| 5/27/2009 12:00:00 AM

Cajas de compensación

Este año las cajas destinarán $1,4 billones, 24% más de lo invertido el año pasado en proyectos de vivienda, educación y aumento de cobertura.

Las cajas de compensación familiar (CCF) decidieron acelerar sus inversiones en infraestructura y afinar los mecanismos para brindar mayor cobertura en educación, vivienda, salud y bienestar. Este año destinarán $1,4 billones, 24% más de lo que invirtieron el año pasado, para construir 119 proyectos de vivienda que estaban previstos para desarrollar en dos años y para adjudicar un mayor número de subsidios y créditos para vivienda durante el presente año.

Según Asocajas, este plan permitirá generar 238.000 empleos directos y entregar 59.534 nuevas viviendas. En Bogotá, las cajas planean invertir $400.000 millones para 2009 y 2010, en construcción de vivienda de interés social (VIS), de centros educativos y de espacios recreativos.

Para Álvaro José Cobo, presidente de Asocajas, en los últimos diez años las cajas han tomado un rol mucho más activo y eso les permite estar mejor preparadas. Alejandro Fajardo, jefe de la división comercial de Colsubsidio, opina que el modelo de gestión público privado que hoy tienen las cajas les ha permitido consolidarse en diferentes escenarios y crecer en el número de afiliados y en ingresos.

La explicación que dan el director de Compensar, Néstor Rodríguez, y el de Cafam, Luis Gonzalo Giraldo, es que se trata del resultado de las acciones para formalizar el mercado laboral.

Según Asocajas, entre 2002 y 2008 la afiliación de microempresas a las cajas de compensación creció en 50%, para llegar a 256.606 en 2008. En este rango se ubican las empresas que tienen menos de diez trabajadores.

Por su parte, la afiliación de pequeñas empresas; es decir, las que tienen entre 11 y 49 trabajadores, creció en 37%; la de las medianas, aumentó 32% y la de grandes empresas con más de 200 trabajadores lo hizo en 29%.

Hoy, las cajas tienen 352.902 empresas afiliadas que cubren a 5,6 millones de trabajadores y sus familias. Esto les permitió aumentar los ingresos de $1,7 billones a finales de 1999, cuando tenían 3,4 millones de trabajadores, a casi $2,6 billones el año pasado.

Las cajas tendrán que fortalecer sus sistemas de crédito, hacer mayor seguimiento al uso de los subsidios y trabajar en programas sociales que contribuyan a mejorar la calidad de vida de los afiliados en momentos en que la economía está desacelerada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?