| 3/14/2008 12:00:00 AM

Bites que son oro

La convergencia hace que no solo las redes y algunos dispositivos compartan información, sino que las herramientas de comunicación y productividad se integren y, con el lenguaje digital, el ritmo de trabajo cambie para obtener más frutos.

Los más recientes estudios de Frost & Sullivan destacan que la madurez del mercado colombiano de servicios de comunicación de datos representa un nuevo desafío para los operadores que desean mantener el crecimiento de sus ingresos, pues la migración a IP y la oferta de servicios de datos, junto con otros productos de telecomunicaciones, con el objetivo de aumentar la penetración en pequeñas y medianas empresas (Pymes), aumenta la presión para la oferta tradicional y no convergente.

El estudio Mercado de servicios de comunicación de datos en Colombia, revela que el mercado obtuvo ingresos por US$334,9 millones en 2006 y se estima que llegará a US$469 millones en 2012. "Este crecimiento en 2006 fue impulsado por el desarrollo económico del país, la expansión del sector y la progresiva incorporación de clientes más pequeños", dice Gina Sánchez, analista del grupo de servicios de telecomunicaciones de Frost & Sullivan.

Desde hace una década, tal crecimiento de las comunicaciones IP va en el mismo sentido del crecimiento de las soluciones inalámbricas corporativas y las redes privadas de telecomunicaciones: la búsqueda de la productividad.

Para Jaime Arturo Ramírez, experto en mercados gubernamentales y comerciales de Motorola Colombia, la convergencia como fenómeno de las telecomunicaciones no es estrictamente un hecho nuevo, pues desde hace tiempo las redes privadas, como Tetra y Apco, fueron implementadas para operaciones de misión crítica corporativa, que incluye comunicaciones y transmisión de datos, buscando altos estándares de seguridad y estabilidad de los canales, frente a contingencias y emergencias operativas.

Los beneficios en productividad y movilidad que demostraron estas redes, han hecho que su principio técnico se masifique y, a través de las redes públicas celulares, sumadas al crecimiento de las zonas iluminadas (que cuentan con conectividad Wi-fi) los beneficios se lleven a todo el mundo y trasciendan las paredes de las grandes corporaciones. Ahora las Pymes pueden entrar en la onda de la productividad que permiten las comunicaciones digitales y que maximiza la convergencia.



Compañeras de trabajo

La convergencia ha hecho que las redes privadas sean más poderosas y claves en las tareas que se les confían. Hoy sigue creciendo su uso. Desde las compañías de taxis en Bogotá, pasando por compañías de servicios públicos y construcción, las petroleras, hasta TransMilenio, soportan gran parte de su trabajo y seguridad, de su operatividad y productividad, en redes privadas que les permiten tener comunicaciones de voz, datos, imágenes y el control de ubicación de sus unidades y del estado de sus activos.

Al respecto, según un estudio de Dimension Data España, hoy la productividad es un factor crucial en las estrategias de comunicación de las organizaciones, en contraste con otras épocas en que las comunicaciones eran solo un accesorio para muchas empresas. Agrega que tecnologías como correo electrónico, telefonía fija y móvil son las herramientas que más incrementan la productividad. Ahora son parte del mínimo de la infraestructura productiva. Para el 70% de los usuarios finales encuestados, el correo electrónico repercute de forma positiva en su productividad, seguido de la telefonía fija convencional (53%) y la telefonía móvil (52%). Para ellos son pilares del trabajo flexible, que combina movilidad e interacción, con la mejor administración de su tiempo.

Sobre el modelo de trabajo flexible, el estudio expresa que los encuestados coinciden sobre sus beneficios reales, al permitir tener una organización más receptiva y eliminar la necesidad de tener una oficina centralizada, reduciendo por tanto los costos asociados al desplazamiento, tanto en términos financieros como medioambientales.

Pero en las telecomunicaciones, todo es evolución y, de tres herramientas básicas separadas pasamos a la convergencia de estas, que hoy se conoce como Comunicaciones Unificadas, donde los e-mail, los correos de voz en fijo o móvil se suman a la mensajería instantánea y, basadas en la convergencia de redes IP y móviles, permiten que el contenido sea todo digital y la forma de consultarlo y manipularlo dependa de las preferencias del usuario y su disponibilidad de herramientas.

De esta forma, si es el caso, se pueden escuchar los correos electrónicos si se está fuera de la oficina y solo se tiene el celular a la mano, o se pueden leer mensajes de voz, si se está fuera del país y acceder al buzón del fijo corporativo es costoso.

"En términos de Comunicaciones Unificadas, la región Andina es una zona donde la adopción se está dando de manera muy acelerada. Ya no se trata solo de grandes compañías sino también de pymes que ven en estas soluciones un valor agregado para cumplir sus objetivos de negocio", afirma Gerardo Chaves, gerente de desarrollo de negocios de Comunicaciones Unificadas para la región Andina, Caribe y Centroamérica, en Cisco.

Por su parte, Ericsson afirma que informes de Factores de Productividad de Gartner Group & Yankee Group revelan que las empresas pueden recuperar un promedio de 200 horas de trabajo al año —más de un mes de trabajo— por empleado al que dotan de una terminal con la aplicación EMO (su propuesta de trabajo flexible). Los empleados también se benefician de las mejoras de productividad que ofrece EMO, ya que recuperan un promedio de más de 115 horas al año en tiempo personal. Esto equivale a tener más de veinte días hábiles de vacaciones extra en un año laboral.

En Colombia, el trabajo flexible tiene muchas expresiones que soportan con éxito las comunicaciones unificadas Aquí tenemos algunos casos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?