| 6/6/2008 12:00:00 AM

Café

Para defender sus ingresos, los cafeteros han sembrado maíz en los cafetales zoqueados. Pasaron de 30.000 hectáreas a 60.000 hectáreas entre 2003 y 2007.

Entre 2003 y 2007, la producción de café colombiano aumentó 9%, sin que hubiera aumentado el área sembrada. Este incremento obedeció al crecimiento de la productividad, el mayor conseguido en el país en la última década.

El secreto del cambio estuvo, en parte, en reducir la edad de los cafetales colombianos. En ese lapso, gracias a las campañas orquestadas por la Federación de Cafeteros, se renovaron 203.000 hectáreas de cafetales, el 23% del área sembrada que tenían en promedio 22 años. La producción máxima de un arbusto se consigue a los seis años, cuando se obtienen 22,8 salarios mínimos por hectárea sembrada con 5.000 arbustos. Cuando el cafeto tiene 22 años, la producción se recorta a 4,5 salarios mínimos.

Otro de los factores que permitió mejorar la productividad fue la reducción en la infestación de la broca. Entre 2003 y 2007, el porcentaje de infestación pasó de 3,4% a 2%.

La mejora en la productividad ha permitido que los cafeteros se defiendan del doble problema de reducción de los ingresos y aumento de costos.

En el último año ha habido varios niveles récord en el precio internacional del café. No obstante, los ingresos no aumentaron mucho por la revaluación del peso. Los precios domésticos crecieron 4% entre mayo de 2007 y 2008. A la vez, aumentaron los costos. Los de recolección -que representan el 50% del costo total-, subieron 17% en el último año. Los agroinsumos se dispararon por una mezcla de aumento de los precios del petróleo y falta de competencia en el mercado local. Los herbicidas subieron 67% y los fertilizantes 45% en menos de un año. Así, el margen operacional se redujo de 25% en 2003 a 10% en 2006, y el margen total se volvió negativo.

Para defender sus ingresos, los cafeteros han sembrado maíz en los cafetales zoqueados. Pasaron de 30.000 hactáreas a 60.000 hectáreas entre 2003 y 2007. También han aumentado el uso de agroinsumos orgánicos.

Con la mejora en la productividad, los ingresos por maíz y los subsidios que reciben los caficultores que participan en el programa de renovación, Colombia podría subir su producción actual de 12,5 millones de sacos anuales a 16,5 millones de sacos en 2014, para atender en el futuro la demanda mundial de café de calidad que se estima entre 15 y 20 millones de sacos al año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?