios de actualización en el Externado. Ha sido gobernador del Huila, viceministro de Transporte, superintendente nacional de precios, gerente de la Central Hidroeléctrica de Betania, juez penal del municipio de La Plata y concejal de Garzón. Desde hace 12 años pertenecía a la junta directiva de la Cámara de Comercio de Neiva, una de las entidades líderes en el fomento de las actividades empresariales.



Roberto Mejía Caicedo



Empresario del sector agrícola en actividades de ganadería y arroz, promotor de la mayoría de desarrollos empresariales industrial, educativo y financiero que se han dado en la región. Desde la junta directiva de la Corporación Colombia Internacional está impulsando la agroindustria.



Alberto González Murcia



Presidente de la Asociación para el Desarrollo del Tolima (ADT). También es presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué. Actualmente gerencia la empresa de gas que, promovida por la ADT, manejará la distribución en la región. También dirige a la promotora de inversiones del Tolima, Protolima.



Agenda



En el caso concreto del Huila con la Ley Páez se le presenta la ocasión ideal para lograr un verdader desarollo industrial. Tiene que promover abiertamente sus beneficios tributarios.

El impulso de alguno de los macroproyectos energéticos es indispensable para la creación de la zona franca en el Tolima. Más de 14 cortes diarios no le dan confianza a ningún empresario.

La industria de la confección seguirá siendo fundamental en la región. Hay que consolidarla.

La agroindustria es una fuente de recursos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?