| 12/16/2005 12:00:00 AM

Cadbury Adams

A cada trabajador se le traza un plan de carrera que le permite proyectarse laboralmente, tanto en el país como internacionalmente. Muchos ingresaron como operarios y hoy tienen cargos gerenciales en diferentes países del mundo.

Sucedió el pasado 22 de mayo, a las 5 de la mañana. Ese día se incendiaron las bodegas de Almacenar en Cali, donde estaban guardadas varias toneladas de materias primas y de productos terminados de Cadbury Adams Colombia. Al conocer la noticia, los trabajadores de la compañía empezaron a llegar a la fábrica por su propia iniciativa y laboraron ese domingo como si se tratara de un día común y corriente. La idea era que la compañía no se atrasara con los pedidos nacionales e internacionales. Gracias a este plan de contingencia, pudo normalizar la operación en tiempo récord y se disminuyó el impacto con clientes y proveedores.

Este hecho, según Carlos Ramiro Becerra, gerente de negocio para Colombia y Ecuador de Cadbury Adams, se convirtió en el mejor termómetro del compromiso de los trabajadores con la compañía. Sentimiento que, según él, se ratificó en la encuesta anual de Great Place to Work, pues los trabajadores volvieron a posicionarla como una de las mejores empresas para trabajar en el país. De hecho, llevaba dos años consecutivos en el primer lugar del ranking.

La filosofía del manejo del recurso humano en esta multinacional en Colombia, donde cuenta con 1.100 trabajadores, se resume en un buen ambiente de trabajo, oportunidades de desarrollo, comunicación abierta, planes de reconocimiento y un programa de beneficios para los empleados.

Con base en análisis de desempeño, en donde todos participan abiertamente, en Cadbury Adams se le traza a cada trabajador un plan de carrera que le permite proyectarse laboralmente tanto en el país como en el exterior. Gracias a este proceso, todos tienen las mismas oportunidades de progresar dentro de la organización. Muchos ingresaron como operarios y hoy tienen cargos gerenciales en diferentes países, como Inglaterra o Brasil. Otro colombiano se prepara para ocupar un puesto directivo en China.

Para María Fernanda Páez, gerente de recursos humanos, el esfuerzo de directivos y trabajadores para progresar conjuntamente se refleja en el resultado financiero de la compañía, que cerrará el año con un incremento superior al 10% de sus ventas en volúmenes, jalonadas por la fortaleza de marcas como Chiclets, Bubaloo, Halls y Trident, entre otras.

Desarrollo: Se practica una medición de imperativos de liderazgo (un concepto homologable al de competencias) que identifica las capacidades del funcionario. Y la evaluación del potencial del trabajador se mide a partir de su desempeño diario. En ella convergen la opinión de los jefes y colegas. Así, se va determinando el plan de carrera de cada uno de ellos.

Equilibrio Vida personal/laboral: La compañía se preocupa por implementar actividades especiales que ayudan a manejar la carga (horarios flexibles) y el estrés (pausas activas), así como deportivas y culturales. Se brinda apoyo legal y emocional al colega y a su familia.

Imparcialidad en procesos: Todas las convocatorias para promociones se hacen de manera pública y cualquier trabajador puede aplicar al cargo respectivo. La selección es objetiva.

Reconocimiento: Hay un modelo de bonificaciones económicas y programas con entrega de premios y menciones especiales. Por ejemplo, se otorgan bonos anuales por resultados o se fijan incrementos salariales sujetos al mérito. Hay planes de incentivos mensuales por ventas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?