| 7/4/2008 12:00:00 AM

Bogotá y Cundinamarca. Desafío global

Bogotá se está transformando en un gran centro de servicios mientras que sus alrededores tienen una creciente dinámica industrial.

La región Bogotá-Cundinamarca está en el centro de la actividad económica y de los negocios en Colombia, aporta el 21% de la población y la tercera parte del PIB nacional. Esta dimensión, por supuesto, le da grandes ventajas, pero también implica que la inercia frente al cambio pueda ser muy fuerte. Por cuenta de su tamaño, Bogotá se ha tardado mucho tiempo en definir su vocación competitiva en la economía global.

Por esto, resulta notable encontrar que la ciudad está avanzando hacia un nuevo perfil en las inversiones a las que está apostando su futuro. Los nuevos desarrollos de negocios tienen un fuerte componente de servicios orientados a la exportación, como call centers, empresas de software y tecnología, transporte y logística, mantenimiento aéreo, servicios de salud y educación. Al mismo tiempo, en los alrededores de la ciudad se están dando nuevas inversiones en manufactura con alto valor agregado y agroindustria.

La ciudad-región mantiene su fortaleza como eje económico en Colombia. Durante los últimos años ha concentrado cerca del 60% de la inversión extranjera, la cual se ha enfocado en la compra de empresas existentes y el aprovechamiento del gran mercado interno. De hecho, esta es la sede de más de 600 multinacionales y más de 2.000 compañías con participación de capital extranjero. El PIB de la región, que supera los US$44.000 millones, es similar en tamaño al de un país como Ecuador y supera a países como Costa Rica, Uruguay, El Salvador, Panamá y Bolivia.

La competitividad viene en ascenso. Bogotá es hoy la octava mejor ciudad para hacer negocios en América Latina, según el último estudio de América Economía, mientras que hace cinco años estaba en el puesto 16.

El reto para la región ahora es atraer inversionistas cuyo objetivo no sea solamente aprovechar el mercado interno, sino que busquen apoyarse en la región como plataforma para atender mercados internacionales. Eso está empezando a ocurrir. "Son cada vez más las multinacionales que escogen poner su casa matriz o una gran planta en Bogotá y sus alrededores, para aprovechar su ubicación privilegiada y alta conectividad internacional, la abundante mano de obra calificada, la calidad de los servicios públicos y empresariales y el alto nivel de calidad de vida a bajo costo", afirma Virgilio Barco Isakson, director ejecutivo de "Invest in Bogotá", la agencia de promoción de la inversión extranjera de Bogotá.

Un punto crítico en esta visión es el desarrollo de una infraestructura logística. El eje central es la modernización del aeropuerto El Dorado, una de las obras más grandes de infraestructura que se construyen hoy en el país, con una inversión de US$650 millones, que duplicará la capacidad de movilizar pasajeros y triplicará la de carga. Por otra parte, se están desarrollando más de 30 proyectos de bodegas y parques industriales en zonas como la calle 80, Tocancipá y en las inmediaciones del aeropuerto. Uno de los más destacados es el desarrollado por Ospinas y Cía, el Puerto Logístico de las Américas, Porta, que implicaría una inversión de US$500 millones y atraería jugadores logísticos de talla mundial.

Se están desarrollando también proyectos de construcción orientados a mejorar la infraestructura para las actividades de comercio y servicios. Un ejemplo es la construcción de un gran centro de negocios regional, el Latinamerican Trade Mart, por parte de la Organización Sarmiento y la constructora Pedro Gómez, que incluye locales, oficinas, centro de convenciones e inclusive hotel. Otro proyecto de gran magnitud es la Ciudadela de la Salud, un cluster que incluye un hospital de alta tecnología y talla internacional, centro de convenciones y bodegas, entre otras cosas, con el fin de exportar bienes y servicios relacionados con la salud. La inversión superaría los US$500 millones y está ubicada en Sopó.

La inversión no ocurre solamente en Bogotá, también la región está atrayendo proyectos manufactureros y agroindustriales de gran calibre. Entre estos proyectos se cuentan el de Vidrio Andino en Soacha, Siemens en Tenjo, Biod biocombustibles en Facatativá, PepsiCo. en Funza, parque industrial Plic en Cota, entre otros, a través del sistema de Zonas Francas. También avanza el proyecto agroindustrial Mega, que busca unir a los pequeños y medianos agricultores para que exporten conjuntamente. Este proyecto, en el que intervienen la Gobernación y la Cámara de Comercio de Bogotá, con el apoyo de la Alcaldía de Bogotá, tiene sedes en Zipaquirá y Fusagasugá.

Sin embargo, Bogotá y Cundinamarca no pueden perder de vista que con estos proyectos de desarrollo, las limitaciones y los cuellos de botella para el crecimiento se van a hacer cada vez más evidentes. Si no se actúa con decisión para solucionar los problemas de movilidad interna y conectividad con los puertos del país, el crecimiento puede colapsar. Es fundamental avanzar rápidamente y no solo en los temas nacionales, como la Ruta del Sol, el Túnel de la Línea y la vía Bogotá-Buenaventura, sino en los temas regionales como el Tren de Cercanías, la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), el Puerto Multimodal de Puerto Salgar, el Sistema de Transporte Masivo para Soacha, entre otros.

Para Juan Camilo Nariño, gerente regional de la Andi Bogotá-Cundinamarca, "el Distrito y la Gobernación tienen que estar preparándose para conectarse con los grandes corredores logísticos cuando estén listos. Hay muchos proyectos que están planeados con valorización, pero hay que adelantarlos. Simultáneamente, hay que buscar otras alternativas de transporte para no seguir dependiendo de los camiones, como activar la navegabilidad por el Río Magdalena y el corredor férreo del Carare".

Por otra parte, es necesario reforzar temas como la conectividad a internet, especialmente en las posibilidades que brinda la tecnología inalámbrica, un área en la cual la ciudad está atrasada frente a la región. En este frente, ETB va a requerir de un socio estratégico para seguir conectando a la capital. Por otra parte, la región también deberá seguir mejorando la calidad del recurso humano, especialmente en el tema del bilingüismo y en volverse más amigable con el medio ambiente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?