| 5/27/2009 12:00:00 AM

Café

Además del déficit mundial, hay escasez de café colombiano, estimada en cerca de un millón de sacos que la industria no ha podido sustituir. Esto se refleja en la prima.

Proyecciones iniciales de la Federación de Cafeteros estiman para 2009 una producción que está dentro de un rango de 10,5 y 11,5 millones de sacos, nivel que se encuentra en el promedio de producción de los últimos años. "El país, en ese sentido, tiene suficiente café para atender sus compromisos", dice la entidad.

No obstante, en el mercado se siente que la producción no es suficiente. De un lado, como lo señala la agremiación, las cosechas se afectaron por el invierno del último trimestre de 2008. De otro, los agricultores fertilizaron mucho menos debido al aumento en los costos de este insumo y, en tercer lugar, por el éxito del programa de renovación de cultivos que sacó un área importante de producción. Sobre esto último es claro que "si bien impacta hoy en día la producción, permitirá que el país llegue a una cosecha de 17 millones de sacos en 2014, que nos llevará a mantener una participación activa en el mercado mundial", sostiene la Federacafé.

En materia de precios, el mundo cafetero tiene hoy el nivel más bajo de inventarios en décadas. Esta situación, que algunos incluso consideran como crítica, ha empujado al alza el precio internacional del grano. "Observamos que esa situación se mantendrá en el mediano plazo como consecuencia de un incremento en el consumo, que no ha cedido a pesar de la crisis mundial", argumenta la Federación.

Pero además del déficit mundial, hay escasez de café colombiano, estimada en cerca de un millón de sacos que la industria no ha podido sustituir. Esto se refleja en la prima. Los tostadores han tenido dificultades para encontrar este tipo de café, teniendo que reconocer sobreprecios como los actuales. De hecho, la prima para el café de Colombia explica casi la mitad del precio.

En el alza de precios del café colombiano está la mayor ventaja pero a la vez la mayor amenaza para el mercado, en la medida en que se sustituya el grano colombiano por otro de menor calidad, pero menor precio. "Este cambio puede implicar que Colombia pierda participación en productos que luego tomará tiempo y esfuerzo recuperar", dice Federacafé.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?