| 5/27/2009 12:00:00 AM

Calzado

Con la actualización de las listas del Cadivi en Venezuela, los insumos para calzado ya no tendrán precio preferencial y se espera una reducción en las ventas hacia ese destino.

Encontrar nuevos mercados internacionales, especializar las ferias y aumentar las inversiones en tecnología e innovación son, entre otros, los retos que deberá enfrentar el sector del cuero, calzado y sus manufacturas en los próximos años. Si bien las exportaciones crecieron 40% en 2008 y llegaron a US$689,9 millones y en el mercado nacional la demanda de calzado aumentó en 26,9%, todo parece indicar que la tendencia no se mantendrá por mucho tiempo.

La buena dinámica de las exportaciones obedeció principalmente al incremento de 431% en la compra de materias primas e insumos por parte de Venezuela, para producir calzado accediendo a divisas con un precio preferencial de 2,15 bolívares por dólar. Sin embargo, la venta de calzado terminado se redujo en 40% y la de marroquinería bajó 6%. En el primer bimestre de 2009 las exportaciones de insumos siguieron creciendo a un ritmo de 360%, pero las de calzado profundizaron su caída 79% y las de marroquinería bajaron 48%. A partir de marzo todo cambió. Con la actualización de las listas del Cadivi en Venezuela los insumos para calzado ya no tendrán precio preferencial y se espera una reducción en las ventas.

La piedra en el zapato es la fuerte dependencia del mercado venezolano, 73% de las exportaciones de 2008 se destinaron hacia ese país.

Aunque en el comercio nacional los negocios marchan mejor, los empresarios tienen claro que no es prudente quedarse quietos. La llegada de la multinacional Payless el año pasado dejó en evidencia que hay que mejorar el portafolio de los productos, invertir en infraestructura y modernizar la tecnología. Como dice Álvaro Pereira, gerente de Calzado Caprino, "hay que seguir abriendo tiendas, mejorar los diseños y garantizar el confort para resistir ante la competencia".

Para el presidente de Acicam, Luis Gustavo Flores, si bien el sector es mucho más maduro que hace diez años, es necesario implementar mecanismos de capacitación a los empresarios y ayudarles a fortalecer sus negocios. Hoy hay 5.578 productores de calzado y marroquinería que generan 60.000 empleos directos y se calcula que hay 8.000 microempresas familiares que generan otros 40.000 empleos. El reto está en lograr procesos de asociatividad para alcanzar mayores eficiencias y mercados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?