| 5/25/2007 12:00:00 AM

Cadena avícola

En 2006, este sector creció 9,57%, la tasa más alta de la última década. Las empresas en Colombia enfrentan varios retos: el aumento de los precios de los insumos, la búsqueda de mayor productividad y la apertura de nuevos mercados.

"Así como hay tantas y variadas recetas que utilizan huevo y pollo, la avicultura en el país tiene muchas alternativas para buscar eficiencias y ser más competitiva. La mesa está servida", dice Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Federación Nacional de Avicultores, Fenavi, al explicar el momento por el que atraviesa el sector.

El año pasado, la producción de pollo y huevos registró un incremento superior al 9,5% en el total del sector, el mayor en los últimos años, para una industria que mueve al año más de US$2.200 millones en el país.

Sin embargo, la coyuntura del sector atraviesa varios desafíos. El primero, el incremento en los precios internacionales de una de sus principales materias primas, el maíz amarillo, como resultado de su utilización en la producción de etanol. Según Fenavi, para septiembre del año pasado cada tonelada tenía un precio CIF cercano a US$120, el cual se ha venido incrementando hasta llegar a los US$190. Esto impactó la estructura de costos de producción.

El segundo es buscar mayores eficiencias en la producción y comercialización que permitan alcanzar economías de escala, pasando incluso por reubicar plantas y granjas para estar más cerca de mercados o de los centros de insumos. La integración vertical -hacia delante o hacia atrás en la cadena- es una de las opciones.
 
Muy pocas -Avidesa Mac Pollo, Incubacol o Incubadora Santander, entre otras- tienen integrados varios eslabones de la cadena o llegan a ser proveedores de otras en el sector. Sin embargo, la gran mayoría de las empresas avícolas en el país son de carácter familiar, circunstancia que dificulta los procesos de adquisiciones o fusiones. Surgen, entonces, otros escenarios -alianzas estratégicas, uniones temporales, o incluso, joint ventures- para ganar esa productividad y mantener su estructura.

Otro gran desafío es el comercio internacional. Por un lado, la amenaza del TLC con Estados Unidos y la llegada de los cuartos traseros que no tienen mercado en ese país. Por otro, la oportunidad que existe de incursionar en otros países con productos de mayor valor agregado, una vez se superen las barreras sanitarias.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?