| 9/28/1998 12:00:00 AM

Carátula

En Bogotá, la planeación y la concertación para el desarrollo son mucho menos elaboradas que en otras partes. Pero, aunque las cosas hayan ocurrido sin plan y aunque muchos de sus habitantes no se hayan dado cuenta, la ciudad ya escogió su modelo de desarrollo para las próximas décadas: será un gran centro de comercio, servicios (incluyendo al sector financiero) y comunicaciones.



La descripción de Bogotá como una ciudad de grandes industrias va quedando en el pasado. En un modelo de apertura, la altitud sobre el mar y la distancia respecto a los puertos restan ventajas competitivas para exportar productos industriales. Los servicios, incluyendo el comercio y las telecomunicaciones, están ganando participación frente a la industria. Es posible exportar bienes manufacturados desde Bogotá si tienen suficiente valor agregado que compense la pérdida de competitividad por el traslado de los productos hasta los puertos.



Fortalezas



El tamaño de Bogotá es su principal fortaleza. Su economía es mayor que la de algunos países de Centroamérica.

En los municipios aledaños se encuentra la materia prima para productos exportables, como las flores. Otras posibilidades son oro y esmeraldas.

Es el mayor punto de entrada y salida de viajeros y carga internacionales en el país.

Bogotá es la sede de la mayoría de las grandes instituciones financieras, que generan alto valor agregado y atraen personas del mayor nivel educativo.

Reúne el mayor número de empresas de telecomunicaciones en Colombia.

La población tiene una elevada capacidad de consumo.



Debilidades



Por su ubicación, Bogotá no es apetecible para la industria en una economía global, debido a los altos costos de transporte a puerto.

El amplio tamaño del comercio informal le resta atractivo a la ciudad para el comercio organizado.

Los servicios públicos cargan con elevados costos extras por atender a los urbanizadores piratas, quienes se apoderan de 240 hectáreas cada año.

"La enfermedad de ser capital" hace que los habitantes se preocupen más de los temas nacionales que de la propia ciudad.

Falta continuidad en las políticas. El metro para Bogotá es tema de discusión desde 1940 y nunca ha pasado de esa etapa.

Oportunidades



Agroindustria



En flores se está desarrollando el Bogotá Flower Trade Center, un proyecto de bolsa de flores que se encuentra en etapa de capitalización. Los compradores extranjeros podrán adquirir las flores desde su país con un sistema parecido al bursátil, reduciéndose los intermediarios.



En las regiones aledañas a Bogotá hay productos con alto potencial de exportación, como frutas y hortalizas, que podrían aprovechar las ventajas del ATPA y el Sistema Andino de Preferencias en la Unión Europea.



Joyería



Actualmente se busca hacer de la joyería (esmeraldas) un sector exportador dinámico y líder en Bogotá. La Zona Franca de Bogotá quiere promover el proyecto, que dejaría exportaciones superiores a los US$1.000 millones anuales.



Manufactura



Otra oportunidad de negocios será la creación de un centro de promoción de la confección, sobre todo si se tiene en cuenta que en Bogotá se encuentran 35.000 de las 85.000 máquinas industriales de coser que hay en Colombia. Las exportaciones podrían llegar a los US$500 millones anuales.



Logística



La Zona Franca de Bogotá puede ser desarrollada como un puerto seco, que aportaría un recurso crítico a la logística de las empresas de la ciudad, con facilidades modernas de almacenamiento y transporte.



Recreación



Bogotá podría desarrollar una red de grandes parques de atracciones, para desarrollar el turismo pasivo. El éxito que ha tenido el Parque Mundo Aventura permite pensar en esa posibilidad. En Cundinamarca el parque Jaime Duque es una prueba digna de imitarse.



La economía



No será fácil que en el futuro Bogotá siga tomando las decisiones correctas sin planeación previa. Muchos empresarios mantienen su mentalidad proteccionista y eso los lleva a postergar decisiones que deben tomar, en cuanto a sus líneas de productos y al fortalecimiento de los factores que necesitan para ser competitivos.



La Cámara de Comercio de Bogotá impulsa un movimiento llamado "Fuerza Capital" que congrega a empresarios, dirigentes públicos, representantes del sector académico, científico y de los medios de comunicación, con el propósito de trabajar permanentemente para hacer de Bogotá una región competitiva. Se trata de un trabajo que debe mantenerse y cuyos frutos sólo se ven en el largo plazo.



Una de las áreas en las que hace falta concentrar más esfuerzos es la educación, pues éste es un insumo clave para la competitividad. Las empresas tienen que trabajar en llave con los colegios y las universidades para que desarrollen capacidades de liderazgo en los estudiantes. En los salones de clase de hoy se juega la competitividad que tendrán las empresas de la ciudad dentro de 10 y 20 años. El tiempo que se pierde es muy difícil de recuperar. Por último, mantenerse al día en telecomunicaciones es más importante para Bogotá que para ninguna otra ciudad, pues un gran centro de servicios debe estar en condiciones de ofrecer comunicaciones de primer orden a todas las empresas que lleguen o no será competitivo. La entrada del sector privado en la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá y el logro de mayor competencia en la prestación del servicio son dos elementos críticos para el futuro de la ciudad que deben definirse en el muy corto plazo.



Protagonistas



Luis Carlos Sarmiento Angulo



El principal actor del sistema financiero colombiano ha sido uno de los empresarios más activos en Bogotá. La base de su fortuna fue el negocio de la construcción en la capital de la República pues inició hace muchos años con las primeras urbanizaciones. Como banquero, se desempeña en una de las actividades críticas para el futuro de la ciudad.



Enrique Luque Carulla



Director de Luque Carulla y Asesores y miembro de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Bogotá. Uno de los líderes de Carulla S.A., empresa que abrió un nuevo camino al comercio en la ciudad. Durante muchos años gerenció esta cadena de supermercados y la encaminó hacia un futuro promisorio. Luque es una autoridad en temas de mercadeo en Bogotá.



Jorge Enrique Uribe



Presidente de Flores del Río y ex presidente de Asocolflores. Flores del Río fue pionera en entrar al mercado ruso con rosas. Actualmente tiene 3 cultivos especializados en Colombia, además de uno en Ecuador y otro en Costa Rica. Maneja su propia comercializadora en Estados Unidos, gracias a la cual su participación en ese mercado ha crecido.



Luis Fernando Santos



Ha guiado la expansión del diario El Tiempo, convirtiéndolo de un periódico en un conglomerado de medios. Dentro de la estrategia de expansión, la ciudad desempeña un papel central, con proyectos como el canal local y la guía de actividades en internet. El Tiempo es uno de los primeros grupos empresariales que ha creado una vicepresidencia para manejar las relaciones con la comunidad.



Guillermo Cano



Gerente de Galería Cano, empresa que empezó hace 35 años y que ha marcado la pauta del desarrollo de la joyería como sector empresarial en el país. Vende el 25% de su producción en el extranjero y el 75% dentro de Colombia. Su producto es reconocido tanto en Estados Unidos como en Europa. En su visión del negocio, la joyería podría ser uno de los grandes generadores de divisas de la capital.



Germán Jaramillo Rojas



Presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, abogado especializado en asuntos financieros y económicos, tiene una larga experiencia en la dirección y desarrollo de instituciones dedicadas a la promoción, expansión y defensa del sector privado, y en instituciones creadas para impulsar la participación de Colombia en el comercio internacional.



Agenda



Lograr erradicar el comercio informal y el contrabando en la ciudad, así como disminuir el porcentaje de mano de obra informal.

Acabar con los urbanizadores piratas que, además de estar apoderándose de terrenos de la ciudad, impiden el buen funcionamiento de los servicios públicos.

La ciudad debe aprender a separar las decisiones que son tomadas en Bogotá de aquellas que son tomadas para Bogotá.

Cambio en los modelos mentales de los líderes, heredados del sistema proteccionista, a modelos mentales de una economía abierta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?