Gabriel Silva, Gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros "La Federación pretende evolucionar de una concepción de grupo económico, a ser la más grande empresa social rural del país".

| 6/13/2003 12:00:00 AM

Café: El año de la transición

Todo parece indicar que ya pasó lo peor de la crisis. La industria se recompone.

Las movidas

En 2003, la caída del precio internacional del café se frenó y los volúmenes de la cosecha cafetera y de las exportaciones se han mantenido en niveles relativamente estables en el corto plazo, aunque menores a los históricos. La crisis del sector obligó a reestructurar la Federación Nacional de Cafeteros y al Fondo Nacional del Café a focalizar su gasto solo en tres líneas: sustentación del precio interno, asistencia técnica e investigación, y comercialización. La percepción es la de que lo peor de la crisis del sector ya pasó.

En el año cafetero 2001/2002, la producción creció 13,6% frente al año anterior y para el actual se espera una cosecha algo menor (10,7 millones de sacos), volumen que se considera normal. En la parte industrial de la actividad cafetera, la crisis generó cambios destacables: se consolidaron las trilladoras y comercializadoras grandes; se redujeron las medianas y un gran número de pequeñas empresas continúa en problemas. No obstante, hay entre 35 y 40 licencias que autorizan a empresas nuevas a comercializar café. Este interés evidencia que el negocio focalizado en nichos es rentable. Por su parte, la industria torrefactora tuvo resultados mixtos. Las mayores compañías aumentaron sus ventas en 2002 mientras que en las medianas y pequeñas retrocedieron.

Para trilladores y exportadores, el negocio se orienta hacia la reducción de costos y la especialización del producto. Para la industria torrefactora, el reto es aumentar el consumo interno de café.



A favor





  • Menos regulación por parte de la Federación Nacional de Cafeteros en el negocio de la exportación.


  • Menor cosecha cafetera en Brasil y Centroamérica.


  • Campaña para aumentar el consumo interno, por parte de la Federación y el sector privado


En contra





  • La más lenta devaluación y la inseguridad.


  • Eliminación de los puertos secos para la exportación de café.


  • A futuro, la recuperación de la cosecha cafetera de Brasil puede afectar el precio externo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.