Bogotá

| 9/1/2000 12:00:00 AM

Bogotá

Las exportaciones, la integración con los municipios de la Sabana, la seguridad y la adopción del POT son las prioridades de la capital.

La capital del país es una de las ciudades donde existe mayor cohesión entre la visión de los empresarios sobre el desarrollo económico de la ciudad y las propuestas de los principales candidatos a la Alcaldía sobre este tema.

Para todos es claro que Bogotá no puede seguir centrando su crecimiento en el mercado cautivo de sus 6 millones de habitantes y que debe desarrollar una política que fomente las exportaciones y le dé competitividad internacional.



Esta visión se viene madurando desde hace unos seis años, con esfuerzos como el Plan Estratégico Bogotá 2000 y el estudio Monitor, y ha permitido identificar algunos clusters promisorios como salud, educación superior, manejo de información, biotecnología y otros químicos.



Donde se han producido mayores adelantos es en el cluster de salud, un sector que Medellín también está impulsando, pero donde Bogotá tiene ventajas en oftalmología, tratamiento del cáncer, rehabilitación, genética y fertilidad, y cardiología. Sin embargo, este cluster todavía está en una fase incipiente. Aunque ya hay identificados algunos nuevos renglones de exportación, todavía no existe una política clara sobre qué actividades se van a impulsar ni cómo se va a hacer. El Carce debe producir a finales de año unas recomendaciones sobre las principales líneas de exportación de Bogotá, y el alcalde que resulte electo deberá definir un plan de estímulos que permita sentar las bases para el crecimiento de los sectores que se consideren líderes. Otro cambio importante que se está dando en Bogotá es que, por primera vez, se está creando una cultura de región, en la que se une el desarrollo de la capital al de la Sabana, no solo desde el punto de vista "urbano", sino económico.



Inclusive, a partir de los foros que se realizaron sobre el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, se decidió formular en conjunto con el sector público y el privado un plan económico regional de Bogotá y la Sabana.



La aplicación del POT permitirá mejorar la calidad urbanística de la ciudad, a la vez que define las articulaciones con la región y aclara cómo se reparten las actividades en la ciudad. El POT tiene 7 grandes áreas de acción: reorganización del centro metropolitano; reconstrucción de las zonas residenciales alrededor de esta tecnópolis; planeación de nuevas áreas de desarrollo; reordenamiento del sistema vial y de transporte; servicios públicos; reorganización del sistema de equipamientos como aeropuertos y centros de convenciones, y un sistema de parques y espacios públicos.



Pero uno de los aspectos más novedosos del Plan es que define el eje de la Universidad Nacional y el aeropuerto Eldorado, expandido a Puente Aranda, como una zona donde se deben concentrar actividades de alto contenido tecnológico.



La agenda



Para el sector privado, hay cuatro ejes claves para ser tenidos en cuenta por la nueva administración: política económica, infraestructura, educación y seguridad.



En el primer punto, es urgente diseñar la estrategia económica y de desarrollo de la ciudad, definir las acciones que el Distrito puede emprender para fomentar las exportaciones y crear mecanismos de consenso con los municipios cercanos.



En infraestructura, hay unanimidad en la necesidad de continuar con obras como Transmilenio y el plan de acueducto y alcantarillado. Pero surgen otros temas como fortalecer la plataforma de comunicaciones de la ciudad, trabajar en la eficiencia del aeropuerto Eldorado y darle correcta aplicación al POT.



En educación, se plantea que se debe fortalecer la inversión en educación, en cobertura y en investigación.



La seguridad, tema que afecta por igual a empresarios y ciudadanos, se marca como uno de los principales problemas de la capital.



En la carrera por la internacionalización que están emprendiendo las ciudades colombianas, Bogotá cuenta con incuestionables ventajas en materia de recurso humano, infraestructura y desarrollo tecnológico. Una adecuada puesta en marcha del POT puede corregir los errores y el deterioro en materia urbanística que tiene la ciudad, y ayudarla a "mercadearse" mejor. Tanto de la eficacia que tenga la nueva administración en la consecución de recursos para financiar el mantenimiento de las obras que ya se han realizado y para la ejecución de nuevos proyectos, como de la visión que tenga para implantar el nuevo modelo de desarrollo económico, dependerá que en los próximos años se cumpla el sueño de una Bogotá exportadora y segura.



María Emma Mejía



Impulsar empleo con obras públicas y una política integral de vivienda, entre otros.



Antanas Mockus



Impulsar empleo con madres misioneras para la educación, y a largo plazo con educación de calidad.



Cámara de Comercio



La Cámara de Comercio de Bogotá y el Foro de Presidentes son las entidades que están promoviendo la nueva visión de la ciudad y que han liderado y aglutinado a los distintos sectores en torno a la necesidad de impulsar proyectos que permitan mejorar la competitividad de la capital.



Dentro de los proyectos que se han discutido y que ya se han puesto en marcha, se destacan la creación de un Consejo Regional de Competitividad (se está acabando de concretar) y los proyectos para disminuir la vulnerabilidad de Bogotá en el tema de agua.



También han logrado crear un consenso en torno a la calidad de la gestión pública, la estructura financiera, el posicionamiento estratégico de la ciudad, el sistema vial y la conservación del ambiente.



La Cámara trabaja actualmente en la definición de un plan económico regional, que debe estar listo en un año.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.