| 6/6/2008 12:00:00 AM

Cajas de compensación

La apuesta es seguir fomentando la formalización laboral para aumentar el número de afiliados y obtener así más ingresos para gestionar programas de responsabilidad social.

El modelo de gestión público-privado que se ha creado en torno a las cajas de compensación ha dado sus frutos en el tema de vivienda y espera hacerlo también en salud.

El gobierno logró bajar los costos operativos de la entrega de subsidios de vivienda, así como garantizar que los recursos les lleguen a las personas que realmente lo necesiten, gracias a la unión temporal con las 50 cajas de compensación que hay en el país. Así, las cajas asumieron la tarea del antiguo Inurbe y entregaron 160.600 subsidios de vivienda por $1,2 billones, entre junio de 2003 y diciembre de 2007. Además, las cajas asignaron el año pasado 46.000 subsidios por $340.000 millones, provenientes de los aportes que hacen los empresarios.

Ahora, la unión llega a la salud. Se constituyó la Nueva EPS conformada por Cafam, Colsubsidio, Compensar, Comfenalco Valle, Comfenalco Antioquia y Comfandi, que cuenta con 3,1 millones de afiliados, y retomará tareas del Instituto de Seguros Sociales (ISS).

Por otra parte, la fusión entre Compensar y Comfamiliar-Afidro, en la cual la primera absorbe a la segunda, abre un nuevo panorama de competencia, donde el diferencial estará en los servicios de recreación y educación.

En cabeza de Asocajas, se trabaja en crear una red de atención integrada de salud para que sus 186 Instituciones Prestadoras de Servicio ofrezcan el servicio de salud en todo el país, apoyando a las demás EPS.

La formalización laboral es uno de sus retos para aumentar el número de afiliados (5'340.618 trabajadores) y obtener más ingresos para programas de responsabilidad social. La consigna es buscar sinergias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?