Cadenas de papel

| 11/9/2001 12:00:00 AM

Cadenas de papel

La alta demanda de los últimos años permitió desarrollar un proceso de innovación, cuyo fruto es un producto que se diferencia por su calidad.

La oferta



Las grandes escalas de planta de producción que requieren los sectores de papeles, pulpa y cartón son barreras a la entrada de otros jugadores. Smurfit Cartón de Colombia y Propal controlan más del 70% del mercado (el 38,1% y el 35,5%, respectivamente).



La industria ha venido incrementando el uso de su capacidad instalada, realizando inversiones e introduciendo nuevos productos al mercado.



En promedio, durante los últimos 4 años, la industria nacional ha producido unas 730.000 toneladas anuales de papeles y cartones.



Una innovación importante por el lado de la cadena productiva es el uso creciente de materia prima 100% reciclada, en un proceso que solo requiere el 10% del agua y el 55% de la energía que se utilizan para la obtención de papel a partir de pulpa virgen. Esto ha generado un submercado del reciclaje que mueve más de $80.000 millones al año y la creación de varias empresas que se han dedicado a este proceso.



La Demanda



En promedio, Colombia consume 1,3 millones de toneladas de cartón y papel al año, de las cuales el 63% se abastece con la producción nacional. La demanda de papel ha sido vigorosa en los últimos años. En algún momento se pensó que el uso de los computadores traería una caída en el consumo de papel de oficina, pero la demanda de papeles para impresión y fotocopiado se mantiene fuerte y el segmento de papeles de imprenta y escritura representa el 31,4% de la producción de la industria (los papeles liner y corrugado tienen el 32,3%, y los higiénicos y faciales el 16,5%).



Los años recientes fueron positivos pues se sumaron una economía mundial expansiva, la devaluación del peso y un buen desempeño de los precios del papel. Para el futuro inmediato, la débil demanda doméstica y la desaceleración de la economía estadounidense son factores negativos, pero el desarrollo de las campañas electorales y las exportaciones, en la medida en que la economía de Venezuela logre evitar una crisis, deberían dar dinamismo a las ventas y la producción. Durante el año 2000, el sector registró ventas en el exterior por US$162 millones.



Las oportunidades que se vieron



Gracias a la tecnología, muchas industrias colombianas pudieron importar molinos para el tratamiento y posterior reciclaje de la pulpa de madera que contienen las hojas y los cartones ya utilizados. Este hecho propició la creación de varias compañías que se dedicaron a la producción con materia prima 100% reciclada, que reduce los costos de operación hasta en un 50%. Estas empresas se especializan en estructurar esquemas de compra, recolección, almacenaje, separación y embalaje de material reciclable.*



La revolución de los papeles suaves, como los higiénicos y los faciales, inspiró la aparición de empresas como Papeles Nacionales S.A., creada para satisfacer esta creciente demanda.



Smurfit Cartón de Colombia se convirtió en el primer productor con una división forestal integral, que va desde la semilla del árbol hasta la fabricación de cajas corrugadas y sacos multipliego. Actualmente, posee 36.000 hectáreas de bosque plantado y 18.000 de bosques naturales protegidos para la producción de pulpa de papel.



Las oportunidades que vendrán



Kimberly Colpapel S.A. está construyendo una nueva planta en Puerto Tejada (Valle), para la producción anual de 50.000 toneladas de papel higiénico. La calidad de este producto nacional sigue abriendo puertas en los mercados de la región Andina y Centro América.



Fortalecimiento de los canales de distribución para que se conviertan en auténticos asesores de los compradores. En este momento, aún hay una gran distancia entre el distribuidor tradicional y el gran hipermercado de productos cerámicos. Existe la posibilidad de trabajar un formato intermedio que incremente la penetración en las ciudades.



Colombia dispone de suelos y condiciones ambientales para producir pulpa a partir de la madera y de manera competitiva frente a países como Suecia, Noruega, Canadá y Chile, pues las coníferas toman casi la mitad del tiempo para desarrollarse en nuestro país, debido a las condiciones de luz y humedad. La inseguridad es el gran obstáculo para que estas explotaciones se desarrollen.



Hay oportunidades para el reciclaje. Recuperar, una cooperativa de trabajo asociado de Medellín, se convirtió en la primera de su género en obtener la norma ISO 9002 de ICONTEC, que garantiza la calidad de la recolección de residuos sólidos, entre otros servicios. Con 1.400 trabajadores asociados, esta empresa recupera al año más de 3.000 toneladas de papeles y cartones para la industria.



Rescatar, una cooperativa de Bogotá, comenzará a recolectar, clasificar y comercializar las láminas que se obtienen con la compactación de los envases hechos con Tetra Pak. Por su parte, la firma Orión se encargará de producir la lámina que, por su resistencia, servirá para producir muebles y pupitres para las escuelas y colegios públicos del país.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.